Presidente de Venezuela rememora golpe de Estado de 2002

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro rememoró hoy el golpe de Estado perpetrado por sectores de la derecha, el 11 de abril de 2002 contra el líder revolucionario y entonces mandatario, Hugo Chávez.

‘Hace 16 años la derecha venezolana mostró su verdadero rostro al accionar en complicidad con medios privados de comunicación un criminal golpe de Estado contra el gobierno bolivariano, el pueblo venezolano y el comandante Hugo Chávez’, escribió Maduro en Twitter.

El mandatario destacó la vocación pacífica y democrática del pueblo de este país y reiteró el llamado a la unidad de las fuerzas revolucionarias de cara a las elecciones presidenciales, de consejos legislativos estaduales y municipales del 20 de mayo.

‘En Venezuela queremos paz, Âíno más violencia y división como hace 16 años! Para que nunca más un Golpe de Estado pretenda terminar con la Revolución Bolivariana, es más importante que nunca que este 20 de mayo el chavismo se una y vaya a votar’, aseveró en otro mensaje publicado en la referida red social.

El pueblo venezolano participará a partir de este miércoles en actividades en homenaje a la rebelión popular que derrotó la asonada golpista.

Se desarrollarán jornadas especiales de narración oral y la proyección de documentales para rememorar la fecha en el Cuartel de la Montaña, en Caracas, donde reposan los restos de Chávez.

El 11 de abril de 2002, la derecha venezolana propició un golpe de Estado tras una cruenta campaña mediática dirigida a empañar la figura del líder bolivariano y los ideales humanistas y progresistas que él representaba.

Miembros del alto mando militar involucrados en el plan anticonstitucional solicitaron la renuncia a Chávez, quien para evitar derramamiento de sangre decidió entregarse; una acción que manipularon los golpistas y la presentaron como una falsa renuncia del Jefe de Estado.

Gracias a la movilización popular y a la unión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con el pueblo, en tres días el Comandante Chávez salvó su vida, retornó al Palacio de Miraflores (sede del gobierno) y quedó restituido el orden constitucional de Venezuela.