El ganador del ballottage y su rival Le Pen arrancan otra campaña tras las presidenciales francesas

Con Macron electo, la próxima batalla es la legislativa

Eduardo Febbro    09.May.2017    Europa

Desde el presidente electo, Emmanuel Macron, pasando por la extrema derecha del Frente Nacional, Los Republicanos (derecha), la izquierda radical unida bajo las banderas de Jean-Luc Mélenchon o los mareados socialistas, la clase política se puso en orden de batalla en busca de un peso legislativo en las próximas elecciones del 11 y el 18 de junio.

De ello depende la gobernabilidad de los cinco años venideros así como los términos en que se plasmará, en la Asamblea, la recomposición del sistema político tras el terremoto cuyos primeros efectos empezaron a sentirse antes de la campaña electoral que terminó con la victoria de Emmanuel Macron por un resultado más sólido del que anticiparon las encuestas de opinión: 66,10% contra 33,90% para Marine Le Pen.

Macron y la extrema derecha cuentan con la dinámica de las presidenciales como punto de apoyo mientras que la derecha y los socialistas reman a contracorriente para superar sus fracturas y la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon rehúsa pactar alianzas con los socialistas si estos no se suman a su movimiento. Los resultados del domingo tienen, de hecho, tres terrenos: el del voto a favor de Macron, el de la extrema derecha y el de la Francia del Ni Ni que votó en blanco o se abstuvo porque no se sentía interpretada por ninguna de las dos ofertas en juego. Si se suman los votos abstencionistas, los blancos o los inválidos se llaga a un 34% del cuerpo electoral. La configuración legislativa es, por el momento, la incógnita más lejana. La más cercana circula con insistencia obsesiva: ¿Quién será el próximo primer ministro?. Macron sembró algunas pistas cuando dijo que la personalidad elegida “será alguien con experiencia en el campo político, con competencias para dirigir una mayoría parlamentaria y animar un grupo gubernamental que se verá profundamente renovado”. Poco y mucho. Otro dato esencial lo aportó el Secretario General del movimiento macronista ¡En Marche ! y diputado socialista, Richard Ferrand, quien precisó que no se “excluye” nombrar a un jefe de Gabinete proveniente de la derecha. El primer ministro tendrá una misión inicial capital en el naciente mandato: dirigir la orquesta hasta las legislativas y modelar una mayoría presidencial que le permita gobernar. La inclusión de un dirigente de la derecha puede ser o una decisión o simplemente una consecuencia de la consulta legislativa. Si Macron no obtiene la mayoría y gana la derecha habrá, de facto, un gobierno de cohabitación donde el conservador François Baroin podría estar al frente del cargo.

La fase que se inicia es incierta, para todos. La derecha flota sobre sus divergencias tanto más hondas cuanto que la candidatura presidencial de François Fillon y su insistencia en mantenerla pese a su inculpación por la justicia quebrantó a los conservadores cuya corriente, hoy, carece de una figura fuerte, de un jefe, para federarla. Entre quienes están dispuestos a unirse naturalmente al macronismo, los elementos más radicales que apuestan por una victoria en las legislativas para imponer una cohabitación, la derecha está empañada. Un diputado confió al diario Libération la radiografía interna de la derecha:”por más que nos agitemos para todas partes, no tenemos el control de la situación. Estamos suspendidos a las decisiones de Macron”. Los socialistas se encuentran en una disposición más crítica porque sus posibilidadeselectorales se han reducido al extremo (6,5% en la primera vuelta de la elección presidencial). El fenómeno Macron los ha dejado huérfanos de electores y dirigentes, incluso de varios históricos. La derecha socialista,los socialliberales, están con Macron, otro sector cierra filas detrás del candidato que representó al PS en las presidenciales tras ganar las primarias, Benoît Hamon (izquierda del PS opuesta a toda alianza con el presidente Macron)y un tercero, los legitimistas, quiere guardar las llaves del templo. Allí entra Jean-Luc Mélenchon y sus 7 millones de votos en la primera vuelta, el triple que el Partido Socialista. Mélenchon aspira a recuperar esa extraordinaria ola presidencial y convertirse en la primera fuerza en la Asamblea Nacional e, incluso, estar en condiciones de imponer un gobierno de cohabitación con la izquierda radical. Mélenchon sólo acepta aliarse con el PS si sus candidatos compiten con los colores de Francia Insumisa, condición que los socialistas rechazan al igual que los comunistas y los ecologistas. Una vez más, la izquierda sale dispersada. La ultraderecha, en cambio, si bien Marine Le Pen no llegó al batacazo del 40%, corre detrás de los mismos objetivos: recuperar el empuje presidencial y traducirlo en la Asamblea Nacional para ser “el primer polo de oposición” al poder presidencial. Detrás de estas luchas internas hay otra. Los Republicanos y la izquierda, la socialista y la radical, anhelan validar la persistencia de esa visión Izquierda / Derecha que la narrativa de Macron trató de borrar. De ello dependen la respectivas identidades de los dos ejes que se alternaron el poder político en Francia.

El frente social dio ayer su primer aviso. Varios manifestaciones tuvieron lugar en París como señal de advertencia dirigida hacia el presidente electo y sus proyectos de corte liberal, entre ellos la reforma de la ley del trabajo. La sociedad se prepara y los partidos políticos sufren hoy del terremoto que significó la inesperada irrupción del macronismo y su capacidad a absorber corrientes antagónicas en torno a la figura de Emmanuel Macron.Lo único que está firme es la victoria de Macron, el arraigo electoral de la ultraderecha y el hecho de que la mayoría del voto presidencial no fue a favor del presidente electo sino contra Marine Le Pen. Lo demás es, en Francia, un laboratorio que explora los arcanos de una nueva disciplina.

PáginaI12 /Eduardo Febbro /En Francia