EE.UU.

Piñera y la falta de respeto a su país

Llevo treinta años viviendo en Estados Unidos y por la TV he visto en la Casa Blanca a prácticamente todos los mandatarios del mundo. Pero nunca había visto a uno blandiendo ante las cámaras una bandera, ni de Estados Unidos ni de su país…hasta que llegó Sebastián Piñera mostrando una bandera de Estados Unidos con un banderita chilena incrustada en la norteamericana.

La explicación del Presidente Piñera: como la bandera chilena tiene rayas azules y rojas y una estrella y la norteamericana también, puede decirse que “Chile está en el corazón de Estados Unidos”.

¿Qué quiso decir nuestro presidente con esa frase? Me lo pregunto porque “estar en el corazón” de alguien quiere decir que ese alguien nos ama. En este caso ese alguien sería el gobierno de Washington DC.

Me da no se qué recordarle a nuestro presidente que lejos de amarnos, el gobierno de WDC ayudó a desmantelar, quebrar y aniquilar con un golpe militar nuestra democracia.

WDC jamás ha tenido en su corazón a ningún país latinoamericano. La Casa Blanca ha actuado siempre defendiendo los intereses de Estados Unidos por sobre el interés y la dignidad de cualquiera de nuestros pueblos. Y si ha sido necesario pisotear a cualquier país que ponga en peligro esos intereses, no han dudado en hacerlo.

Le bastaría al presidente Piñera leer la documentación del Comité Church para desechar la idea de blandir una bandera norteamericana con la banderita chilena incrustada en su corazón ante las pantallas de la Casa Blanca. Sobre todo en estas fechas cuando recordamos lo que fue la dictadura militar y el plebiscito que le puso fin.

Ver al presidente de Chile rindiéndole semejante homenaje a Donald Trump me dio escalofrío, lo digo sinceramente y con todo respeto por la institución de la presidencia en Chile. Poner la bandera de un estado dentro de la bandera de otro estado humilla al país entero. Nosotros no somos una rayita ni una estrellita en la bandera de ningún país. Lo que ha hecho el presidente Piñera es una falta de respeto para su propia bandera y es inaceptable.