Rajoy pierde terreno

Catalanes insisten en la república

Ricardo Daher    22.Dic.2017    Europa

El jueves los partidos que promueven la constitución de una república catalana volvieron a obtener la mayoría parlamentaria, logrando 70 votos en un parlamento de 135, en elecciones convocadas por el gobierno de Madrid a 51 días de haber decretado la intervención del gobierno autónomo.

Los tres partidos catalanes que promueven la independencia, lograron 2.063.361 votos, casi 100 mil más que en las elecciones de 2015. En esta oportunidad, aumentó también la participación electoral que superó llegó casi al 82% superando el anterior récord de hace dos años cuando fue del 77%. Esos más de 2 millones de votos a los partidos independentistas, coincide con los votos por la república y la independencia, volcados en la consulta popular del primero de octubre pasado y que desencadenó la supresión del gobierno autónomo y la prisión de algunos de sus dirigentes.
El viernes, cuando comenzaban las especulaciones sobre la reacción del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, cuyo partido prácticamente desapareció del mapa político catalán (apenas 3%) el Tribunal de Justicia de España abrió proceso contra otras dirigentes de partidos catalanes, según las disparatadas acusaciones de una “investigación” de la guardia nacional, dependiente del Ministerio del Interior, y se anunció la próxima citación a declarar del técnico de fútbol, Pep Guardiola, como instigador del proceso independentista, por haber sido orador en un acto por la república catalana hace dos años.
El mismo día, otro juez condenó al pago de una multa al presunto instigador de la silbatina al rey, en un partido de fútbol, hace también dos años. Silbar la presencia del rey, sostuvo el juez, es insultar a España y supera los límites de la libertad de expresión.
Los medios de comunicación dominantes, especialmente la televisión, insistieron en la versión oficial anticatalana, acusando a los promotores de la independencia, de “nacionalistas xenófobos”. Hasta en los programas deportivos se ocuparon de criticar a Guardiola por usar un lazo amarillo (en reclamo de la libertad de los dirigentes catalanes presos por haber promovido el plebiscito independentista considero ilegal por Madrid) y al equipo de fútbol, Girona, por haber utilizado su camiseta de alternativa, amarilla, en un partido oficial de la Liga, el mismo día de las elecciones, celebradas el jueves.
El gobierno de Rajoy no parece dispuesto a abrir un diálogo en el que se admita la posibilidad de un plebiscito acordado para la independencia o una mayor autonomía de las cuatro provincias catalanas (Girona, Barcelona, Lleida o Lérida y Tarragona), por el contrario se insiste en un llamado a que el nuevo gobierno autónomo “respete la ley” y la unidad de España, e incluso se admite que cualquier intento por insistir en la independencia, volverá a ser abortado con otra intervención del gobierno central y la detención de los promotores.