Cataluña Rebelión

Juez belga archiva el caso contra Puigdemont y los cuatro consejeros que le acompañan en el exilio

Javier Cortines    14.Dic.2017    Mundo

Con la decisión de la magistratura belga el ex president de Catalunya y los miembros de su Govern pueden viajar libremente fuera de Bélgica, con la excepción de España, donde les espera la prisión en el caso de que pongan pie en territorio nacional.

El juez belga que instruye el caso de Carles Puigdemont y los cuatro ex consellers de su Govern que el acompañan “en el exilio”, dio por concluido esta mañana (14 de diciembre) el proceso de extradición contra los “rebeldes” catalanes, por lo que éstos podrán viajar libremente, con la excepción de España, donde les espera la cárcel por proclamar, entre otras cosas, La República Catalana.

El magistrado dio carpetazo a la causa – en una audiencia de apenas cinco minutos celebrada en Bruxelas- en línea con la decisión del juez Pablo Llarena, quien el pasado 5 de diciembre anuló la euroorden de extradición contra “los huidos” que fue emitida el pasado 3 de noviembre por la letrada Carme Lamela.

Pablo LLarena optó con invalidar dicha orden ya que el proceso se estaba eternizando en Bélgica, país que no reconocía los delitos de rebelión y sedición en los que se basaba Madrid para que le fueran entregados “los ideólogos” de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

Carles Puigdemont ha declarado en su campaña virtual que sólo podrá regresar a España, con un mínimo de garantías, si su partido JxCat logra buenos resultados en las elecciones del 21-D y las “fuerzas independentistas” y afines deciden investirle como presidente de Cataluña.

Al parecer – y según las encuestas- en los últimos días se está disparando el número de ciudadanos y ciudadanas que votarán a C`s, a cuya cabeza de lista va Inés Arrimadas, mientras que JuntsPerCat, el partido de Puigdemont, mantiene una ligera línea ascendente.

En el caso de que Carles Puigdemont no consiga revalidar “la victoria” en la consulta del 21-D, sólo tiene dos opciones: o regresar a España y entrar en prisión o quedarse en el exilio veinte años, a la espera que prescriban los delitos que pesan sobre él.

La suerte de Puigdemont, pues, estaría ligada a la de los cuatro ex consellers que le acompañan (en el Govern de la República Catalana en el exilio): Toni Comín, Lluis Puig, Merixell Serret y Clara Ponsati.

Los analistas coinciden en que la cita del 21-D no traerá “la normalidad a Cataluña”, lo que cada día parece más quimérico, y que se nos viene encima un tumultuoso periodo de ingobernabilidad, al que habrá que echar imaginación y diplomacia, para evitar el peor de los escenarios.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para pedir que en el 2018 los catalanes-catalanas y los españoles-españolas se amen los unos sobre los otros, que no se intoxiquen con tanto patriotismo y que, si tienen tiempo, se vayan a India a hacer un poco de yoga.

http://www.nilo-homerico.es/