En Suecia

Emotivo tributo al Comandante Fidel Castro

Representantes de numerosas organizaciones suecas y latinoamericanas se dieron cita en el salón de ceremonias de la Embajada de Cuba para rendirle un emotivo y merecido homenaje a un gigante de la lucha antiimperialista, al hombre que tenía por costumbre viajar al futuro para decirnos qué hacer en el presente.

El sábado 25 de noviembre, la asociación Cubanos por Cuba y la Embajada de Cuba en Estocolmo organizaron una velada solemne, al cumplirse un año de la partida física del Comandante en Jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz.

Representantes de numerosas organizaciones suecas y latinoamericanas se dieron cita en el salón de ceremonias de la Embajada de Cuba para rendirle un emotivo y merecido homenaje a un gigante de la lucha antiimperialista, al hombre que tenía por costumbre viajar al futuro para decirnos qué hacer en el presente.

Inti Peredo Harvey, hijo de Inti Peredo, compañero de lucha del Che, fue el conductor de un hermoso programa, donde intervenciones eran intercaladas con presentaciones audiovisuales de la vida y obra de Fidel. Videos de artistas cubanos cantándole temas al Comandante se complementaron con la actuación del trovador ecuatoriano Xavier Castro, que estrenó dos temas compuestos para la ocasión.

Las intervenciones centrales estuvieron a cargo de Moira Méndez-Romero (Ministra consejera de la Embajada de Venezuela), Zoltan Tiroler (presidente de la Asociación sueco-cubana), Victoria Andersson (presidenta de la asociación Cubanos por Cuba) y Jesús García (Ministro consejero de la Embajada de Cuba).

El homenaje finalizó con las palabras de Inti Peredo Harvey: ”Fidel partió invicto, como diría el compañero Correa. Fiel a su nombre, FIDEL a su pueblo y a los necesitados del mundo… Y como Fidel mismo dijera en la clausura del Cuarto Congreso del Partido: ”Los hombres pueden morir pero los ejemplos no morirán jamás. Los hombres pueden morir pero las ideas no morirán jamás””.

Larga vida, Fidel!

Nosotros, los agradecidos, prometemos no fallarte, Comandante amigo!

Hasta la victoria siempre!

Tributo al Comandante Fidel Castro A un año de su desaparición física

Querido Fidel,
Dondequiera que estés, sé que nos escuchas. Te escribo esta carta en nombre de los países del ALBA y de millones de venezolanos y venezolanas que nos sentimos inspirados por tu lucha revolucionaria, por tu valentía, por tu patriotismo, por tu liderazgo, por tu fuerza, por tu entereza, por tu incorruptibilidad, por tu compromiso con la justicia social, por el amor a tu pueblo, por el coraje de haber sido capaz de instaurar un verdadero estado Socialista en las propias narices del imperio y, por sobre todo, por la trascendencia que ha tenido la Revolución Cubana en los movimientos de liberación de pueblos enteros, en distintos continentes del mundo.

Aunque le moleste al imperio, la Revolución Cubana ocupará un lugar privilegiado en las páginas de la historia de la humanidad. Tú, Fidel, te has convertido, junto a Chávez y el Ché, en un ser inmortal. Tus ideas y tu espíritu ya han trascendido más allá de lo inimaginable.

Tu poderosa figura se ha convertido en el símbolo de la resistencia de los pueblos. En la esperanza de cualquier nación pequeña de independizarse y defender su soberanía del yugo de las potencias imperiales. Por eso tu llama arderá en los corazones y en el espíritu guerrero y revolucionario de todos aquellos que se atrevan a luchar, genuinamente, por la liberación de los que oprimen a las mayorías.

Trascendencia del legado de Fidel y de la Revolución Cubana
Tú, Fidel, fuiste el primero que se atrevió a desafiar al poderoso imperio norteamericano y a demostrarle al mundo que es posible sobrevivir, en paz y en armonía, fuera de la nefasta órbita del capitalismo salvaje.

Gracias a tus ideas, a tu liderazgo, a tu empeño y también a la lealtad, la fortaleza y la entereza del pueblo cubano que siempre te acompañó, se logró construir un Estado Socialista que, de no ser por los criminales obstáculos del imperio, pudiera haber sido casi perfecto.

Más importante aún, fuiste capaz de moldear a una nueva sociedad con valores socialistas, solidarios y de justicia social. Ese es otro de tus grandes legados. El pueblo cubano es un pueblo consciente, valiente, formado, libre, unido, independiente. Verdaderamente independiente. De principios ideológicos inquebrantables. Profundamente socialista. Todo ello, a pesar de las penurias a las que ha estado obligado a soportar por culpa de un bloqueo imperial inhumano y asesino.
La heroica Revolución Cubana, que tú impulsaste y que aún hoy se mantiene incólume, ha servido de inspiración y fuerza a millones de personas alrededor del mundo. No solo en América Latina, sino también en otros continentes, incluyendo Asia y África.

Si no hubiera sido por la presencia y la ayuda prestada por Cuba, muchos pueblos africanos seguirían siendo hoy día esclavos en su propia tierra. Solo conociendo la historia de liberación librada en África se puede entender la verdadera trascendencia de la Revolución Cubana en ese continente.

Gracias también a la Revolución que tú y tus compañeros de lucha lograron impulsar, y que ahora replican otras Revoluciones heroicas de América Latina, se cambió el destino de los pueblos de Nuestra América.

Como alguna vez afirmara el Ché Guevara “Ahora sí la historia tendrá que contar con los pobres de América Latina, con los explotados y vilipendiados que han decidido escribir ellos mismos para siempre su historia”.

Importancia de la Revolución Cubana
para la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez

Tú, Fidel, fuiste como un padre para nuestro Comandante Chávez. Él siguió con éxito tu mismo espíritu de rebeldía y emancipación. Y gracias al ejemplo, la experiencia y la solidaridad de la Revolución Cubana, Chávez supo iniciar y conducir por muchos años la Revolución Bolivariana, un proceso revolucionario con nuestras propias particularidades y que hoy, luego de 18 largos años, sigue en pie de lucha tratando de construir el Socialismo venezolano mientras hacemos frente a las peores amenazas y al asedio del imperio norteamericano.

Hoy la Revolución Bolivariana también sufre la desesperada soberbia del imperio. Nuestra Revolución vive momentos difíciles. Momentos como los que vivió Cuba durante el período especial, en los años 90, después del derrumbe de la Unión Soviética.

En ese momento Fidel, tu liderazgo y tus palabras de aliento al pueblo cubano fueron cruciales. Permíteme recordar un extracto de aquel mensaje “Estamos en un período especial, un período difícil, el más difícil de nuestra historia, porque nos hemos tenido que quedar solos frente al imperio, solitos. Y ¿qué hacía falta para quedarse solo frente al imperio? Hacía falta UNIDAD, pero hacía falta VALOR, hacía falta PATRIOTISMO, hacía falta ESPIRITU REVOLUCIONARIO. Un Pueblo débil, un pueblo blandengue, un pueblo cobarde, se rinde y vuelve a la esclavitud. Pero un pueblo DIGNO, un pueblo VALIENTE como el de nosotros, no se rinde, no vuelve jamás a la esclavitud”.

Hoy, tus palabras Fidel, nos dan mucha fuerza al pueblo venezolano. Y me permito pedirlas prestadas en esta hora aciaga para levantar la moral de mis compatriotas. Los venezolanos y venezolanas no nos quebraremos. Nuestra Revolución no se va a derrumbar por los ataques del Gobierno de los EEUU, ni por las conspiraciones de la CIA, de Almagro y de algunos gobernantes latinoamericanos que han decidido vender hasta el alma de sus pueblos y a la unidad latinoamericana a cambio de una falsa amistad por parte del imperio.

El pueblo venezolano seguirá manteniendo su fortaleza como hasta ahora lo ha venido haciendo. No seremos débiles, ni blandengues, ni cobardes. Mantendremos la unidad, el valor, el patriotismo y el espíritu revolucionario que tú, Chávez y nuestro Libertador Simón Bolívar nos enseñaron. Ustedes abrieron una brecha de luz en el horizonte y ya jamás, habrá, ni podrá, haber vuelta atrás.

¿Qué le vamos a hacer Fidel? a los revolucionarios nos tienen miedo! Nos atacan porque nos temen.

…. Pero te tenemos buenas noticias Fidel…. Los tiempos cambian, el mundo sigue en movimiento, el contexto internacional actual es otro y nuevas y poderosas fuerzas internacionales se agrupan para independizarse de la dictadura imperial de los EEUU. Hoy el imperio norteamericano ruje porque su hegemonía agoniza y comienza a tambalearse…. Ya ha comenzado a quedarse solo. Ya al imperio le queda poco tiempo para caer. Y tú has quedado absuelto por siempre por la historia, no solo por tu valentía al desafiar al más criminal imperio de la historia de la humanidad sino por haber ayudado a liberar a tantos pueblos.

Ahora Fidel, detrás de la Revolución Cubana, seguimos masas enteras dispuestas a conquistar nuestra libertad y nuestra independencia, sin armas, sino con nuestras ideas, con nuestras consciencias, esas consciencias que tú y tu lucha ayudaron a despertar.

Hasta la Victoria Siempre Comandante Fidel!

Moira Méndez-Romero
Ministra Consejera
Encargada de Negocios a.i. de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Suecia

Jesús García Ministro consejero de la Embajada de Cuba:
“Fidel señalaba que “quedarán las ideas de los comunistas cubanos, como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan”

Cuando en su intervención al 7 mo Congreso del Partido Comunista de Cuba Fidel señalaba que “quedarán las ideas de los comunistas cubanos, como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan” hacía no sólo un recuento de la historia revolucionaria del pueblo cubano sino además trazaba la línea ideológica del futuro de nuestro país.
Cuba fue la última colonia de España en América Latina y hoy es el bastión más sólido del socialismo en el mundo.

La primera guerra de independencia de 1868 despertó el patriotismo fervoroso
del pueblo cubano en general, organizándose el primer gobierno en la manigua. El espíritu cubano se manifestó nítidamente a través de Maceo en la Protesta de Baraguá. Bajo la guía de Martí el pueblo cubano se levantó en armas en 1895. La contienda se organizó bajo la dirección de un partido el cual dirigiría la revolución.

La lucha por nuestra independencia en este periodo nos llevó a nuestro primer enfrentamiento con el coloso del Norte, el cual se inmiscuyó en la guerra arrebatándole la victoria a los mambises. La guerra imperialista culminó con la ocupación militar de Cuba, Filipinas y Puerto Rico. A Cuba se le concedió la independencia formal el 20 de mayo de 1902, con bases navales norteamericanas y con la enmienda constitucional impuesta, que entre otras cosas daba a Estados Unidos el derecho a intervenir en Cuba. Se instaura así la neocolonia yanqui en nuestra patria.

Las inversiones de Estados Unidos en Cuba, que 1896 ascendían a 50 millones de dólares, se elevaron a 160 en 1906, a 250 en 1911 y a 1200 en 1923, que incluían la propiedad de las tres cuartas partes de la industria azucarera.
Los gobiernos corrompidos y las intervenciones yanquis que se sucedieron en las primeras décadas de la república neocolonizada, cumplieron la misión de entregar al amo extranjero las riquezas del país. Las mejores tierras agrícolas, los centros azucareros más importantes, las reservas minerales, las industrias básicas, los ferrocarriles, los bancos, los servicios públicos y el comercio exterior, pasaron al férreo control del capital monopolista de Estados Unidos.

La economía creció deformada y con absoluta dependencia de los interese norteamericanos. Nuestro país se convirtió en su suministrador de azúcar a bajos precios, una reserva para el abastecimiento seguro en caso de guerra y un mercado más para los excedentes financieros y la producción agrícola e industrial de Estados Unidos.

La corrupción más increíble se estableció como práctica habitual en la dministración pública. Las facciones políticas al servicio de los intereses extranjeros se repartían a su turno las prebendas y los cargos públicos. Los fondos para obras públicas, educación y salud eran malversados escandalosamente. La miseria, el analfabetismo y las enfermedades proliferaban a lo largo y ancho del país. Todo el aparato de fuerza, la Administración, el Parlamento y el Poder Judicial existían únicamente para servir los intereses de los monopolistas yanquis, terratenientes y burgueses. La prostitución y el juego florecían por todas partes.
El sistema capitalista, nos oprimía y nos explotaba. Frente a esto, la lucha por la independencia definitiva de Cuba continuaba. Baliño y Mella fundaban con un puñado de hombres el partido marxista-lennista de Cuba en 1925. En los combates heroicos de nuestro pueblo contra la tiranía machadista, en la década del 30, nuestra clase obrera, dirigida por los comunistas, jugó ya un papel relevante. En agosto de 1933 es derribado el gobierno de Machado, que no pudo resistir el empuje de la huelga general revolucionaria. Le sucedió un gobierno anodino y confuso producto de la intervención yanqui. Se constituyó un gobierno provisional revolucionario de corte nacionalista, con la influencia destacada de un ala antimperialista dirigida por Antonio Guiteras. Se adoptan algunas medidas progresistas y otras francamente inhumanas como la repatriación forzosa de miles de inmigrantes haitianos. En algunos centrales azucareros se constituyen soviets revolucionarios.

1952 irrumpe en la escena el fatídico golpe militar del 10 de marzo.

La respuesta revolucionaria no se hizo esperar. En 1953 Fidel al frente de un comando Revolucionario asalta el cuartel Moncada. En su alegato de defensa Fidel proclamaría como autor intelectual del asalto a José Marti, dando continuidad al proceso independentista iniciado en 1868 y continuado por Marti en 1895. A los cinco años, cinco meses y cinco días del asalto al Moncada, triunfó la revolución en Cuba.
Fidel sintetiza el pensamiento revolucionario cubano en torno a la necesidad de autodeterminación, independencia y justicia social que Martí había cristalizado en su ideario.
Al arribar a la capital de la República, el 8 de enero de 1959, expresaría: “Estamos en un momento decisivo de nuestra historia. La tiranía ha sido derrotada. La alegría es inmensa. Y, sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañamos creyendo que en lo adelante todo será fácil. Quizás en lo adelante toda sea más difícil.”

Llegaba el momento de cumplir las promesas del Moncada.

El 3 de marzo de 1959 se dispone la intervención de la Compañía Cubana de Teléfonos, monopolio yanqui implicado en turbios negocios con la tiranía contra los intereses del pueblo.
El 6 de marzo se dictó una ley que rebajaba hasta el 50 por ciento los onerosos alquileres que pagaba el
pueblo, medida que despertó gran entusiasmo en la población urbana y suscitó verdadera conmoción en los
medios burgueses.
El 21 de abril se declaran de uso público todas las playas del país, suprimiendo el exclusivismo y la odiosa
discriminación establecidos por la burguesía en muchos de estos centros.
El 17 de mayo se dictó la primera Ley de Reforma Agraria. Este paso resuelto, necesario y justo nos enfrentó directamente no sólo a la oligarquía nacional, sino también al imperialismo, pues muchas empresas norteamericanas poseían considerables extensiones de las tierras más fértiles del país dedicadas, sobre todo, a plantaciones cañeras.
El 20 de agosto de 1959 son rebajadas las tarifas eléctricas, poniendo fin a los abusos de otro poderoso monopolio imperialista.
A parte de las medidas señaladas que se aplicaron en el corto espacio de unos meses, la Revolución desde los primeros instantes dio pasos para enfrentar el terrible azote del desempleo, y prestó especial atención a la lucha por mejorar las pésimas condiciones de la educación y la salud pública.
Miles de maestros fueron enviados a las zonas rurales y numerosos hospitales comenzaron a ser construidos en los más apartados rincones de nuestros campos.
El juego, el tráfico de drogas y el contrabando fueron suprimidos radicalmente, a lo que más tarde seguirán los pasos necesarios para eliminar la prostitución.
En relativamente poco tiempo se comenzó a trabajar con éxito en la erradicación de los barrios de indigentes, que tanto abundan en las grandes ciudades de América Latina.
Poco a poco desapareció la mendicidad y no fue visto más el espectáculo de niños abandonados y descalzos pidiendo limosnas por las calles.

La Revolución Cubana se distingue por el resaltamiento de la educación, la autoestima popular, la cultura y la conciencia socialista no como reflejos mecánicos de la historia, sino dimensiones fundamentales de la historia, la lucha de clases y la batalla por la hegemonía.
Este proceso nos llevaría a una confrontación directa con el imperio norteamericano pues no sólo se afectaban sus intereses en la Isla, sino que Cuba con su ejemplo impactaba en todo el continente. Y aún fuera de él, trayendo vientos de libertad en la cálida África.
Cuba se enfrentaría a muchas vicisitudes a lo largo de estos años, y sobreviviría a la caída del campo socialista y a los embates del periodo especial.
Esta titánica lucha la llevó a cabo el pueblo cubano bajo el liderazgo de Fidel. Siempre con la mirada hacia el futuro y la decisión inclaudicable de no rendirse.
Ese pensamiento de futuro de Fidel se plasma en los documentos del último congreso del Partido. En el se desarrolla la Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista. Allí se señala que la sociedad cubana se encuentra en el proceso de construcción del socialismo como alternativa viable para superar el capitalismo, proceso prolongado de profundas transformaciones que se basa en la participación de todo el pueblo. En este modelo, la propiedad socialista de todo el pueblo es imprescindible. El proceso revolucionario ha forjado elevados valores y principios éticos, con un pueblo unido, con vocación de soberanía e independencia, con una sociedad civil socialista, preparada para su autodefensa, la cual respalda mayoritariamente el modelo social bajo la guía del Partido, modelo que a su vez garantiza la universalidad de su política social y su desarrollo científico.
A un año de la desaparición física de nuestro Comandante, miramos el futuro con confianza, a la luz del ideario que nos legó. Sus ideas están presentes en nuestro partido, el sociedad en pleno, en la cultura, en la educación, la medicina, el nuestro espíritu solidario, pero sobre todo en cada uno de nosotros.
Hasta la Victoria Siempre!

Jesús García (Ministro consejero de la Embajada de Cuba)

Victoria Andersson presidenta de la asociación Cubanos por Cuba:
“Nos enseñaste a ganar la libertad y mantener la independencia”
Comandante en Jefe:

Un año ha transcurrido desde que con su voz de tempestad, Raúl nos informaba de tu partida. Están vivas en mi retina las imágenes del armon frente a nosotros repitiendo el camino de la victoria. Aún escucho los vítores de tu pueblo aguerrido, convocado una vez más por ti, sumido en el dolor, pero con la mirada hacia el futuro, como nos enseñaste, como solo tú sabías hacer. Desde siempre.
Seguro de tus razones, que eran las razones de tu pueblo, emprendiste el salto al infinito esa mañana fría saliendo de Siboney. Después te condenaron, pero no importó. Sabías que la historia te absolvería y la historia te absolvió
Siempre tuviste fe en tu pueblo, en la Victoria y en el futuro. Luchaste para hacer una revolución verdadera y no una caricatura de revolución. Y tu pueblo confió en tí. Te lo dijeron: vas bien Fidel.
Nos devolviste la autoestima como pueblo. Nos diste decoro y dignidad. Nos enseñaste a ganar la libertad y mantener la independencia.
Supiste que tu pueblo como los mambises del 68 y del 95, no temblaría en Girón ni en la crisis de octubre. Que resistiría con dignidad y valentía a la mayor potencia del mundo. Supiste que ese pueblo heroico lucharía por la Patria y por el Socialismo Hasta la Victoria siempre. Nos enseñaste a no arrepentirnos nunca del heroísmo ni de la justicia.
Sabías que tu pueblo jamás podría ser vencido. Que cuando se hable de revoluciones y cambios sociales verdaderamente profundos nadie podrá olvidar el legado de los revolucionarios cubanos y las ideas de los comunistas cubanos como prueba de transformación socialista.
Nos enseñaste a luchar por la justicia entre los seres humanos, a trabajar por la educación, la cultura y la salud de todos. Nos mostraste la fortaleza de la unidad. Por encima de todo, eras internacionalista. Mandela supo que siempre estuviste a su lado, y Namibia fue libre y Angola es soberana y Ben Bella te agradeció por cuidar de sus huérfanos y heridos y el mundo te agradece por médicos y maestros. Pero sobre todo por tu incondicionalidad en la lucha de los desposeídos por un mundo mejor.
Y se reestablecieron las relaciones. Pero nos alertaste sobre el hermano Obama. Si, porque nos reflexionaste hasta el final.
Cuando pasaron preguntando a quien avisar en caso de muerte la posibilidad real del hecho los golpeo a todos, y aprendiste que era posible en una revolución verdadera. Y que, además, era una temible cotidianeidad si el vecino tiene instintos criminales. Y llegaste al otoño. Y dijiste que serías ya pronto como los demás, pues a todos nos llegará nuestro turno. Pero la muerte no te preocupaba porque supiste cumplir con tu deber.
Estábamos tan acostumbrados a caminar de tu mano que caminar solos nos espanta. Pero el dolor se convierte en Fortaleza cuando escuchamos a nuestra madre conminándonos al empine y seguimos la ruta, reconociendo tu huella.
Tu dijiste que los hombres podían morir pero que ni su ejemplo ni sus ideas morirán jamás y nos dijiste también que queda mucho por hacer todavía.
Quedan tu ejemplo y tus ideas. Sí, tenemos mucho que hacer juntos todavía. ¡Porque en ese pacto secreto entre nosotros pueblo y tú quedamos de acuerdo en que yo soy tú!
Contemplamos Fidel, con optimismo el futuro hoy, porque en él te vemos a ti.
Hasta la Victoria Siempre!
Viva Fidel!

Victoria Andersson (presidenta de la asociación Cubanos por Cuba

Zoltan Tiroler, presidente Asociación Sueco-Cubana:
!Prometo no claudicar¡

Primeramente quiero agradecer por la invitación. Me siento muy contento de estar entre amigos, amigos con los cuales compartimos nuestra visión del mundo.
Muchas cosas sobre la importancia del Comandante en jefe de la Revolución, y de su grandeza, se han dicho mucho mejor de lo que yo pudiera decir. Déjenme solamente decirles que él sigue siendo una gran fuente de inspiración. Las dificultades, obstáculos y las escasas posibilidades fueron, para él, solamente nuevas formas de impulsar con más condundencia el trabajo, y de eso podemos aprender mucho. Las tres oportunidades que tuve de ver y escuchar a Fidel estarán simpre guardadas en mi memoría.
Yo crecí en el seno de una familia antifascista y mis raíces están en Hungría. Desde mi juventud he participado activamente en la lucha contra el apartheid, contra la guerra de los EE.UU en Vietnam y en otras luchas dentro de la militancia en el partido comunista. Cuando la Unión Soviética se desintregra, nosotros, algunos miembros de la Asociación Sueco-Cubana en mi ciudad Jönköping, vimos la importancia fundamental y la necesidad histórica de la sobrevivencia de una Cuba libre y socialista. Fundamos entonces una asociación local que desde el principio fue muy activa y desde entonces mi primera prioridad ha sido la solidaridad con Cuba y con las luchas radicales en América Latina.
Dejenme decir algunas palabras sobre el movimiento que represento y del cual, desde la primavera pasada, soy su presidente: La Asociación Sueco-Cubana con sus más de 1 400 miembros alrededor de todo el país, es, sin ninguna comparación, la organización más grande de Suecia que se solidariza con Cuba y América Latina.
Como asociación solidaria no queremos solamente trabajar por Cuba, sino también por Venezuela y por los demás países del ALBA. En ese marco quiero reiterar a los representantes de esos países a que participen y apoyen a nuestros grupos locales al-rededor del toda Suecia. Vean esto desde ya como una invitación a expresar nuestros puntos de vista comunes.
Hace algunos días volví, junto con el secretario internacional de la Asociación, Mar-tin Österlin, de una reunión de solidaridad en Sofía, Bulgaria. Fue una reunión muy exitosa y productiva donde participaron representantes de 25 países. Muchos de los participantes eran de mucha importancia como los embajadores, no solamente de Cuba (Pedro Pablo San Jorge), de Venezuela (Orietta Camponi), sino además los embajadores de Rusia, Palestina y otros.
Como es obvio el trabajo central fue alrededor del bloqueo. La próxima semana via-jamos Vania Ramírez, Martin Österlin y yo a Bruselas para hacer trabajo político dentro del Parlamento Europeo contra el bloqueo y las sanciones contra Cuba y Venezuela.
Una de las cuestiones más importantes que se discutieron en la reunión en Sofía era la de fortalecer la solidaridad con Venezuela, algo que nosotros también queremos hacer aquí en Suecia con fuerza.
Lo más importante en el trabajo de La Asociación-Sueco-Cubana es informar sobre la realidad de lo que pasa en Cuba y sobre la importancia que Cuba tiene por toda la humanidad. Tambien es importante confrontar, de una manera efectiva, las mentiras, calumnias y hostilidades de la clase dominante.
Confiamos en que Cuba, con el espítuto y fortaleza de Fidel, seguirá luchando y que no claudicará. Por nuestra parte prometemos no claudicar.
VIVA FIDEL!