Los mercaderes de la democracia

Cuántos siglos hemos luchado, unos contra otros, para ser libres y decidir por nosotros mismos una forma de vida que nos satisfaga, en la medida del esfuerzo de cada uno.

Cuántas veces, nos hemos enfrentado detrás de banderas políticas, creyendo que teníamos distintas ideas para llegar a alcanzar una paz social, que se base en la solidaridad de todos los seres humanos. Alguien nos definió como “lo mejores de todas las especies”, nos atribuyó “sentimientos e inteligencia” Pero no es así. Y lo sabemos.

Recuerdo que alguien, dijo que “El pueblo unido, jamás sería vencido. Sin embargo, siempre nos dividen, para hacer con nosotros lo que unos pocos quieren. Entonces, no es verdad que somos inteligentes. “Divide y reinarás” es la consigna, quizás, porque alguien se olvidó de definirnos como “mercaderes” que somos, al fin de cuentas.

Sabemos que no estamos todos a la par, que existe una pirámide, donde en la pequeña cúpula están los más insensibles, casi sin sentimientos, pero que son poderosos y dominan a todos, mediante falsas promesas, mentiras, planes económicos que favorecen a los que más dinero y poder tienen.. Y en la base, estamos los demás o casi todos, o sea, la mano de obra que trabaja para enriquecerlos a ellos. En una palabra, a quienes nos dividen en pobres y ricos, para poder reinar. Así, nos llevan de las narices hacia los distintos bandos o partidos políticos, para que creamos que somos nosotros quienes elegimos nuestra propia desgracia, a través del voto, que ha sido “El mayor invento del hombre” sostenido con mentiras y más mentiras, vengan del partido que vengan. Por supuesto, que figuran tres poderes que simulan ser independientes para controlarse entre sí, pero todo se convierte en una farsa. Sin embargo, el Poder paga con creces lo que recibe de los gobiernos de turno, en los países del mundo que no son libres, o sea, en casi todos.

Y como era de esperar, un día los sueños de algunos héroes, capaces de morir por sus ideales de Justicia, libertad e igualdad de oportunidades, como fueron el “Che Guevara, Fidel Castro, Hugo Chávez, Perón y Evita, para nombrar sólo algunos de los más recientes de América Latina, quedaron truncos, ante las intervenciones de los mercaderes de la democracia que venden sus mentiras, como pan caliente, salvo escasas excepciones, en la historia. Sólo Cuba y Venezuela se mantienen libres, junto a un Evo Morales, cuya raza indígena nos enorgullece. Tenemos a Correa en Ecuador, Lula en Brasil y los Kirchner en mi país, quienes fueron quitados del medio, a como dieron lugar, mediante ardides legislativos, juicios o comicios, seguramente, fraudulentos. La patria grande se fue estrechando, ante el saqueo de aquellos países que destruyen a los demás, porque necesitan vender armas, fomentar la guerra, el consumo, la prostitución, la droga y fabricar pobres para que sean esos esclavos de “manos tendida” y sin dignidad.

Argentina, está dividida. Hoy tenemos un presidente servil y obediente al FMI y a la cúpula del Poder mundial, como Temer en Brasil y tantos otros en América Latina. Mientras el pueblo se enfrenta cada vez más, sin escuchar esa verdad que se canta en las calles “El pueblo unido jamás será vencido” Y por eso, se ha dicho que “no hay mejor ciego que el que no quiere ver, ni sordo, como el que no quiere oír”, mientras la deuda externa, contraída por Macri, no ha convertido en esclavos, gracias a la, desocupación, pobreza, endeudamiento, etc.

Termina la campaña electoral y todos los candidatos se unen, mediante los manejos de nuestros serviles gobernantes, ya que poder los favorece con grandes negocios, coimas, viajes etc. o porque la banda mafiosa de los que gobiernan, los amenaza con carpetazos inventados, para que apoyen sus planes, ya sea como funcionarios, legisladores o jueces.

Así, el pueblo cree que vive en democracia y en libertad, cuando en realidad no decide nada y puede ser llevado preso sin condena y sin causa, tan sólo por ser opositor. Incluso ser torturado, como ocurre con Milagro Sala, o muerto como Santiago Maldonado.

Hay gobernadores que se hacen pasar por peronistas o radicales, pero que no lo son, pues son mercaderes de una mal entendida democracia que no lo es, pero que es útil a la mafia capitalista neoliberal. En Córdoba, donde vivo, hay gente que come de la basura junto con los perros, desocupación en aumento y pobreza extrema, calles y veredas sucias, destrozadas, sin iluminación nocturna, en muchos barrios que son azotados por la delincuencia, que surge de la pobreza extrema. No obstante, ningún candidato de los que fueron elegidos por cualquier partidos, habla ni comenta, tampoco hace nada, porque la campaña terminó. Ahora, hay que pasar a cobrar por caja. Es decir, compartir el reparto de favores y coimas del gobierno que más supo mentir para ganar. O sea, el equipo más corrupto desde hace muchos años, que apoyó al gobierno militar de facto, que apoyó a la dictadura militar que desapareció a 30.000 personas.

En la mayoría de los países del mundo, donde se habla de democracia, se nos miente, mientras en sus constituciones hablan de república representativa, o sea, una falacia más.

El art 1° de nuestra Constitución Nacional, dice: La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal. ¿Se olvidaron de la Democracia?

¿Y en su país qué dice?
¿Y cómo se sale de esto? Únicamente, unidos en un Párate General hasta que se vayan todos y luego, reformando la constitución donde al poder lo tenga una asamblea popular, como en Cuba o Venezuela.

normaef10@hotmail.com