Chile. Pueblos en lucha

2020, un año preñado de grandes luchas y cambios, en Chile y en el mundo.

2020, un año preñado de grandes luchas y cambios, en Chile y en el mundo. Lo común, el protagonismo indiscutido de los pueblos, la irrupción y acción de las grandes masas, la crisis del capital y todos los regímenes burgueses. Lo excepcional, Chile y su papel en la dirección de esos grandes cambios.
Es eso lo que está en juego en éste período, se trata de la orientación que dará el pueblo chileno a las luchas de ésta década. ¡Sí, el pueblo chileno! Y no aquellos/as que desconfiaban de su existencia, capacidades, y buscaron cambiar algunas cosas mediante acuerdos en los escaños parlamentarios. Se equivocaron quienes buscaron en la “real politik” burguesa, pues la lucha de clases no se resuelve allí. De ahí la importancia de la acción y del aprendizaje del pueblo, del despliegue de las Primeras Líneas y del desarrollo de la consciencia.

La Primera Línea es un fenómeno fruto de la acción, resultado de la necesidad de defender al pueblo, su formación y despliegue es amplio, no está compuesto exclusivamente de “escuderos/as”, “peñasqueros/as”, servicios de auxilio, encargados/as de cóctel molotov, etc. También en las primeras líneas están técnicos, auxiliares, profesionales, doctores, desempleados/as, dueñas de casa, jóvenes y viejos, es decir está compuesto por gente común actuando de manera excepcional, valientemente.

Y ese pueblo valiente se despliega por todo el territorio nacional, movilizado por todas y cada una de sus demandas. Pues ya nada ocurre de manera aislada, y la masificación de la acción es el sello actual del período. Es así que lo que pasó en Pudahuel, Santiago, en Antofagasta lo replican y lo hacen propio, como acto solidario y conjunto, pues, en el fondo, a lo largo de todo éste país, se trata de una sola lucha.

El grado de organización de las acciones refleja hoy la existencia de plan y propósito más claros. Sabotaje a la producción, defensa frente a la represión, organización de instancias de discusión y reunión donde la cuestión del poder se convierte en lo central. En resumidas cuentas, hoy hablamos de un pueblo más maduro, más atrevido, medido, valiente, moralista, pues de eso se trata la lucha por el futuro: de lo mejor para el pueblo, de lo bueno y lo correcto, lo justo.

En definitiva de eso se trata todo lo que hacemos, de cumplir con el deber, de hacer lo que corresponda para que el pueblo viva feliz.