España

Cazas sobre Madrid: el Ejército mete ruido para el 12 de octubre

Pablo Rivas    07.Oct.2017    Europa

Son las 11.45 en una céntrica avenida madrileña. Un viandante mira al cielo extrañado y le pregunta a otro mientras espera a que se ponga en verde el semáforo para peatones: “Joder, ¿van para Barcelona?”. El motivo: dos cazabombarderos F/A 18 del Ejército del Aire en formación, seguidos de otros dos reactores Eurofighter Typhoon, están haciendo la enésima pasada aeronáutica del día a baja altura sobre el cielo de la capital del Reino.

Salvo una altamente improbable escalada de tensión repentina entre los gobiernos catalán y español hoy, nada de ir para Barcelona. Se trata del segundo día de ensayos para el desfile del 12 de octubre, Día de la Hispanidad, tras el que ya tuvo lugar el pasado 28 de septiembre.

Desde el Ministerio de Defensa no aclaran a El Salto cuántos efectivos participarán en el desfile ni cuánto costará a las arcas públicas la particular exhibición militar. El motivo: “En breve el Estado Mayor de la Defensa dará una rueda de prensa explicando todos los detalles”. Habrá que esperar.

Sí se conocen las cifras del año pasado. En los actos programados por todo el Estado, Defensa se gastó 800.000 euros –la mitad, aproximadamente, en la cita madrileña–, un número similar a la de 2015. Sin embargo hay que matizar que esta cifra no incluye la exhibición aérea, ya que el Ministerio considera que las horas de vuelo de estos aparatos forman parte de las ya programadas.

18.000 euros por hora

En 2016 fueron 59 las aeronoaves que participaron en la parada militar. Y su coste multiplica el de todo el operativo: una hora de vuelo de Eurofighter cuesta en torno a 18.000 euros, según el grupo mediático británico especializado en defensa IHS Jane’s, aunque otras fuentes elevan la cifra a casi el doble.

En el caso de los F/A 18, el coste por hora es de 11.000 euros, mientras que el C-130 Hércules que hoy ha sobrevolado Madrid mostrando mangueras de reabastecimiento en vuelo –y seguido de otros dos F/A 18 más–, cuesta, según datos de la fuerza aérea estadounidense, 14.000 euros a la hora.

No son los únicos que han hecho mirar al cielo hoy a los madrileños, y que han contribuido a vaciar las arcas de Defensa: en el segundo día de ensayos han participado, además, cazas de entrenamiento C-101 (y de la Patrulla Águila, la unidad acrobática del Ejército del Aire); reactores de despegue vertical Harrier II; aviones de transporte CN-235;
helicópteros B-105 y S-76, además del característico Chinook de dos rotores. Incluso un vetusto CL-215 dedicado a extinción de incendios ha volado renqueante sobre los edificios.

Los costes de los aviones de combate en España volvieron a salir a la esfera informativa la semana pasada, a raíz de la posible compra por parte del Ejército de aviones de combate F-35 estadounidenses por un valor de 6.000 milllones de euros.

3.500 efectivos

En la parada militar del año pasado participaron 3.500 efectivos de los tres ejércitos y de la Guardia Civil, lo que incluyó 48 vehículos militares no blindados.

Por el momento, lo único que se conoce de los actos preparados en Madrid es que el recorrido y el palco de autoridades –cuyo montaje costó en ediciones anteriores en torno a 250.000 euros– cambian ligeramente de escenario, aunque el paseo de la Castellana seguirá siendo el eje de los festejos. Esta vez comenzará en la plaza de Castilla y concluirá en la plaza de San Juan de la Cruz, con el palco donde se situarán autoridades políticas y militares en la plaza de Lima, y no en la de Neptuno como viene siendo habitual.

Está previsto que los reyes presidan el homenaje a la bandera, apenas unos días después del incendiario discurso de Felipe VI sobre el referéndum catalán y en un contexto de crisis estatal sin precedentes. Más tarde, está previsto que la Casa Real dé una recepción, un acto que el año pasado contó con nada menos que 1.300 asistentes.

Respecto a la corporación local, un año más llega la polémica. La alcaldesa Manuela Carmena no estuvo presente en 2016 debido a un viaje por varios encuentros internacionales en Bogotá, La Paz y Quito, algo muy comentado en los medios ultras y conservadores.

Este año, el PP ha conseguido aprobar –con el apoyo del PSOE y C’s– en el pleno municipal casi todos los puntos de una propuesta sobre el 12 de octubre. Entre ellos, que Madrid apruebe una declaración institucional para mostrar su “adhesión a la Constitución de 1978”, distribuir ejemplares de la Carta Magna y decorar las calles con banderas nacionales. De los tres puntos aprobados, solo el de la distribución del tan mencionado últimamente libro cuenta con el respaldo de Ahora Madrid.

El Salto