Guatemala

Combate a corruptos gana respaldo

Las plagas de la corrupción e impunidad están siendo combatidas en todo el planeta; es una lucha global que sobre todo, intenta sanear el uso de fondos públicos que en muchos países, incluyendo Guatemala, son saqueados por políticos inmorales, empresarios indecentes, militares violadores de Derechos Humanos, siervos de las élites y sus testaferros.

En Guatemala, el presidente Jimmy Morales, funcionarios del Gobierno, del Poder Judicial, del Poder Legislativo, diputados, políticos y empresarios, intentan frenar la lucha contra la corrupción e impunidad, pretenden debilitar el trabajo conjunto del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), se esfuerzan por impedir que se investigue y procese a quienes integran las redes criminales de corrupción e impunidad.

Ante esa ofensiva gubernamental, de las élites y sus siervos, el grupo de países donantes conocido como G13 habló alto y claro sobre estas plagas; en un comunicado piden al Gobierno trabajar junto a la CICIG y al Comisionado, el ex juez colombiano Iván Velásquez. Este grupo surgió en 1999 al firmarse la Declaración de Estocolmo, el objetivo de la cooperación es contribuir al desarrollo de Guatemala, “para alcanzar una sociedad equitativa, un crecimiento económico sostenible y un Estado de Derecho.”

Esta instancia internacional es una coordinación de países cooperantes, agencias bilaterales y multilaterales integrada por: Canadá, Alemania, Italia, Suiza, España, Suecia, Estados Unidos de América, Francia, Reino Unido y seis organismos multilaterales: Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional (FMI), Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Unión Europea (UE) y Organización de Estados Americanos (OEA).

En el comunicado, el grupo reiteró su apoyo al Gobierno guatemalteco para fortalecer el Estado de Derecho y la institucionalidad pública con el fin de “…combatir con mayor efectividad la criminalidad organizada nacional y trasnacional que amenazan la estabilidad y el desarrollo del país”. Advierten que para garantizar la colaboración institucional, “…es importante fortalecer los niveles de comunicación, entendimiento y responsabilidad mutua entre los Poderes del Estado”.

Para el G13 es necesario fortalecer el diálogo y la participación de “todos los actores de la sociedad guatemalteca, incluyendo mujeres y pueblos indígenas,” en temas como la cultura de legalidad y de transparencia, así como, la defensa de derechos y libertades fundamentales. Al valorar el trabajo del MP/CICIG, afirman que todos pueden dar “continuidad y estabilidad a los esfuerzos y resultados esperanzadores alcanzados hasta ahora en la lucha contra la impunidad y la corrupción”.

Los países del G13, reiteran su apoyo a la Fiscal General Thelma Aldana, al Ministerio de Gobernación, al Organismo Judicial (OJ), a la Corte de Constitucionalidad (CC) y otras instituciones que luchan contra la corrupción y la impunidad, que califican como “un desafío” que perturba a varios países.

La ciudadanía guatemalteca también tiene el desafío de derrotar los intentos de entorpecer la justicia, de quienes ansían interrumpir las investigaciones del MP-CICIG, frenar la lucha contra la corrupción y la impunidad y debilitar el Estado de Derecho. Se debe impedir que ganen los corruptos. La formación del Frente Ciudadano contra la corrupción, es un primer paso.