Cineasta boliviano Iverint López Franco Churquina en Malmö, Suecia

Hacer cine de situaciones cotidianas

El equipo de cineastas bolivianos: Iverint, Susana y Jonathan, arribaron a la ciudad sueca de Malmö, a principios de este mes. Estuvieron pocos días, pero suficientes para contarnos acerca de sus experiencias del nuevo cine latinoamericano después de ganar el concurso “The 48 Hour Film Project 2017″ en Bolivia. Proyecto que les llevó al Festival Filmapalooza en Paris.

“Hay un cine boliviano que es proyectado en multisalas, de estrenos con alfombras rojas. Pero hay otro cine boliviano, uno menos condescendiente con el público, que experimenta con la imagen, que se esfuerza en desarrollar ideas a partir de la exploración de la cámara. Un cine que rompe con las jerarquías de producción, que no busca recursos (y no se queja de tenerlos). Hecho por cineastas que no necesitan grandes cámaras, que entienden que lo importante es la forma del filme y que saben que lo debe ser filmado sucede en lo cotidiano, en lo espontaneo.”, escribe y describe Sebastián Morales Escoffier, la realidad del nuevo cine boliviano.
Al subrayar esa acertada opinión de Morales Escoffier, Licenciado en filosofía y crítico de cine boliviano, sirva en esta ocasión para valorar el esfuerzo también del joven cineasta boliviano Iverint López Franco Churquina, quien luego de presentar a principios de marzo, reciente, su corto “Sarja-ñani”, en el Festival Filma-palooza en Paris, pasó -por razones familiares- por la ciudad de Malmö. Oportunidad que en improvisadas charlas, describió su obra y los esfuerzos que demandaron su realización, cuya sola participación, es un aliciente, tanto para él como para otros jóvenes que están forjando en Bolivia, y América Latina, un nuevo cine, lejos de rutilantes escenarios.

La visita de cineastas bolivianos a Malmö
Iverint, Susana y Jonathan. Llegaron a Malmö para contarnos acerca de sus trabajos y experiencias del nuevo cine latinoamericano después de ganar el concurso “The 48 Hour Film Project 2017″ en Bolivia. Proyecto que les llevó al Festival Filmapalooza en Paris.

“Sarjañani”
Sarjañani, (vámonos) es un film boliviano de Iverint López Franco Churquina. Cuya filmación ha realizado en 48 horas continuas.
“Al amanecer de la noche fría paceña Marcelo se recoge de una fiesta, tiene hambre, y ve a Federica, una vendedora de comida callejera. Marcelo pide un plato de ají de fideo, y cuando tiene que pagar no tiene plata. Federica le perdona el pago, y así comienzan a ser amigos”. Es la historia llevada al cine.
“Pertenecemos a una red. Es decir, a una agrupación denominada Cluster Audiovisual de La Paz. Formamos parte de la Comunidad Clúster de Latinoamérica. Es una comunidad sin fines de lucro. Es para la gente que quiere hacer cine. Y para gente que no ha podido hacer cine; más que todo por falta de recursos. Clúster genera capacitación en los proyectos y propone una nueva visión de cine Latinoamericano. Queremos hacer conocer una nueva forma de hacer cine bajo sistema latino, más sincero, cercano a la realidad”, dice Iverint.
El proceso de cambio producido en la política boliviana, ayudó a tomar, si se quiere decir recuperar la identidad cultural. Antes en la publicidad, por ejemplo, la gente morena no era admitida. Ahora ya hay gente real identificado, señalan los visitantes.
Sarjañani, ganador de la mejor película de cortometraje en The 48 Hour Film Project 2017 en La Paz. Trabajo que se clasificó a la final mundial en el Festival Filmapalooza en Paris 2018
“Sarjañani, es un título natural a sugerencia de nuestra actriz Susana. Empezamos a filmar a las 12 de la noche hasta las 5 de la mañana, y editando en el día. Trabajo que nos llevó 48 horas de viernes a domingo en la zona de Pampahasi, bajo una atmósfera local bien paceño. Para el rodaje trabajaron 27 personas, dirigido por un equipo técnico, como el director de foto, sonido, jefe de producción, maquillistas y asistentes”, explican acerca de la filmación.
El cortometraje Sarjañani, después de muchas deliberaciones de jurados y panelistas nacionales y extranjeros ha sido seleccionado como la mejor película de 48 HFP 2017 en Bolivia. Película que presentaron en el festival mundial de Filmapalooza de Paris junto a participantes provenientes de cien ciudades del mundo. El festival duró 4 días con este formato de 48 horas. Además, tuvieron la oportunidad de un encuentro cercano con la gente del cine de otras ciudades del mundo, donde también tuvieron la oportunidad única de intercambiar ideas y experiencias con sus similares mexicanos, colombianos; con gente de África, Paris, Texas, Japón, Londres y de argentina.
“Estoy trabajando años en teatro y cine. Siempre soñaba con viajar. Para mi antes era enigma viajar. La mujer de pollera antes no era admitida en el cine establecida. Las mujeres que llevaban pollera en el cine eran disfrazadas. Para el cine hay que mostrar talento y orgullo, yo me lanzo…”, dice Susana, principal protagonista del cortemetraje.
“En otros grupos ahora ya hay de pollera. Pero todavía la lucha es constante. Y me dieron buena opinión en Sarjañani”, agrega Iverint.
Iverint Franco López Churquina (INT cine), director de cine en Bolivia. Nació en la ciudad de La Paz en 1989. A los 17 años hizo su primer cortometraje ganando una mención de honor en el premio Amalia de Gallardo. Estudió en la Escuela de Cine y Artes Audiovisuales de La Paz e hizo su especialización en el exterior. Realizó más de 20 documentales y cortometrajes de ficción. El próximo mayo filmará un largometraje en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.
María Susana Condori Kantuta, (58 años). Con más de 10 años de experiencia en el cine, participó en las películas documentales de Bartolina Sisa, Santos Marka Tula, Fuego de Libertad. Y también participó en obras teatrales y en series televisivas en Bolivia.
Jonathan Ángel Antezana Barrios, nacido el 20 de marzo de 1990, único integrante relacionado con las artes dentro de su entorno familiar, estudió cine en La Paz, 2011.
Se inició realizando proyectos audiovisuales. Actualmente es productor de INT cine, y también es integrante de Cluster Audiovisual de la ciudad de La Paz.
Los cineastas coinciden que en Latinoamérica estamos acostumbrados a consumir producciones y cine de afuera, de entre ellos de Europa. Y por último nuestros entrevistados recomiendan a la comunidad boliviana y latinoamericana ver películas nacionales con ojos críticos, y también quieren recibir críticas y opiniones acerca del cortometraje “Sarjañani”, con ello sin lugar a dudas, el desafío del grupo de cineastas bolivianos, es constante.