Palestina

La Resistencia Palestina ha vencido, el ente sionazi ha perdido y Lieberman ha caído

Cuando un asesino es capturado el público se felicita. Los mercenarios del ente sionazi han cometido todo tipo de crímenes a lo largo de 70 años de ocupación de Palestina, pero en esta ocasión, su asalto el 11 de noviembre, cuando se escondían en tres coches mientras entraban en Gaza fueron descubiertos y cometieron un asesinato y causaron varios heridos, pero la respuesta de la Resistencia en todas sus tendencias fue, primero perseguir a los asesinos causándoles un muerto que tenía el grado de general y varios heridos; mientras la aviación sionazi se lanzaba con todos sus medios a la protección de los criminales. El intento de vejación fracasó, tuvieron que huir, y el bombardeo fue respondido con 460 proyectiles por la Resistencia Palestina.

Gaza sufrió una vez más a manos de los sionazis, pero su capacidad de respuesta ha sido de tal calibre que la defensa del ente israelí, conocida como Cúpula de hierro, ha sido desbordada, apenas pudo detener unas decenas de proyectiles, mientras que más de 400 impactaban en sus objetivos, los asentamientos de colonización desde la frontera hasta el interior alejado.

A la derrota de los sionazis en este combate ha seguido internacionalmente su imagen de criminales: doble derrota de quienes rompen los acuerdos de paz y se burlan de todos los derechos humanos, de las leyes internacionales y se han proclamado racistas y xenófobos en su Ley de la nación.

Las pérdidas importantes, y ésta lo ha sido, suponen siempre cambios importantes, y por lo pronto el sionazi Lieberman, ministro de asuntos militares del ente israelí, ha caído. Si aprenden la lección o no dependerá de la reacción interna, pero también de la internacional, pues la Resistencia Palestina ha hecho su mejor papel y ha logrado hacer retroceder a la 4ª potencia mundial de las armas. Un ejemplo. Algo debe querer decir.

El doberman Lieberman quería más sangre, asaltos, bombardeos, y se ha ido perdedor gimoteando después de haber matado, actitud clásica en el sionazismo, pero que aquí sus gimoteos rebelan su derrota.

¿Habrá entre los pilotos del ente sionista, esos que bombardean a la población civil de la cárcel más grande del mundo creada por el ente al que sirven, habrá alguno que piense y sienta como un ser humano tras haber dejado caer las bombas sobre niños y niñas en colegios, sobre familias en la calle o en sus casas, sobre pescadores, sobre agricultores, sobre gentes que no tienen refugio? Nadie les pide que abandonen, nadie, ningún gobierno occidental se cuestiona su colaboración con el ente sionazi, parece que Alemania duda, que algún otro dice no volver a enviar le armas, pero ni a los pilotos, ni a Netanyahu y su gobierno, ni a quienes han ido a colonizar Palestina les ponen un ejército enfrente, vergüenza de la clase dominante que se entrega tan sumisa a Israel-EEUU para luego darse golpes de pecho.

Aprenda la ciudadanía del mundo en general, aprenda de la Resistencia Palestina, vean como defiende los derechos de su pueblo, y con ello defiende los derechos de todos los pueblos.