Palestina

Israel da 8 días a los habitantes de Jan al Ahmar para que desalojen el pueblo

Middle East Eye    27.Sep.2018    Mundo

Las fuerzas israelíes han entregado avisos a los residentes de Jan al Ahmar, pueblo beduino en la ocupada Cisjordania, para que abandonen sus hogares antes del 1 de octubre si no quieren ser expulsados por la fuerza. El aviso del domingo iba dirigido directamente a los “habitantes de Jan al Ahmar” y en él se impelía a los residentes a que desmantelen sus viviendas voluntariamente o si no se arriesgan a la demolición forzada por parte de las fuerzas israelíes.

“Por decisión de la Corte Suprema tienen que derruir todos las construcciones de Jan al Ahmar con fecha límite de 1 de octubre de 2018”, indica el aviso. “Si se niegan, las autoridades harán cumplir las órdenes de demolición según la decisión judicial y la ley”.

Jan al Ahmar consiste una serie de chabolas de hojalata y madera construidas en una ladera del desierto junto a una carretera israelí que va de Jerusalén hasta el Mar Muerto. Los palestinos denuncian que la demolición forma parte del proyecto israelí para crear un arco de asentamientos que separe efectivamente Jerusalén Oriental de Cisjordania, territorios que Israel ocupó en la guerra de 1967 y en la que se pretendía crear un Estado independiente.

Israel ha decidido demoler el pueblo y reubicar a sus 180 residentes, beduinos que se ganan la vida criando ovejas y cabras, en un emplazamiento a 12 km de distancia, próximo al pueblo palestino de Abu Dis y junto a un vertedero.

La medida ha provocado el rechazo palestino y de algunos Estados europeos que señalan el impacto que tendrá para la comunidad y para las perspectivas de paz. Los residentes señalan que la reubicación que ha propuesto Israel, además, no es adecuada porque el vertedero representa un riesgo para la salud de los lugareños. Los habitantes de Jan al Ahmar están decididos a permanecer en el pueblo a pesar del aviso según AFP.

“Nadie se irá. Tendrán que expulsarnos por la fuerza”, dijo el portavoz de la aldea, Eid Abu Jamis. “Si el ejército israelí viene a demoler el pueblo tendrá que hacerlo por la fuerza”.

Los habitantes y los activistas desplazados al pueblo han informado a Middle East Eye (MEE) que a primera hora del domingo llegaron a la aldea soldados israelíes acompañados por policía local para entregar los avisos. Han denunciado que los agentes habían entrado en la carpa que han levantado para oponerse a cualquier posible demolición, y en las casas donde vive la gente.

Angela Godfrey, codirectora de Jahalin Solidarity y activista pacifista israelí ha condenado la propuesta de demolición de Jan al Ahmar y ha señalado que Israel debe proteger a los beduinos. “Los beduinos son refugiados, personas protegidas que viven bajo ocupación; Israel debe protegerlos, satisfacer todas sus necesidades y salvaguardar sus derechos humanos. En cambio, el ejército israelí, el gobierno, los colonos y la Corte Suprema los están presionando para que abandonen Jan al Ahmar y que [el proyecto del] Gran Jerusalén quede rodeado por el Muro dividiendo Cisjordania en dos, lo que hace inviable [un Estado de] Palestina, ya que en el Área C dominada por los colonos, se ubica el sistema del que dependen las Áreas A y B –agua, tierras de cultivo, frontera con Jordania, etc.–, de manera que [la demolición de Jan al Ahmar] va más allá de desplazar por la fuera a 180 personas”.

‘El Gran Jerusalén’

La Comisión de Resistencia a la Colonización y al Muro de la OLP también ha emitido este domingo una declaración de condena de la decisión israelí de demoler a Jan al Ahmar: “Consideramos esta demolición como un paso más hacia la construcción del Gran Jerusalén. Este movimiento es una prueba más de que Israel pretende controlar la totalidad del valle del Jordán”.

Una portavoz de la agencia militar israelí de enlace con los palestinos ha señalado que no se ha establecido fecha para la demolición en el caso de que las viviendas no se abandonen cuando cumpla el plazo.

Faisal Abu Dahuk, residente del pueblo señala que “no vamos a evacuar voluntariamente el lugar. Las fuerzas de ocupación, que tienen un ejército y armas, podrán evacuarnos por la fuerza, pero no hay otro sitio a donde ir y nos negamos a que nos trasladen a otro lugar”. La Corte Suprema de Israel ha rechazado las peticiones para que no se lleve a cabo la demolición, y se ha alineado con las autoridades israelíes que sostienen que el pueblo se construyó sin los permisos requeridos. Los palestinos alegan que tales permisos son imposibles de obtener.