El mismo disparatado diagnóstico de Fukuyama

¿Fin de los gobiernos bolivarianos?

La historia se repite unas veces en forma de tragedia, otras en forma de comedia. Así podríamos parafrasear a Marx sobre la afirmación que acaba de trascender de distintos operadores dela derecha internacional -sobre todo la española del periódico El País- que la conclusión de Cumbre de las Américas celebrada en Lima Perú, no ha dudado en afirmar que el ciclo de los gobiernos bolivarianos -Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela- ha llegado a su fin; sobre todo el caso boliviano y venezolano.

La argumentación a la que se atienen para afirmar esta concluyente hipótesis; más que obedecer a una tesis de la terminal situación en la que se estarían debatiéndose ambas naciones bolivarianas Bolivia y Venezuela- se basa en todo caso a la tendencia política que obedecerían los otros tres gobiernos -Colombia, Ecuador y Perú-cuyos gobiernos no sólo son de corte conservador; sino contrapuestos a una concepción integradora como fue la creación de los países de la Alianza Bolivariana.

La verdad es que no existe un hecho real, concreto y verificable sobre los que bastardamente basen para sostener esta refleja recreación de la tesis de Fukuyama -El Fin de la Historia- sobre que habría llegado también el fin de los gobiernos del ALBA, toda vez que en el caso boliviano; una de las mayores causas para la caída de un gobierno, como es la situación económica del país; es tan sólo un “buen” deseo, ya que Bolivia por quinta vez consecutiva se ha ubicado en el ¡primer país con mayor crecimiento!, en toda la región.

Este hecho por sí sólo desmorona el descredito que toda la derecha internacional embusteramente se esfuerza por exclamar a los cuatro vientos el “fin de los gobiernos bolivarianos”.

En cuanto al caso de Venezuela; si bien la situación económica es frágil; no menos cierto es que la patria del libertador Bolívar, a la cabeza del presidente Maduro acaba de derrotar la más violenta ofensiva -alevosamente apadrinada; desde el mismo gobierno yanqui, la OEA y su alevoso agente Almagro, como toda una derecha internacional, de la cual forma parte el periódico EL País- para acabar con la revolución bolivariana. Vale decir que en el plano de la ofensiva política para finiquitar con el gobierno bolivariano de Venezuela, fueron derrotados. Pero además en el plano económico el gobierno venezolano está barajando todas la opciones para revertir su el embargo económico impuesto; ya sea a través de la creación del Petro o la criptomoneda, para dejar la dependencia del dólar, o reenfocado sus relaciones con potencias emergentes como China y Rusia.

Así que quienes hoy alborozados anuncian el “fin de los gobiernos bolivarianos”; no acaban de entender que la historia no es simplistamente cíclica y que quienes como Fukuyama anunciaban el Fin de la Historia, se están tropezando dos veces en la misma piedra; como si estuviesen bestializados por su oligofrénica obsesión anti bolivariana.

prudenprusiano@gmail.com
Barometro Internacional