Bolivia

Reafirmación del proceso nacional-popular y antiimperialista

Las masivas y combativas movilizaciones y concentraciones populares en las ciudades de Bolivia y principalmente en las plazas San Francisco de La Paz, 14 de Septiembre de Cochabamba y el Chiriguano de Santa Cruz, el pasado 21 de febrero, defendiendo y proclamando la candidatura de Evo Morales Ayma en las próximas elecciones nacionales de diciembre de 2019 han sido una demostración de la vitalidad que tiene el movimiento patriótico nacional-popular y antiimperialista del denominado Proceso de Cambio que cumplió su duodécimo aniversario el 22 de enero de 2018.

Si bien se mantiene la impugnación de la oposición política y ciudadana a la segunda repostulación de Morales Ayma en el marco de la nueva Constitución Política del Estado que la prohíbe, el Tribunal Constitucional Plurinacional emitió una sentencia de validez general que señala el derecho de todo ciudadano de elegir y ser elegido sin ninguna restricción de carácter político, lo que permite a todas las autoridades y representantes nacionales, departamentales, institucionales y municipales presentarse como candidatos para que, finalmente, sea el voto popular que decida sus preferencias.

A este cuadro se agrega la decisión del XVII Congreso de la Central Obrera Boliviana (COB), que agrupa a los sindicatos y organizaciones de trabajadores del campo y las ciudades y tiene una larga historia de lucha y compromiso, de apoyar la Revolución Democrática y Cultural y el Proceso de Cambio, así como la candidatura presidencial de Evo Morales. El Congreso, realizado en Santa Cruz del 19 al 25 de febrero, eligió como nuevo Secretario Ejecutivo al dirigente minero Juan Carlos Huarachi, quien manifestó que la Central Obrera buscará que el candidato a la Vicepresidencia que acompañe a Morales Ayma sea un obrero y que se constituya una fuerte brigada parlamentaria de los trabajadores bolivianos.

La decisión del Congreso de la COB significa, al mismo tiempo, el fortalecimiento de las organizaciones sociales y populares agrupadas alrededor del Pacto de Unidad y de la Coordinadora Nacional por el Cambio (CONALCAM), convertidas en los soportes políticos fundamentales del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) en más de una década. Forman parte de CONALCAM los campesinos, las mujeres campesinas, los colonizadores o interculturales, los indígenas de tierras altas y bajas, las juntas vecinales, los cooperativistas y los trabajadores de distintos sectores.

Las concentraciones del pasado 21 de febrero, unas a favor y otras en contra de la postulación de Evo Morales, mostraron dos caras opuestas. En unas la composición social era principalmente popular y de población de zonas rurales y marginales con oradores obreros y campesinos y en las otras la composición principal era de sectores medios tradicionales y acomodados con oradores cívicos, intelectuales o religiosos. Asimismo los espacios urbanos ocupados estuvieron claramente definidos, los primeros en barrios populares y los segundos en zonas centrales, en tanto que la polarización estuvo presente también en las campañas en las redes virtuales y los medios de comunicación empresariales, los cuales mantienen una campaña de desprestigio al primer mandatario y al gobierno.

Finalmente, se advierte que las campañas electorales para las elecciones de diciembre de 2019 se han iniciado y los candidatos han lanzado sus propuestas: Evo Morales plantea continuar con el proceso de cambio y la erradicación de la extrema pobreza con la Agenda Patriótica 2025; Rubén Costas, gobernador de Santa Cruz, presenta su propuesta de Federalismo para Bolivia; Samuel Doria Medina de Unidad Nacional tiene planteamientos liberales; en tanto que otros potenciales candidatos aún no han hecho conocer sus propuestas.

Eduardo Paz Rada
Sociólogo boliviano