ISRAEL: “Hay que hacer que adelgacen”

01.Nov.2007    Mundo

Gaza es un gran ghetto donde apenas sobreviven 1,5 millones de palestinos que son usados como blancos para las represalías israelíes a los ataques de las milicias palestinas, o para ser usados como elementos de presión.

Cercados militarmente por Israel, sufren constantes bombardeos de la aviación e incursiones de tanques y equipos de demolición. Además, Israel impide el ingreso de medicinas, combustibles y alimentos.
El deterioro económico es brutal. El 70% de los palestinos de Gaza recibe ayudas alimentarias de agencias internacionales. Ya lo dijo Dov Weisglass, asesor de Ariel Sharon y por unas semanas de Olmert, ante las sonrisas de los miembros del gabinete: “Hay que hacer que adelgacen”.
La anemia se extiende. Y el sistema sanitario roza el colapso.
El pasado jueves, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, aprobó el anunciado plan para cortar el suministro de electricidad a la Franja de Gaza.
El viceministro de Defensa Matan Vilnai dijo que espera tengan efectos mediatos las limitaciones previstas.
El Gobierno de Ehud Olmert no distingue entre civiles y milicianos. “Si se disparan cohetes, los palestinos pagarán el precio”, declaró el viceministro de Defensa, el laborista Matan Vilnai.
El cierre de los pasos fronterizos y las restricciones agotaron las reservas de artículos de primera necesidad y diezmaron la ya afectada economía de guerra.
Accesibilidad, disponibilidad y calidad de los servicios de salud descendieron y los indicadores cayeron a sus niveles más bajos.
A inicios de esta semana, Hamas denunció que Tel Aviv niega la entrega de material anestésico para los hospitales en Gaza, donde varias salas quirúrgicas tuvieron que cerrar ante la falta de óxido nitroso.
Jaled Radi, portavoz del Ministerio de Sanidad en la Franja, comentó que la compañía encargada de suministrar el producto a esa región de la autonomía decidió suspender la entrega por prohibiciones de Israel.
La Organización de Naciones Unidas manifestó su preocupación de que las nuevas medidas planeadas por Israel contra los territorios palestinos agudicen aún más la crisis humanitaria existente.
El subsecretario general para Asuntos Políticos, el estadounidense B. Lynn Pascoe, afirmó ante el Consejo de Seguridad que es alarmante el deterioro de la situación humanitaria en la Franja, donde el 85 por ciento de la población vive bajo el indice de pobreza.