España-Debate Psoe

Los candidatos lamentan que el pueblo ya no identifica al Psoe con la izquierda

Javier Cortines    15.May.2017    Mundo

En el debate que protagonizaron hoy los tres candidatos a Secretario (a) General del Partido Socialista Obrero Español los contendientes coincidieron en una sola cosa: El pueblo ya no identifica al PSOE con la izquierda.

Los tres candidatos que aspiran a convertirse en Secretario (a) General del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) reconocieron en un debate celebrado hoy, lunes, 15 de mayo, que el pueblo ya no identifica a su formación política con la izquierda y que es necesario recobrar las señas de identidad para no desaparecer del mapa político español y europeo.

Mientras la presidenta andaluza Susana Díaz y el ex secretario general Pedro Sánchez mostraron un fuerte antagonismo sobre el modelo de país que hay que construir, el ex lehendakari Patxi López, tercer contrincante en liza, insistió en que por encima de todo debe estar la unidad del partido y en que hay que dejar las batallas personales por el poder.

Cuando Susana Díaz recordó a Pedro Sánchez que el PSOE ha cosechado bajo su dirección los peores resultados de su historia, un conciliador Patxi López recordó el viejo adagio que dice: “La victoria tiene muchos padres y madres, la derrota es siempre huérfana”. A continuación, subrayó que “España ha salido de la crisis, pero los españoles y españolas, NO”.

Pedro Sánchez, que ha resucitado milagrosamente, cual Ave Fénix, cuando todo el mundo le consideraba un cadáver político, resumió “su ideología” así: “España se ha olvidado de la gente joven y sigue anclada en el pasado. Es necesario conectar con la juventud para entrar en el siglo XXI”.

En el debate televisado que duró más de hora y media y que se celebró en la sede del PSOE en Madrid, Sánchez reiteró que se precisa “una alianza con las fuerzas progresistas” (lo que se entiende como un guiño a PODEMOS), para poder derrotar a la derecha de Mariano Rajoy, a la que acusó de desmantelar el estado del bienestar y de la creciente e intolerable desigualdad social.

Susana Diaz, considerada el alter ego de Felipe González y la embajadora del aparato del partido (de la mayoría de los barones), descartó, al igual que Patxi López, cualquier tipo de alianza con PODEMOS y aseguró que se puede ganar a la derecha recobrando las esencias del Partido Socialista.

La lideresa andaluza dirigiéndose al renacido Pedro Sánchez, le espetó: ¡¡¡Felipe González ya no se fía de ti!!!(…) ¡¡¡Si este país no hubiera contado con la presencia de Felipe González y Zapatero estaría muy atrasado!!! “Si salgo elegida secretaria general, (en las elecciones del próximo domingo), lucharé para mejorar los resultados del PSOE, si no lo consigo, me marcharé sin meter ruido”.

El debate de este lunes deja claro que hay un PSOE partido en dos, cuyas posiciones políticas son irreconciliables. El bloque Susana- F. González (con el apoyo de El País y Prisa) que quiere seguir mamando de los elefantes blancos y odia a PODEMOS; y el bloque de Pedro Sánchez, que busca “una alianza con las fuerzas progresistas y entrar con los jóvenes, cogidos de la mano y saltando, en el siglo XXI”.

Por su parte, Patxi López, quien ha sacado la bandera blanca entre los dos bandos con escaso éxito, duda mucho de un porvenir decente. Su intervención fue lúcida y pesimista y reiteró que temía por la desaparición del PSOE como ha ocurrido con otros partidos socialdemócratas en Europa.

El domingo sabremos si los 187.000 militantes de PSOE llamados a las urnas votarán a Susana Díaz, quien prefiere a Rajoy antes que a Podemos; o a Pedro Sánchez, quien desea vengarse de todos aquellos que le defenestraron y quisieron arrojarle a la papelera de la historia.

Pase lo que pase, habrá que esperar meses para ver si el PSOE es tragado por el agujero negro de la desafección o si, se suceden una serie de acontecimientos inesperados y la izquierda española se renueva, acepta los nuevos retos del siglo XXI y conecta con el pueblo con ideas “verdaderamente socialistas”, pues ya no caben más mentiras.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para hablar con el Espejito Mágico y preguntarle: ¡Espejito, espejito!, ¿Quién tendrá el coraje de hacer lo que el pueblo pide a gritos desde que se inició la crisis económica y humanitaria? ¿Se seguirán estrellando sus demandas contra los eternos oídos de piedra de los que están en lo más alto de la escala social?

http://www.nilo-homerico.es/