Chile

La red de protección ante el asesinato y violación de niños en el SENAME

El rechazo del Informe de la  Comisión SENAME II demuestra que tenemos una casta política de muy bajo nivel moral e intelectual. Chile Vamos, la alianza de la derecha, y la Nueva Mayoría sólo les interesa los dividendos políticos a costa de los niños desprotegidos que, muchos de ellos son  abusados sexualmente en recintos habilitados para su protección.

El debate se centra en la responsabilidad que le cabe a la ex ministra de Justicia, Javiera Blanco – dilecta amiga de la  Presidenta Bachelet – por el caso   de la muerte de 1.313 niños, como también de maltratos y violaciones y prostitución infantil. SENAME es un verdadero infierno, un continuo atentado a la dignidad de la persona humana y, sobre todo, un matadero infantil, regentado por el Estado.

La responsabilidad de la ex ministra en cuestión es indudable, no sólo en el caso del SENAME, sino también en Gendarmería. Para más remate, un gobierno carente de criterio, la nombra como miembro del Consejo de Defensa del Estado, casi vitalicio, como recompensa por servicios prestados, especialmente durante la última campaña presidencial.

La derecha, encabezada por Sebastián Piñera, tiene como un programa de campaña, vengarse de Michelle Bachelet por el solo hecho de haber intentado realizar algunas reformas, aunque débiles e incompletas, que pretendían, al menos, modernizar el país y luchar contra la desigualdad reinante. El tocar a su amiga Blanco significaba una forma de desprestigiar y castigar a la Presidenta.

El gobierno, por otro lado, empleó un lobby feroz para presionar a los diputados del bloque de gobierno en el sentido de rechazar el Informe sobre  SENAME II.

A la casta política, sea de derecha o de izquierda, poco le importa que este país trate como cerdos a ancianos y niños, y que el Estado sea cómplice del abuso contra los más desprotegidos de la sociedad.

Las acciones criminales contra los niños y adolescentes del SENAME se arrastran desde el año 2005, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, por consiguiente, no sólo es responsable desde el punto de vista político la ex ministra Javiera Blanco, sino también es preciso agregar los nombres de Luis Bates, Isidro Solís, Carlos Maldonado, Felipe Burgos, Teodoro Rivera, Patricia Pérez, Juan Antonio Gómez, la misma Javiera Blanco y el actual ministro del Ramo, Jaime Campos – ministros de Justicia del primer gobierno de Michelle Bachelet, del gobierno de Sebastián Piñera y del actual mandato de Bachelet -.

El diputado René Saffirio, en el programa Tolerancia O, del domingo 9 de julio último, denunció que existe una red de dirigentes de  partidos políticos e instituciones que constituyen el núcleo de la tragedia del SENAME, especialmente,   perteneciente a la Democracia Cristiana, partido que se ha transformado en un enjambre de corrupción e intereses creados.

René Saffirio cita, como  ejemplo,  la Fundación Mi Casa, cuya directora general es Delia del Gatto,  acompañada de  Enrique Correa y Josefina Bilbao, como directores. Según este diputado, la Fundación habría recibido 7 mil millones de pesos de subvención. Otro organismo, también democratacristiano, es la Fundación Rodelillo, cuyo secretario ejecutivo es Tomás Walker, hermano de dos senadores, Ignacio y Patricio, y de un diputado, Matías, con el agravante de que Patricio Walker es el presidente de la  Comisión de Infancia del Senado. Una tercera es la Fundación  León Bloy, manejada por los democratacristianos Martínez-Alvear.

Saffirio relata hechos repugnantes, con testimonios proporcionados por niños y jóvenes que antes estuvieron en el SENAME:   uno de ellos relata el terror que le producía cuando se apagaba la luz, en la noche, y tenía que escuchar los gritos desgarradores de su vecino de cama al ser violado, en algunos casos por sus propios cuidadores.

De los 1313 muertos sólo se han practicado 23 autopsias y, en la mayoría de estos casos, no se sabe la  causa de muerte. Muchos de los niños muertos se les inscribe en las listas de egresados del Centro, por consiguiente, las familias de los fallecidos se entera mucho más tarde de la defunción de sus seres queridos. Según Saffirio, el 98% de los niños del SENAME eran atendidos por instituciones privadas y los fallecimientos no eran informados por estos organismos al SENAME.

Se sabe que en el SENAME existe una violación sistemática de los derechos humanos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró que Chile y Panamá eran los dos países más atrasados de América Latina en la protección de los derechos de la infancia.

El Ministerio de Justicia ha servido como caja pagadora a los apitutados de los Partidos Radical, Socialista y Democracia Cristiana durante los dos gobiernos de Michelle Bachelet y, entremedio, de Renovación Nacional y la UDI, durante el gobierno de Piñera.

Los ciudadanos, en general, son olvidadizos y, posiblemente, elegirían a Sebastián Piñera, como antes lo hicieran en la reelección de Michelle Bachelet.

A la casta política en el poder sólo le interesa enriquecerse a costa del dinero fiscal, y muy poco le importa que el Estado atente contra la dignidad de niños, adolescentes y ancianos, las personas más vulnerables de nuestra sociedad. Con razón, el Parlamento y los partidos políticos son las instituciones más repudiadas por la  opinión pública.

por Rafael Luis Gumucio Rivas, El Viejo (Chile)