¡Alerta, con la falsa acusación del imperio sobre que Venezuela está financiando la caravana de migrantes hondureños!

Aunque no se trata de la primera marcha de migrantes que ha sido organizada en la región este año, pues la primera tuvo lugar en México el pasado mes de abril, si se trata de la primera en la que miles de personas han intentado migrar juntas de forma organizada; la primera en la que los participantes han recibido algún tipo de apoyo de los gobiernos de los países por donde cruzan; y sobre todo es la primera en alcanzar tan amplia repercusión mediática. ¡Y ya sabemos quiénes son los que controlan la plataforma mediática mundial!

“”El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños,
financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”

Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos

Lo que se ha dado en llamar en días recientes “la caravana de migrantes hondureños rumbo a los Estados Unidos” es una marcha espontánea (1) de ciudadanos hondureños iniciada el 13 de octubre de 2018 en San Pedro Sula, Honduras, con destino a México y Estados Unidos, acometida con el propósito de pedir asilo, obtener trabajo y en general lograr mejores oportunidades de vida, empujados por la pobreza y la extrema violencia en su país de origen. Ya que como se recordará Honduras, desde la defenestración de José Manuel Zelaya en el 2009, se ha sumido en una espiral de violencia y pobreza, habiendo alcanzado una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, que lo convierte en uno de los países más violentos del mundo, situación muy parecida a la que impera también en sus vecinos Guatemala y El Salvador; y a la vez mantiene los índices de pobreza más altos de la región centroamericana, al promediar una tasa de 60,9% de población que vive en la pobreza, según datos del Banco Mundial (BM) del 2016, con una proporción de 1 por cada 5 hondureños viviendo en pobreza extrema, en las áreas rurales.

Aunque no se trata de la primera marcha de migrantes que ha sido organizada en la región este año, pues la primera tuvo lugar en México el pasado mes de abril, si se trata de la primera en la que miles de personas han intentado migrar juntas de forma organizada; la primera en la que los participantes han recibido algún tipo de apoyo de los gobiernos de los países por donde cruzan; y sobre todo es la primera en alcanzar tan amplia repercusión mediática. ¡Y ya sabemos quiénes son los que controlan la plataforma mediática mundial!

El caso es que quienes iniciaron el recorrido en San Pedro Sula el pasado día 13, que eran alrededor de 1.600 personas cuyo objetivo era el de transitar por Guatemala y llegar a México y Estados Unidos, al llegar a la frontera entre Guatemala y México ya sumaban cerca de 4.000 y con el paso de los días, más y más personas se han ido integrando a la caravana, de manera que diversas fuentes, como la Organización de Naciones Unidas (ONU) señalaban, a comienzos de esta semana, que el número de participantes era de alrededor de 7.000 personas, entre las cuales también se encuentran guatemaltecos y salvadoreños (2).

Adicional a ello, el pasado martes 23 de octubre, mientras la caravana original se encontraba atravesando el estado mexicano de Chiapas, una segunda caravana, formada por más de 2.000 guatemaltecos, se dirigía a la frontera mexicana (3). Al igual que la mayoría de los que salieron de Honduras, estos migrantes quieren cruzar México para instalarse en EEUU y escapar de la pobreza y la violencia en su país.

En lo que a mi juicio es una clara demostración de las genuinas intenciones de la inmensísima mayoría de quienes están participando, el gobierno de México había recibido 1.699 solicitudes de refugio, sólo hasta el 23 de octubre, tratándose los solicitantes fundamentalmente de niñas, niños y adolescentes, así como de mujeres, quienes se encuentran alojados en el Recinto Ferial de Tapachula, Chiapas, para ser atendidos por el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.

Como es natural en casos como éste, unas 110 personas procedentes de Honduras desistieron de continuar con sus trámites para solicitar el reconocimiento de la condición de refugiado, acogiéndose de manera voluntaria al retorno asistido a su país de origen (2); así mismo, el gobierno hondureño ha dado a conocer el regreso de alrededor de 800 de sus ciudadanos que decidieron no continuar en la caravana, ya que no es nada fácil el recorrer a pie y/o en vehículos inapropiados los miles de kilómetros que median hasta la frontera de México con los Estados unidos.
En los últimos días la caravana viene desarrollándose bajo una significativa preocupación internacional, expresada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en relación a la seguridad física de los participantes debido a la peligrosidad de alguna de las áreas a atravesar; y hasta por la mismísima Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que también ha expresado su preocupación ante los abusos y violaciones a los derechos humanos que vienen enfrentado las personas que integran la caravana, por lo que ambos organismos han exhortado a los países involucrados a adoptar medidas que garanticen los derechos humanos, en particular el derecho a solicitar y recibir asilo de las personas con necesidades de protección internacional y a fortalecer los mecanismos de responsabilidad compartida.

Casi desde un principio, el 16 de octubre, el neurótico inquilino actual de la Casa Blanca reaccionó como siempre esgrimiendo el garrote, al amenazar al írrito y cipayo gobierno hondureño de Juan Orlando Hernández con retirarle toda ayuda económica si no detenía el éxodo de sus conciudadanos y los hacía regresar a su país, amenaza que reiteró al día siguiente, extendiéndola a los gobiernos de los vecinos países de Guatemala y El Salvador, al transmitir textualmente desde la cuenta @realDonaldTrump: “Hemos informado hoy a los países de Honduras, Guatemala y El Salvador que si permiten que sus ciudadanos, u otros, viajen a través de sus fronteras y lleguen a Estados Unidos con la intención de entrar en nuestro país de manera ilegal, todos los pagos que se les hacen serán SUSPENDIDOS (FIN)” .

Posteriormente la neurosis presidencial llegaba al paroxismo, cuando en varios tuits en su perfil de la red social, calificó la llegada de migrantes como un “asalto a nuestro país” y culpó de ello a Guatemala, Honduras y El Salvador porque sus líderes “no están haciendo lo suficiente para detener este flujo masivo de personas, que incluye a criminales” (5). Siendo necesario apuntar que ese mismo día amenazó con cerrar la frontera sur con México y que cuando me dispongo a escribir estas líneas (25/10/18 - 18:00 h.), me entero de que ya ha materializado esta amenaza puesto que en la mañana de hoy escribió desde su cuenta Twitter que ya estaba movilizando “militares para esta emergencia nacional” (6). ¡Qué lastimoso tigre de papel tiene que ser un imperio que es puesto en emergencia, a decir del emperador, por un puñado de pacíficas personas que sólo aspiran a trabajar en él para tratar de obtener la calidad de vida que les ha sido negada en sus países de origen!

Entrando de lleno en materia sobre el tema que nos ocupa considero oportuno señalar que Fernando Cutz, un exdirector para Sudamérica del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que es el organismo que asesora al presidente en materia de política exterior y seguridad, en el seno del cual debe discutirse previamente cualquier posibilidad de intervención militar en Venezuela, decía en una entrevista concedida al corresponsal en Washington del diario ABC de España el lunes de esta semana, que la Casa Blanca había comenzado a trabajar en una serie de planes para la “transición nacional” en nuestro país (7).

El citado funcionario quien desempeñó su cargo desde la administración Obama y hasta el pasado mes de abril, todo un pichón de halcón al acecho de Venezuela, respondió sin eufemismos las preguntas más tendenciosas del insidioso corresponsal, dejando caer algunas “perlas”, tales como:

• Que el tiempo para la aplicación de leyes y sanciones ya había pasado.
• Que para derrocar a Maduro lo menos sangriento sería una intervención militar a nivel internacional, con cooperación de varios países de la zona.
• Que Trump está dispuesto a una intervención de este tipo, si otros países de la zona lo consideran necesario, aunque cree que todavía no estamos en ese punto.
• Y ante la pregunta de ¿Qué debería suceder para que EE.UU. considere que Venezuela es un problema propio? Respondió enfáticamente que: “El problema será bilateral si el régimen ataca nuestra embajada o si agrede a ciudadanos norteamericanos”.

Es en el marco de esta última respuesta, que adquiere singular importancia un señalamiento del vicepresidente Mike Pence en relación a que el presidente de Honduras le había comentado que la caravana estaba siendo financiada por el Gobierno Bolivariano; dicho en sus propias palabras: “El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera” (8).

Falso señalamiento más que contradictorio si tomamos en consideración que en anteriores oportunidades han dicho hasta la saciedad que nuestro país está en bancarrota para poder invadirlo por “razones humanitarias”, y siendo así, ¿con cuáles recursos podría nuestro gobierno estar financiando entonces tamaña empresa?

Considero, al igual que el presidente Maduro, que tal señalamiento sería totalmente risible si no hubiese sido proferido por el número dos del imperio (9), y al igual que él hago este llamado de alerta por considerar que se está fraguando a partir del financiamiento de la caravana de migrantes que se nos atribuye, un deleznable y asqueroso “falso positivo” tendiente a mostrarnos ante la opinión pública mundial como una real amenaza para la seguridad interior de los Estados Unidos, capaz de justificar una intervención militar aun realizada de manera unilateral.

Y para “redondear” ese falso positivo podría atribuírsenos la autoría intelectual de algunas explosiones de naturaleza parecida a las ocurridas el mes pasado en los alrededores de Boston, con apoyo en la denuncia de Trump, no comprobada por cierto como él mismo lo ha admitido (10), de la presencia de terroristas del medio oriente en la caravana de migrantes. ¡Y ya sabemos también, quiénes son los que controlan a los terroristas islámicos que operan en esa región!
En apoyo a esta hipótesis del montaje de un falso positivo que permitiese justificar la intervención militar del imperio con base en la amenaza que nuestro gobierno pudiese representar para la seguridad interna y la soberanía de los Estados Unidos, estaría la amplísima difusión tendenciosa del tema que están haciendo los miembros de la canalla mediática nacional, y muy especialmente dos de los medios digitales más conspicuos de la contrarrevolución venezolana como lo son venepress.com y panampost.com.

El primero de ellos, con un artículo (11) en el cual, dando como un hecho irrebatible las acusaciones de Pence, destaca la opinión de un “sesudo analista” venezolano de nombre Carlos Luna, que considera que “el gobierno venezolano, con el presunto financiamiento de la caravana, estaría tratando de crear un problema estructural de seguridad en territorio estadounidense” (¿!); así como también destacando una proposición del diputado Juan Guaidó, tendiente a promover una investigación legislativa del presunto financiamiento.

El segundo, con un auténtico bodrio cuyo título y subtítulo, escritos al parecer con extremo entusiasmo, lo dicen todo: “Caravana hacia EEUU, posible detonante de intervención en Venezuela” y “Dice Trump que la caravana que va a su país representa una emergencia nacional y debe haber una respuesta urgente. Y el vicepresidente Pence dice que es Venezuela el país que financia esa caravana” (12); rematando con la más que “sesuda” opinión de ese redomado pillo que es Diego Arria, quien conociendo muy bien a Trump (¿!), según el articulista, dice nada más y nada menos que “el presidente de Estados Unidos podría justificar una intervención en Venezuela, para deponer a Maduro, con el éxodo masivo y la crisis de refugiados”.
No tengo la menor duda sobre que la frustración de no haber podido derrotarnos hasta ahora, después de casi un sexenio de aplicarnos una intensísima guerra de cuarta generación, los tiene totalmente desesperados. Tampoco tengo dudas sobre la efectividad de nuestra unión cívico militar para resistir cualquier tipo de agresión; pero como guerra avisada también mata soldados, es necesario mantenernos en alerta máxima.
¡Hasta la Victoria, Siempre!
¡Patria o Muerte!
¡Venceremos!
(1) https://es.wikipedia.org/wiki/Caravana_de_migrantes_hondure%C3%B1os_rumbo_a_Estados_Unidos
(2) https://actualidad.rt.com/actualidad/293231-claves-entender-caravana-migrante-eeuu
(3) https://www.laiguana.tv/articulos/362018-segunda-caravana-migrantes-centroamerica-eeuu/
(4) https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45883701
(5) https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45902671
(6) https://actualidad.rt.com/actualidad/293330-pentagono-enviar-cientos-tropas-frontera-mexico?utm_source=browser&utm_medium=push_notifications&utm_campaign=push_notifications
(7) https://www.abc.es/internacional/abci-fernando-cutz-trump-esta-dispuesto-intervencion-multilateral-venezuela-201810210258_noticia.html
(8) https://venepress.com/article/Claves-Caravana-de-inmigrantes-y-el-posible-financiamiento1540417033322
(9) https://www.laiguana.tv/articulos/362351-maduro-mike-pence-caravana-mensaje/
(10) https://cnnespanol.cnn.com/2018/10/24/caravana-migrantes-trump-admite-no-pruebas-denuncia-infiltrados-medio-oriente/
(11) https://venepress.com/article/Claves-Caravana-de-inmigrantes-y-el-posible-financiamiento1540417033322
(12) https://es.panampost.com/orlando-avendano/2018/10/24/caravana-eeuu-vzla/

Caracas, octubre 25 de 2018
celippor@gmail.com