Se necesitan 710.000 nuevas viviendas para el 2025

Suecia enfrenta crisis habitacional

Suecia necesita construir algo más de 710.000 viviendas hasta el año 2025, más de mitad se necesitan antes del año 2020, según el nuevo pronóstico de la Dirección Nacional de Vivienda, Construcción y Ordenamiento Territorial (Boverket). El promedio anual de construcción hace prever que será muy difícil cumplir esa meta.

Según el último informe de esta dirección,, entre los años 2016 y 2020 el país necesita 440.000 viviendas, a un promedio de 88.000 por año.
En 2015, en todo el país se comenzaron a construir 48.600 viviendas (entre terminadas y recién inicio de obras), y fue el mayor registro en muchos años, aunque muy por debajo del ritmo establecido en la década de los 70, cuando se construían un promedio de 100.000 viviendas por año.
El pronóstico para este año es que se comenzará la construcción de 57.000 viviendas y en 2017 unas 61.500, todavía por debajo de las necesidades, lo que puede traer como consecuencia un aumento de los alquileres, de los precios de los terrenos y de los préstamos para la compra de vivienda, y a su vez una incertidumbre sobre el ritmo de construcción.
Según Boverket, la necesidad para 2025 se debe al aumento de la población de todas las edades, inmigración incluida. Entre 20 y 64 años, en edad activa, el aumento de personas será de 500.000, entre los más jóvenes el aumento será de 400.000 y entre los mayores, de 300.000, siempre en relación a la población de 2015.
Para lograr el aumento de la construcción, el gobierno concederá subsidios a las comunas de unos 1.800 millones de coronas este año y el próximo, y de 1.300 millones a partir de 2018.

240 comunas con déficit habitacional
Un informe de Boverket de mayo de este año, reveló que 240 de las 290 comunas existentes, presentan déficit de viviendas, un aumento del 30% respecto a un año antes.
Las mayores dificultades para encontrar vivienda son para los jóvenes y los recién llegados al país.
Una de las comunas más afectadas es Malmö, al sur del país, donde se radican muchos inmigrantes recién llegados y ciudadanos del vecino país, Dinamarca, que está a solo 30 minutos en tren.
Por ejemplo, según datos de la comuna en el pasado año se comenzaron a construir 2.194 viviendas, y se terminaron 1682. Del total el 53% estaba destinado a alquiler. Ese mismo año la población aumentó en 4.500 personas.
A su vez, en el registro de personas que buscan alquilar una vivienda, y que reúne a la mayoría de las inmobiliarias (Boplats Syd) estaban inscriptas 58.257 personas.
Según datos de la comuna, el promedio para conseguir alquilar una vivienda desde que se registra en la búsqueda, es de 1.237 días (algo más de 3 años).
En Malmö el principal actor en la vivienda es la sociedad anónima MKB fastighet, propiedad de la Comuna. Es de hecho la mayor empresa de viviendas públicas del país, con 23.600 apartamentos y 1.100 locales comerciales y controla el 33% del mercado inmobiliario de alquiler en la región. Las negociaciones que la empresa realiza con la Federación de Inquilinos, determina el promedio de aumento de los alquileres también para las empresas privadas.
El descenso del ritmo de construcción del MKB, que destinaba gran parte de su producción al alquiler, provocó en gran parte las dificultades que ahora enfrenta la comuna.
En la dirección de la empresa están representados los partidos políticos con representación en la comuna, y eso se refleja en las políticas de construcción que se adoptan. Un aumento del peso político de la derecha en la comuna, provoca una disminución de la inversión pública en viviendas de alquiler.