Triunfo de Bolsonaro: reflexiones incómodas sobre las elecciones en Brasil

“La profundidad de la crisis institucional, política y económica generó una fuerte necesidad de orden. Con el PT visto como parte del problema, el ‘orden’ llegó desde ‘afuera’ del sistema y fuertemente asociado a la única institución con imagen positiva: las FF.AA.”.

1- La profundidad de la crisis institucional, política y económica generó una fuerte necesidad de orden. Con el PT visto como parte del problema, el “orden” llegó desde “afuera” del sistema y asociado a la única institución que atraviesa la crisis con imagen positiva : las FF.AA.

2- El poder tuvo la capacidad de imponer una alternativa de orden anti-establishment surgida desde el mismo establishment.

3- Triunfó el candidato que cuestionó al sistema político sin ningún temor a traspasar lo “políticamente correcto”, haciendo suyos los valores conservadores de “reserva moral” atribuidos a los militares y las iglesias evangélicas.

4- La idea de crisis y desestabilización de “lo normal” se impuso de tal manera que Bolsonaro es votado transversalmente por tod@s aquellos que “tienen algo que perder”:
Sectores medio altos, medios, pobres que tienen miedo de perder lo poco conseguido. Hombres y mujeres que temen perder sus marcos civilizatorios y/o religiosos por el avance de la “ideología de género”, la diversidad, la igualación social y el delito. El centro-sur productivo que teme perder su empleo o capital.

5- Como es tradicional en Brasil, el mapa de la victoria presidencial de Bolsonaro no se corresponde con la victoria a categoría gobernador: Ganó un sólo estado. El más pequeño. Desde la consolidación del Estado en el vecino país, existió una suerte de equilibrio de poderes entre el poder central y los poderes estaduales.

6- Los 18 puntos de diferencia entre Bolsonaro y Haddad es una distancia por demás considerable. Significan 18 millones de votos. Los 8 restantes candidatos sacaron 26 millones de votos. Y entre los que no fueron a votar (20%) y los votos nulos y blancos (9%) suman 29 millones más.

El voto de Bolsonaro será difícil que se incremente con la misma intensidad de la primera vuelta. Haddad tiene que ir a la búsqueda de esos 50 millones de votos que no lo votaron, votaron en blanco o impugnaron o no fueron a votar. Una tarea muy compleja. Pero no imposible.

7- Algunas ideas:
A- Los votos no se traspasan ni se inventan.
B- Los medios concentrados y las redes moldean las subjetividades en igual o mayor grado que la acción política.
C- No todas las mediaciones perdieron capilaridad social: Las iglesias evangélicas son popularmente masivas.
D- La necesidad de orden no es de derecha.
E- El ODIO/MIEDO a la igualación social y a la ampliación de derechos es una poderosa herramienta electoral que las minorías han logrado instrumentar: El ultra-liberalismo económico no duda en asumir el conservadurismo social como la otra cara de su propuesta.

http://www.agenciapacourondo.com.ar
Daniel Ezcurra. Historiador. Asesor Parlamentario. Miembro del Instituto Patria.