SurAmericaPress

Imprimir

Independencia para Cataluña, un problema para la izquierda

Rómulo Pardo Silva :: 06.11.17

La consigna y vindicación del “derecho de autodeterminación de los pueblos” está causando heridas de muerte en la izquierda.

Debería hablarse de pueblos oprimidos, no de pueblos sin más. La izquierda española, en tiempos del fascismo y en los primeros años de la transición (también más tarde, erróneamente en mi opinión), reivindicaba, al mismo tiempo, ese derecho (inaplicable al caso de Cataluña) y la República federal. Dos cosas, no una. Por lo demás, no ha sido una demanda de toda la izquierda. Como historiadores-maestros nos han enseñado, no ha defendido el derecho de autodeterminación Rosa Luxemburg, por ejemplo. No lo hizo Mao y el PC Chino. No lo hizo el PC italiano ni en la cuestión de Sicilia ni en la de Trieste. Tampoco en PC francés (erróneamente en el caso de Argelia). Tampoco el PC portugués. Etc. Salvador López Arnal
No son tantas las opiniones escritas sobre la secesión de Cataluña.
Tal vez manifestaciones de la pasión libertaria, o contra la monarquía, el PP, el PSOE, el BBVA, el franquismo patronal vivo.
Parece un tema que es mejor evitar para un artículo o declaración fuerte.
Una dirigenta chilena de un grupo en formación fue categórica afirmando el derecho de los pueblos a la autodeterminación. Absoluto.
Es claro que si la población de un país no quiere ser parte de él puede o va a dar pasos para independizarse. Afuera se podrá estar en desacuerdo o a favor, pero todo dependerá de sus propios actos.
Si se llama derecho a una aspiración lo sería. Jurídicamente no siempre es así. Pero los derechos se hacen.
En todos los casos debe suponerse una voluntad de sacrificio, lucha, de pagar un costo. Fácil no es romper con un estado.
En el caso catalán hasta hoy no se aprecia esa entrega y cuesta entender a conductores que se han ido.
La independencia puede ser parte de la justicia o del egoísmo.
Una zona de Venezuela ha amenazado con separarse con su petróleo y en Bolivia su estado más rico. Kurdos quieren ser estado petrolero ayudados por Estados Unidos e Israel que buscan una plataforma para atacar a Siria e Irán. En Libia una región rica en combustibles no desea compartirlo unida al resto.
Parece ser lo mejor pronunciarse caso a caso.
La independencia que impulsan catalanes no implica un cambio importante ni peligroso en Europa.

Por un Movimiento para una nueva civilización solidaria de socialismo sustentable.

No progresismo de izquierda.

Contacto romulo.pardo@gmail.com


http://suramericapress.com :: Versión para imprimir