En medio de tensiones, Cataluña vota si se independiza de España

El pueblo catalán amaneció este domingo en colas. Su intención es expresarse en las urnas en el polémico referendo independentista, que mantiene en incertidumbre a España dado que no se sabe si llegará a celebrarse por la suspensión del Tribunal Constitucional y la presencia de las fuerzas policiales para detenerla. El mundo está atento. La cobertura de los diversos medios de prensa es amplia y reportan cronológicamente desde las primeras horas, de este domingo los resultados que marcaran sin duda el futuro de la composición territorial de España.

Más de 5,3 millones de catalanes están llamados a votar hoy en un referéndum de secesión que fue declarado ilegal por España y que quedó en manos de militantes independentistas que mantienen ocupados decenas de centros de votación y podrían “tomar” otros espacios para que la Policía no impida la consulta.
Lo que pase finalmente con el referéndum de este domingo -1 O- dependerá del rumbo que tomen los acontecimientos durante las horas previas al comienzo de la jornada electoral, cuando los agentes de la policía catalana tienen que haber desalojado la gran mayoría de los puntos de votación, cumpliendo órdenes de la Justicia.
A esta altura nadie duda que el referéndum catalán abrió la mayor crisis política e institucional de la historia reciente de la democracia en España.
En medio de una presión de Madrid asfixiante, de la división entre quienes están a favor de la independencia de Cataluña y quienes se oponen que enrarecen un clima de por sí muy tenso, el presidente regional de Cataluña, el independentista Carles Puigdemont, pidió este sábado una “mediación” para solucionar el conflicto que mantiene con el gobierno español, en una entrevista a la AFP en la víspera del referéndum de autodeterminación prohibido.
A pesar de la oposición de las instituciones españolas, Puigdemont, un independentista convencido de 54 años, advirtió que no renunciarán a votar este domingo en esta consulta que desde hace años envenena las relaciones entre Barcelona y Madrid.
Desde 2012 los dirigentes catalanes reclaman un referéndum sobre la independencia de esta región -aporta 19% del PIB nacional-, cuyos ciudadanos están divididos sobre la secesión pero apoyan ampliamente un escrutinio acordado con Madrid.
Pero el ejecutivo central de Mariano Rajoy rechaza negociar al respecto, argumentando que la Constitución del país no permite esta votación, suspendida por el Tribunal Constitucional.
En tanto, miles de personas con banderas españolas se manifestaron este sábado en Madrid en defensa de la unidad de España, en vísperas de un referéndum de autodeterminación convocado por los independentistas en Cataluña pese a la prohibición del Estado. Los manifestantes se concentraron frente al ayuntamiento madrileño en la Plaza de Cibeles, en el corazón de la capital, respondiendo a la llamada de un colectivo conservador, la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes).
En medio de una marea de banderas nacionales, los manifestantes corearon consignas como “Cataluña es España”, “viva España” o incluso “Puigdemont a prisión”, en referencia al presidente regional catalán, Carles Puigdemont.
Manifestaciones similares se produjeron frente a los ayuntamientos de otras ciudades españolas, como Santander (norte) y Sevilla (sur).
Incluso miles de personas con banderas españolas salieron a las calles de Barcelona para mostrar su rechazo contra este proyecto que mantiene divididos a los 7,5 millones de catalanes. “Catalonia is Spain (Cataluña es España)” o “Nosotros también somos catalanes”, cantaban bajo la lluvia en el centro de la también conocida como la Ciudad Condal.

Fuente: Agencias