Partidos anti inmigrantes reciben más apoyo

Inmigrantes sostienen crecimiento económico en Suecia

Al tiempo que los partidos de derecha que quieren frenar la inmigración crecen en la opinión pública, la Oficina de Estadística de Suecia revela que el aporte del trabajo de los inmigrantes sostiene el ritmo de crecimiento de la economía.

En estos días los partidos de la oposición conservadora están discutiendo si presentan una propuesta de presupuesto alternativo al del gobierno socialdemócrata y promover la caída del gobierno, y si para ello deben acordar con el partido neonazi, Demócratas de Suecia (Sveriges Demokrata), hoy fuera de la coalición conservadora.
Según la última encuesta, los Demócratas de Suecia tienen el 19,2% de las intenciones de voto, superando al partido Conservador (Moderata) con 18% y llegando al segundo lugar, solo superados por el partido de gobierno, Socialdemócrata que tiene el 26,7%.
Hace 10 años, los Demócratas de Suecia no superaban el 4%, barrera electoral para acceder al parlamento. Ahora son el peso que puede inclinar la balanza para un largo período de gobierno conservador.
Aunque los tres partidos de la alianza opositora se han negado hasta ahora a llegar a acuerdos con los Demócratas de Suecia, esa posición ha comenzado a cambiar y cada vez hay más signos de que se busca un acuerdo, aunque no se trate de algo formal que los incorpore a cargos de gobierno. De hecho, en muchas comunas ya se han establecidos acuerdos para las elecciones locales.

Trabajadores extranjeros

Al tiempo que los partidos que quieren reducir y establecer más restricciones al ingreso de inmigrantes y a su acceso al sistema de seguridad social, la economía sueca sostiene su ritmo de crecimiento gracias al ingreso de mano de obra extranjera.
Según el estudio de la Oficina Nacional de Trabajo, sin el ingreso de la mano de obra de los inmigrantes, la economía sueca enfrentaría graves problemas.
En los últimos 8 años, la economía creó 244.000 puestos de trabajo, y todos esos puestos fueron cubiertos por inmigrantes. Esta tendencia seguirá en los próximos años, advierte el informe.
Este aumento de trabajadores nacidos fuera de Suecia en la economía, coincidió con el ingreso a la jubilación de los nacidos en la década del 40 del siglo pasado (unos 166.000 trabajadores), al tiempo que los nacidos en el país, no llegaban a cubrir esos puestos vacantes.
Según el jefe de pronósticos de la Oficina de Trabajo, Håkan Gustavsson, “si estuviéramos en una situación en que solo los nacidos en Suecia tuvieran que cubrir los puestos de trabajos vacantes, no habría mano de obra suficiente y la economía se contraería. Hubiera sido muy preocupante para el desarrollo de la economía”.
“El crecimiento de la economía no hubiera sido tan fuerte como en los últimos años y el Banco Central hubiera tenido más problemas para el manejo de la misma”, subrayó. “Sin la gran inmigración la economía sueca se hubiera recalentado y el Banco Central estaría obligado a subir la tasa de interés”.