SurAmericaPress

Imprimir

Neoliberalismo dogmas y construcción de alternativas

Aldo Fabián Hernández Solís :: 01.06.18

El neoliberalismo es sobre todo una ideología, sin duda la más exitosa de las últimas décadas. Su alcance es mundial y ha implicado una transformación total de la sociedad y del hombre. La ideología neoliberal abarca amplios aspectos de la sociedad, sin embargo, se puede señalar cuatro ideas fuerza como el núcleo de esta ideología: 1) la supremacía del mercado, 2) la defensa de la libertad como libertad de mercado, 3) la superioridad de lo privado frente a lo público y 4) una visión del hombre egoísta y calculador.

Tras este núcleo se fue constituyendo toda una ideología, utilizando la economía clásica como fuente de legitimidad “científica”. El neoliberalismo pasó en pocos años de ser la ideología dominante de las élites a convertirse en un sentido común compartidos por millones alrededor del mundo. Contó con el apoyo del poder económico, mediático y político, ya que es la ideología de la clase dominante. El mundo se trasformó según sus postulados.

La ideología neoliberal es un dogma. Una “verdad comprobada”, un sentido común perfecto que explica todo, y que cancela cualquier crítica desde un autoritarismo ideológico-teórico. Las críticas se hacen a un lado, cualquier alternativa es acusada de ser anticuada, ser “populista”, de no entender de economía (la neoliberal por supuesto) o se declara el neoliberalismo como una realidad a la que no se puede modificar, naturalizando un sistema social que es histórico.

Lo interesante es que estos dogmas son a prueba de la realidad. No importa que los resultados no confirmen las bondades del modelo, siempre se podrá señalar que faltan más reformas. Los problemas generados por el neoliberalismo como el aumento de la desigualdad, la pérdida de derechos, el vaciamiento de la democracia, la exclusión y las crisis económicas, son minimizados o se declara la imposibilidad de alguna alternativa.

Toda una generación de intelectuales se ha desperdiciado en el aprendizaje de los dogmas neoliberales. En las universidades es hegemónico el pensamiento neoliberal. Repetidores de ellos cual si fueran leyes de las física. Esto ha significado una dificultad de pensar más allá de las directrices neoliberales, la creatividad y la imaginación se deshacen ante el dogma neoliberal.

Los que aspiramos a la construcción de un mundo distinto, de igualdad, bienestar y de paz, tenemos la tarea de desmontar el neoliberalismo como ideología hegemónica que no permite imaginar y vislumbrar nuevos horizontes. Romper el sentido común de la continuidad de un proyecto que para las mayorías es de decadencia. A los valores del neoliberalismo oponer la solidaridad, la justicia, lo común, al mercado lo humano.

Aldo Fabián Hernández Solís

Black Magazine


http://suramericapress.com :: Versión para imprimir