“El miedo y el terror como vector para infectar la psiquis del venezolano”

La consigna, “sólo el pueblo salva al pueblo”, parece haber sido entendida a plenitud por la contrarrevolución. Igual, no ha sucedido en la revolución.

Mientras la contrarrevolución, acciona eficientemente anulando la psiquis del pueblo, disminuyendo su capacidad y valentía para defenderse contra la expoliación y la invasión del imperio hegemónico. Y, para ello, ha implementado una campaña para infundirle miedo al pueblo, de manera tal, que le induzca un cambio en su percepción favorable a la revolución bolivariana. El resultado de esta campaña, se evidencia en la escandalosa emigración de venezolanos, que va gritando por otros países, que sus vidas peligran si se quedan en su patria. Ello descalifica la revolución bolivariana ante la opinión pública, propia y extraña.

Esta campaña la ha practicado, la contrarrevolución, porque interpretó que, un pueblo concientizado de su gentilicio, si es capaz de hacer cumplir la consigna “sólo el pueblo salva al pueblo”. Entonces con una simple campaña de cuentos de terror y un ataque contra el poder adquisitivo del pueblo bien aplicado, consiguió desajustar la capacidad de análisis de un amplio sector del pueblo, que aunque es minoría, en su mayoría son quienes fijan opinión, además, que ellos no emigran, han logrado empujar a la migración a miembros del pueblo, quienes son precisamente los beneficiarios de la revolución bolivariana, o sea, son pobres. Son gente confundida a causa del miedo a enfrentarse con “situaciones adversas” inducidas por la mediática canalla, que le hace creer, que Venezuela se perdió, y solo en otro país, podrá alcanzar el buen vivir, craso error.

El éxito de la revolución, en la guerra que nos aplica la derecha, depende mucho de la calidad y cantidad del apoyo del pueblo a las políticas implementadas por el Poder Ejecutivo, o sea una férrea unidad con el Gobierno, pero también el Gobierno y el Psuv deben apoyar al pueblo, para su empoderamiento. Es evidente, el poco interés de funcionarios públicos en seguir los planes para lograr este importante propósito, tales como, el desarrollo eficiente de los Consejos comunales, las Comunas, la participación plena de los trabajadores en la producción necesaria y suficiente, que nos permita alcanzar la soberanía e independencia alimentaria.

Hasta ahora el pueblo ha resistido, pero la inducida migración de venezolanos a países que viven en niveles más bajos que el de Venezuela, nos está indicando que la penetración y afectación de la psiquis del ciudadano ha sido efectiva. Es por ello, que a la par de las medidas económicas, se debe trabajar en profundidad para masificar la adecuada información al pueblo, comenzando por la enseñanza de la CNRBV, la explicación de las políticas creadas por la revolución de manera sencilla, facilitar la comprensión de los postulados de la revolución y la internalización del funcionamiento del Estado-nación venezolano. Conocer y referenciarse con la historia, la cosmovisión y la cosmogonía originaria. Para conseguir allí elementos de juicio que le permitan discernir plenamente, que solo él,-el pueblo- puede salvarse, adquiriendo y ejerciendo una sabia conciencia. En suma, el pueblo debe ser ideologizado. Es aquí, dentro de tu patria donde debes buscar, procurar y disfrutar la solución de los problemas, no es afuera.

Estamos obligados, sí no queremos regresar al estado de esclavitud, a luchar por cambiar nuestra mentalidad; cultivar una fuerte identidad con la patria, seguir luchando por la paz, ejerciendo a plenitud el Poder Popular, etc. En ese propósito deben actuar en unión granítica, el Gobierno, el pueblo y los partidos políticos de la revolución. Para orientar al pueblo en la lucha por la Justicia Social, que le ha sido escamoteada desde hace 524 años. Creemos que ha pasado suficiente tiempo. Vamos a armarnos de coraje digamos NO! al chantaje de la derecha hegemónica, autóctona y exógena.

No es difícil entender, que la revolución y el Gobierno pudieron haber rendido sus armas ante el ataque, imperial, oligárquico y burgués.
Pero no lo ha hecho, por el interés y la fuerte voluntad de lograr los cambios, que nos de la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor estabilidad política, motivación principalisima del Libertador. En ese propósito, la mayoría del pueblo, ha apoyado a la revolución y su Gobierno. Pero ¡cuidado! La semilla de la autodestrucción está plantada. Se hace necesario evitar su desarrollo.

¡Independencia y patria socialista y Soberana!
¡Chávez vive!!
¡La patria sigue!!!
¡Viviremos y venceremos!!!!

wiliancastillop@gmail.com