Europa se reafirma derechista

La derecha institucional y la extrema derecha creció en casi todos los países de la Unión Europea, según el resultado de las elecciones para la Eurocámara, realizadas entre el 4 y el 7 de junio. La abstención fue superior al 43 por ciento, y resta credibilidad a un parlamento que no ha demostrado su independencia del ejecutivo de la Unión.

La derecha se mantiene sólidamente en Alemania y se refuerza en Francia, Italia, Reino Unido y Polonia.
La crisis económica, con recesión en las mayores economías de la región, y el aumento del desempleo fueron caldo de cultivo para los partidos que reclamaban “mano dura” con la delincuencia y la inmigración, mientras la izquierda institucional -mimetizada con el centro desde hace tiempo- ha quedado sin respuestas.
La sensación de que el Parlamento Europeo poco puede aportar a resolver los problemas económicos, la participación electoral en los 27 países de la Unión fue del 43,39 por ciento, un punto por debajo de la participación en las últimas elecciones de 2004, y marca una tendencia decreciente desde las primeras elecciones de 1979, en las que la participación fue del 61,99%. Fue llamativa la baja participación en los países con mayor crisis económica, Lituania, 20,54%, Estonia 30% y Eslovaquia, 19,6%..
La primera fuerza europea seguirá siendo el Partido Popular Europeo (PPE), donde se integran los partidos de derecha más importantes del continente que ocupará entre 267 y 271 de los 736 escaños. El parlamento anterior tenía 785 diputados.
Los partidos de derecha que mejor resultado obtuvieron en sus países, como el español, están queriendo trasladar esos resultados a las elecciones locales. Por ejemplo, el Partido Popular de España está reclamando ya elecciones anticipadas pese a que apenas hace un año se celebraron los comicios generales.
El Partido Socialista Europeo, seguirá ocupando la segunda posición, con 157-161 escaños y una caída de un 5%. “Es una noche triste para la socialdemocracia”, aseguró el presidente de los socialistas europeos, Martin Schulz, que reconoció que esperaba “mejores resultados”. Schulz insistió en la necesidad de “mercados mejor regulados o una política mejor para el clima” y atribuyó a los “factores internos” y la ausencia de un debate europeo el descalabro socialista.
En la nueva Eurocámara, la presencia de la ultraderecha dejará de ser testimonial. El neofascista francés Jean-Marie Le Pen, del Frente Nacional resultó reelecto y tendrá más compañia. En Holanda, el Partido por la Libertad, del anti-islamista Geert Wilders, se convirtió el jueves en la segunda fuerza del país, con un 15,3% de los votos. En Austria, los herederos de George Haider junto a la Unión por el Futuro sumaron el 18% de los sufragios. También crecieron los ultraderechistas en Finlandia, Dinamarca o Hungría. Incluso en Suecia, los ultraderechistas de Demócratas de Suecia, aunque no lograron una banca, duplicaron sus votos y llegaron al 3,3 por ciento.
La indentidad común de estos partido fue el reclamo de más mano dura con la delincuencia, más control de la inmigración.
La tercera bancada en tamaño será la de los liberales, que contarán entre 80 y 82 asientos, seguidos de los partidos ambientalistas, Verdes, que también crecieron y lograran unas 54 bancas. Los Verdes avanzaron en Finlandia, Bélgica Suecia y Francia.
En general en cuestiones económicas y políticas, estos sectores votan divididos y generalmente con la derecha.
En los países en grave crisis, como Irlanda, Letonia y Grecia, los partidos de izquierda lograron crecer.
También destacó la aparición del Partido Pirata de Suecia, que logra una banca al obtener el 7,7 por ciento de votos, superando al tradicional Partido de Izquierda.
El Partido Pirata, que ya anunció que se presentará a las elecciones nacionales en Suecia el próxima año, busca reformar las leyes de propiedad intelectual y promueve la defensa de los valores de Internet. Sin embargo sus dirigentes se han declarado “ultracapitalistas” por lo que su voto en cuestiones económicas y de inmigración, posiblemente se sume a la derecha.

Barroso sería reelecto
El actual presidente del Consejo de la Unión, el portugués José Manuel Durão Barroso, podrá ser reelecto. Aunque en principio el Consejo del próximo 18 y 19 de junio no tenía previsto nombrarlo como candidato, el reforzamiento de la bancada de derecha, que lo tenía como candidato, puede asegurarle el cargo. De ser asi, el parlamento deberá ratificarlos en julio.
Su continuidad al frente de la Comisión, estaba respaldada de momento por España, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, y cuenta con el apoyo del Partido Popular Europeo (PPE).
Barroso, ex militante del Partido Comunista Maoísta, se pasó completamente a las filas del neoliberalismo.