El bloqueo contra Cuba, los derechos humanos y la politización en ONU

Prensa Latina    17.Oct.2018    Opinión

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba genera hoy el rechazo generalizado de la comunidad internacional, que critica la postura noteamericana de mantener un mecanismo que viola los derechos humanos de un pueblo y obstaculiza su desarrollo.

Durante el reciente debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, naciones de diferentes partes del mundo expresaron su oposición y condena al cerco, que se mantiene desde hace más de 50 años.

Pero Estados Unidos insiste en justificar ese mecanismos hostil y para ello alega suspuestas violaciones de los derechos humanos cometidas en Cuba, país que garantiza cobertura universal de salud y educación gratuita a sus ciudadanos.

Bajo ese pretexto de supuestas violaciones, este martes la delegación estadounidense en ONU organiza un evento para lanzar una campaña contra la Mayor de las Antillas, denunció la representante permanente de Cuba ante Naciones Unidas, Anayansi Rodríguez.

La víspera, la embajadora advirtió sobre la creciente politización en el tratamiento de la cuestión de los derechos humanos, en particular contra países del Sur.

Al intervenir en el diálogo interactivo con la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, señaló que tal tendencia viola los principios de objetividad, no selectividad e imparcialidad, defendidos por la ONU.

Estados Unidos usa ahora el nombre y los predios de Naciones Unidas para atacar a uno de sus Estados miembros: Cuba, lo cual es una clara violación de los propósitos y principios de la Carta de la ONU, recalcó.

Alega la supuesta existencia de 130 presos políticos y acusan al Gobierno cubano de ser responsable de violaciones de sus derechos humanos, detalló la embajadora, pero estas acusaciones solo forman parte de una escalada de acciones hostiles impulsadas por Washington.

Con esos argumentos, la actual administración norteamericana pretende justificar la política genocida de bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla, aseguró la diplomática cubana.

Estados Unidos, que apoya o encubre algunos de los más grandes y escandalosos atropellos contra los derechos humanos en el mundo, pretende singularizar a Cuba con una campaña engañosa con el propósito de justificar una política injusta y criminal que no cuenta con respaldo, denunció.

Además, se retiró del Consejo de Derechos Humanos abusando de su poder y sus recursos para impedir someterse al escrutinio de ese órgano por las violaciones que permiten, agregó.

Precisamente entre esa violaciones se cuenta el bloqueo contra Cuba, cuyo saldo negativo va más allá de los costos económicos.

De acuerdo con el más reciente informe sobre el tema de la cancillería de Cuba, el bloqueo fue responsable de afectaciones al sistema de salud de la isla superiores a los dos mil 500 millones de dólares, durante casi 60 años.

Esos graves daños se derivan de las dificultades para adquirir medicamentos, reactivos, instrumental, piezas de repuesto para equipos y otros insumos necesarios, expone el texto.

Debido a las trabas impuestas por el bloqueo, Cuba no puede comprar a compañías norteamericanas medicamentos como el denominado Temozolamida, que constituye la primera línea de procedimiento quimioterapéutico para tumores cerebrales malignos.

Estos datos están recogidos en el reporte que respalda el proyecto de resolución a presentarse el próximo 31 de octubre ante la Asamblea General de la ONU para pedir el fin del bloqueo impuesto por Estados Unidos, el mismo país que se muestra ahora muy preocupado por los derechos humanos en Cuba.

Durante el mes anterior, y como parte de sus actividades en la presidencia pro-témpore del Consejo de Seguridad, la representación norteamericana también organizó eventos para desacreditar y cuestionar a Gobiernos de izquierda como Venezuela y Nicaragua.

Precisamente ante esa instancia, el presidente boliviano Evo Morales cuestionó las acciones de la Casa Blanca que -a nombre de la justicia, la libertad, la democracia, los derechos humanos o por razones humanitarias- invade países, lanza misiles o financia cambios de régimen.

Si a Estados Unidos le interesara verdaderamene la democracia, cuestionó, no promovería la tortura, no abandonaría el Consejo de Derechos Humanos y no separaría a niños migrantes de sus familias, ni los pondría en jaulas.