Palestina

Dolor y duelo en la Franja de Gaza, sube a 1450 la cifra de heridos

Cuba Debate    01.Abr.2018    Mundo

Miles de personas vivieron este sábado una jornada de luto en la Franja de Gaza y nuevas protestas tras la muerte de 17 palestinos a manos de militares israelíes durante las multitudinarias protestas en la zona fronteriza de este enclave el viernes pasado. El gobierno de Israel felicitó al ejército por las operaciones de seguridad y anunció que habrá más ataques si continúan las manifestaciones.

Al grito de venganza, mientras se ondeaban banderas palestinas, una multitud cargó los ataúdes de todos los fallecidos, entre ellos cinco miembros del movimiento islamita Hamas para enterrarlos en distintos puntos de la franja de Gaza.

Establecimientos y escuelas privadas en Gaza, Jerusalén este y Cisjordania, ocupada desde hace 50 años por Israel, amanecieron cerradas en rechazo a las agresivas reacciones de los soldados durante las movilizaciones del viernes, las más violentas en la historia reciente del conflicto israelí-palestino.

Miles de inconformes regresaron a los puntos cercanos de la frontera con Israel para continuar con las marchas. El Ministerio de Salud palestino reportó otras 49 personas lesionadas en las protestas de este sábado, aunadas a las más de mil 400 del viernes, a causa de disparos de municiones, balas de goma y gas lacrimógeno.

Además, videos que circulan en las redes sociales muestran cómo los manifestantes palestinos desarmados son baleados por la espalda por alguno de los 100 francotiradores militares desplegados en la malla limítrofe, mientras se alejan de los puntos peligrosos de las manifestaciones o rezan hincados.

Una grabación muestra a Abdelfattah Abdelnabi, de 19 años, mientras corría con un neumático en las manos acompañado por otros dos jóvenes. Inmediatamente se escucha un grito y cae muerto al suelo a causa de un disparo.

No se debería tomar como hecho la propaganda de Hamas, respondió el ejército ante la difusión de los videos. Los militares israelíes alegaron que dispararon solamente cuando fue necesario, mientras los alborotadores hacían rodar neumáticos en llamas y arrojaban bombas incendiarias y piedras contra la valla de seguridad y las tropas.