Elecciones en Suecia

Tomar la vía de la discusión democrática y ahuyentar el nacionalismo exacerbado

«Suecia se encuentra en la disyuntiva de tomar un camino que lo lleve a un nacionalismo de derecha exacerbado o tomar el camino de la discusión democrática de los problemas que en diferentes campos aquejan la sociedad sueca», dice el activista político, de origen colombiano Jaime Gómez, candidato al parlamento y al concejo municipal de Höör, en la lista del partido político Iniciativa feminista (Feministiskt initiativ), en las elecciones suecas del 9 de septiembre.
Foto: Oscar Stenberg

En su encuentro con Liberación, Gómez convoca a la ciudadanía sueca y colectividad latinoamericana, apoyar con su voto, el 9 de septiembre, las propuestas políticas de su partido FI.
Insiste en que es de gran importancia, la presencia de Feministiskt initiativ en el parlamento para fortalecer un bloque democrático que inclinaría la balanza en favor de los excluidos de este país y en contra del nacionalismo y el racismo.
Previo al enfoque de la coyuntura preelectoral, Jaime Gómez, a manera de presentación subraya que a llegado al país hace 25 años, como muchos otros, en calidad de refugiado político.
Se desempeña -actualmente- como vocero en asuntos de política internacional del partido. Por su visión integral en el análisis de los problemas sociales y políticos de los factores de poder en la sociedad sueca, es candidato al parlamento y al concejo municipal de Höör, pequeña población ubicada en Skåne, al sur del país.
«Mi vinculación a Fi se dio precisamente por mis años de participación, activa en el campo sindical y del trabajo por los derechos ciudadanos de los sectores más excluidos de mi país de origen, ahora aqui en Suecia», dice.

¿Cómo usted desarrolla su rol como vocero nacional en asuntos de política exterior de Feministiskt initiativ?
Como vocero de Iniciativa Feminista en asuntos de política internacional tengo la responsabilidad de comunicar al exterior de mi partido los elementos de esa política. La mayoría de los voceros del partido tienen un grupo de trabajo que se denomina «Grupo Parlamentario» que es un parlamento en la sombra y está dividido en los mismos grupos de trabajo que existen en el parlamento sueco. Uno de esos grupos es el comité de política internacional. Allí tienen asiento personas que tienen conocimiento y experiencia en diversos tópicos de la política internacional. Es con ayuda de ese comité que también proponemos nuevos ejes políticos que pensamos deben ser priorizados. De esta manera desarrollamos la política de nuestro partido en el campo internacional.
Para difundir nuestras propuestas políticas en el campo internacional escribo artículos de debate para ser publicados en diversos medios de comunicación, participo en debates públicos y hago charlas sobre diferentes aspectos de la política internacional, todo desde una perspectiva feminista, antirracista y anticolonial.

¿Cuál es el discurso ideológico de su partido político?
Iniciativa feminista es un partido que se fundamenta ideológicamente en un feminismo antiracista y anticolonial que cuestiona el desbalance de poder entre quienes lo disfrutan y entre quienes se les niega ese poder. Para analizar las relaciones de poder en la sociedad usamos la interseccionalidad, que nos muestra como un individuo tiene diferentes espacios de acción y en esos espacios puede sufrir discriminación. Un individuo puede identificarse como mujer y sufre discriminación de género en diferentes campos, pero también puede tener piel oscura y entonces tiene un nivel adicional de discriminación.
Esa persona también puede profesar la religión musulmana y puede ser discriminada por ello y se constituye en un nivel más de discriminación. Además, puede ser que esa persona tenga pocos ingresos económicos y entonces va a ser discriminada debido a la clase social. Este análisis de la sociedad nos permite elaborar propuestas políticas que abarcan diversos sectores de la población.

Desde su perspectiva, ¿cuales serán los resultados de las elecciones de septiembre?
Estamos convencidos que las elecciones de este año van a ser de una importancia histórica. Suecia se encuentra en la disyuntiva de tomar un camino que lo lleve a un nacionalismo de derecha exacerbado o tomar el camino de la discusión democrática de los problemas que en diferentes campos aquejan la sociedad sueca. En ese sentido, pensamos que es de una gran importancia que lleguemos al parlamento porque fortalecería un bloque democrático que inclinaría la balanza en favor de los excluidos de este país y en contra del nacionalismo y el racismo. Existe un riesgo real de que fuerzas antidemocráticas, racistas y nacionalistas crezcan y pondría en entredicho conquistas democráticas que han costado muchos años de lucha. Si Iniciativa feminista (Fi) entra al parlamento, ese bloque democrático contaría con 14 puestos como mínimo que se tomarían de los partidos más grandes, es decir, de los conservadores, la socialdemocracia y de los demócratas de Suecia (SD). No afectaría a otros partidos menores. Eso inclinaría la balanza a favor de la democracia y los derechos humanos.

A su criterio, ¿de que manera interpreta las aspiraciones sociales y económicas de la población extranjera en Suecia?
Iniciativa feminista (Fi) tiene propuestas políticas para eliminar la discriminación y el racismo. Es parte de nuestra entraña ideológica. Todos los habitantes de Suecia tienen derecho a ejercer plenamente lo que llamamos seguridad humana, es decir, el derecho a la alimentación, a la vivienda, a una vida sin violencia, a la salud, a un medo ambiente sano y al disfrute de los derechos humanos. Luchar por seguridad humana es luchar por la posibilidad de una vida digna libre de racismo y discriminación. Tener el derecho a gozar de una vida digna es una aspiración de cada ser humano. Por eso estamos seguros que interpretamos el sentir de miles de personas que hoy son objeto de racismo y exclusión.

En que medida cree usted es un peligro para el pueblo sueco la ultraderechista Sverigedemokraterna, en el Parlamento sueco?,
Que SD aumente su caudal electoral que le permita ocupar mas asientos en el parlamento sueco es un peligro para la democracia misma. No podemos olvidar que es un partido que tiene sus raíces en el nacismo. Es una propuesta política que fortalece una visión nacionalista que excluye a vastos sectores de la población. Representantes de ese partido han manifestado que los judíos y la población samer no forman parte de la nación sueca. Con su política racista solo puede garantizar una agudización de las contradicciones sociales y un fortalecimiento de las fuerzas más retrogradas y conservadores del país que amenazan conquistas democráticas que han costado años de lucha a los sectores populares de Suecia.
Conquistas como el derecho al aborto, el ejercicio al derecho del asilo, conquistas en el campo de la igualdad sexual solo permitirían un retroceso de la sociedad. Quedarían sin resolverse los graves problemas del medio ambiente que requieren soluciones prontas. Representantes de ese partido han expresado claramente que el gobierno de Hungría es un modelo por seguir.
No olvidemos que allí es hoy un delito ayudar a un solicitante de asilo y el aparato judicial es controlado por el partido de gobierno. Un futuro parecido podría ser una posibilidad real para Suecia si SD logra aumentar su capital político en las próximas elecciones.

semanario Liberación 31/agosto/2018/ suecia