Salvadoreña condenada por aborto, recibe premio en Derechos Humanos en Suecia

La ciudadana salvadoreña Teodora del Carmen Vázquez después de pasar diez años de cárcel en El Salvador, recibió el premio de derechos humanos Per Agner 2018 en Estocolmo.

El premio Per Anger 2018 le fue otorgado a la salvadoreña, Teodora del Carmen Vásquez. Esta internacional distinción de carácter humanitario la entreaga el gobierno Sueco a instituciones o personas que se hayan destacado por su labor en favor de los Derechos humanos y el fortalecimiento de la Democracia.

La ceremonia tuvo lugar en Estocolmo en el teatro Göta Lejon.El acto se inició con una fanfarria a Carmen Vásquez, de Petter Carlson Welden, por el grupo musical de Södra Latin. Seguidamente se presentó un film sobre el diplomático Per Anger, por la representante de Forum för Levande historia, Ingrid Lomfors.

Asimismo, Sarah Dawn y Mauro Scocco, le brindaron una canción a la salvadoreña. Carmen Vásquez vestía un traje negro y un chal rojo. El teatro Göta Lejon estuvo completamente lleno, tanto de representantes de diversa instituciones como de estudiantes de Södra Latin.
Per Anger fue un diplomático sueco -1913-2002. Anger en la Segunda guerra mundial trabajó mucho en el rescate de los judios del nazismo. Su labor diplomática la compartió con su colega Raoul Wallenberg. Cuando los Nazistas ocuparon Hungría en marzo de 1944. Per Anger se encontraba en Budapest y tomó la gran decisión de su vida y por la humanidad. Fue un gran riesgo para este joven de 30 años. Él con su valentí salvó 10.000 judios. «La lucha por la justicia es sumamente necesaria» Él tuvo un compás interno en su alma por la humanidad.

Carmen Vásquez ha sido una luchadora en El Salvador por la despenalización del aborto. País donde dicha práctica es ilegal en todas sus formas. Desde 1998, en esta nación Centroamericana en su código penal y en su artículo 133 así lo establece « el que provocare un aborto con consentimeinto de la mujer o la mujer que provocare su propio aborto o consintiera que otra persona se lo practicare, serán sancionados con prisión de dos años»
Carmen Vásquez fue declarada culpable en su país por homicidio agravado después de perder su hijo. Esta mujer de 34 años y luchadora por el derecho de la mujer de decidir sobre su propio cuerpo. Fue condena a 30 años de prisión por parte de un Tribunal competente.

Finalmente, Vásquez cumplió una condena de diez años y diez meses, pues la Corte Suprema dictaminó que no habían suficientes pruebas en su contra, para demostrar que había tomado alguna medida para finalizar con su embarazo y, por lo tanto fue liberada.

Su encarcelamiento no le impidió seguir luchando por la justicia de las mujeres salvadoreñas. Ella durante diez años a activado su lucha por el derecho de la mujer a practicar el aborto.

El Colegio de médicos del Salvador y la Iglesia católica mantienen un posición de no moificar la ley penal y sostienen que debe ser penalizado el aborto con prisión. Por su parte, «las organizaciones Proaborto, exigen que sea modificada la ley penal y se permita la interrupción voluntaria del embarazo cuando es producto de violencia sexual o trata de personas, cuando el feto no tiene posibilidad fuera del útero, en caso de riesgo para la vida de la madre o cuando una niña resulte con un embarazo producto de una violación o estupro.»

Teodora del Carmen. ¿Qué significa para usted este premio?
—Significa el escudo para las 17 detenidas que todavía están bajo prisión. Es una»bandera» para seguir luchando. Algo que es claro. El gobierno no tiene intenciones de modificar la ley sobre el aborto. Mí lucha es lograr liberar a mis compañeras detenidas injustamente. Este premio no es un premio para mí. Es un símbolo para continuar por la Justica social de las mujeres. El Premio Per Anger es un reconocimiento para todas las mujeres que son discriminadas y humilladas. Nuestro trabajo no ha llegado a su meta pero ha contribuido a que sea conocido interna-cioalmente. En el Salvador se nos condena con jucios sin pruebas. Hay una violación de los Derechos humano, en este sentido ,en los Centros de reclusión. Mí lucha no ha sido fácil. La violencia del Estado no debe quedar en la impunidad.

Teodora de Carmen explicó que su trabajo está basado en diversos proyectos para establecer una ayuda práctica con las detenidas y con las mujeres de bajos recursos. La ayuda se orienta en lo jurídico, social, psicológico y comercial. La lucha también se da en contra las corrientes adversas y conservadoras. El Estado hace lo suyo y nosotras hacemos lo nuestro. La cárcel no me afecto desde el punto de vista moral pues siempre me he considerada inocente. Agradecemos la solidaridad de Suecia y los organismos que han estado cerca de nuestra justa lucha.

Teodora del Carmen Vásquez proviene de la región de Ahuchapán, El Salvador. Ella trabaja para la organización voluntaria TNT. Cuerpo que le brinda apoyo a las mujeres detenidas por medio de contactos familiares, jurídicos. Carmen con su trabajo trata de cambiar la mentalidad de la gente en cuanto al aborto e influir para que la ley sea revisada y analizada. Su actividad se extiende a la agrupación Ciudadana en El Salvador. Teodora no es sólo una mujer luchadora sino que está expuesta con su valentía al desafio del Estado Salvadoreño, quien posee los instrumentos de poder.

La Organización Ciudadana por la Discriminación del aborto informó que la Ley antiaborto en El Salvador a procesado la cantidad de 129 mujeres entre y 2011.
Precisó Teodora del Carmen Vásquez que ella con su lucha trata de esclarecer una pregunta de gran importancia como son los Derechos humanos de las mujeres. Ella se encontraba embarazada en su período de 9 meses y fue maltratada por un desconocido en una callle de su ciudad. Fue golpeada de forma brutal en el abdomen. Después de unos días sintió dolores en el estómago y se desmayó. En vez de llamar una ambulancia llamó a la polícia. Su hijo nació muerto. El resultado fue un proceso jurídico que la condujo a diez años de cárcel.

Como es sabido en El Salvador el aborto es ilegal en cualquier cirscustancia, sin excepción, e incluso en caso de violación o cuando la vida de la madre está en riesgo. Esta ley en este país, durante años, ha provocado una especie de «cacería de brujas» en la comunidad. Sí un familiar o médico sospecha que una mujer pudo haber cometido aborto. Llaman a las autorides y la detienen.

El Salvador, con una población de 6 millones de habitantes, las mujeres que practiquen el aborto o simplemente tengan un aborto espontáneo, enfrentan una pena de hasta 50 años de presidio. En 2016 el partido de izquierda Fente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) presentó un proyecto de ley, que podría permitir el aborto en caso de violación, cuando la víctima sea menor de edad o sea víctima de un tráfico humano, o cuando el feto sea inviable o para proteger la vida de la madre. Dicho proyecto presentó resistencia por parte de la iglesia católica salvadoreña y el partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (ARENA)

Por su parte, Morena Herrera, excoman-dante de la guerrilla marxista, quien dirige el Colectivo feminista de San Salvador, expresó que se mantiene firme en su lucha por las mujeres comunes y corrientes que se hallan en prisión y son «iguales a ella», pero se enfrentan a un futuro desconocido.
Apuntó que trabaja día y noche con muchas actividades, cooperando con mucha gente en diversas reuniones. Agregó:
!Siempre digo que vivo con urgencia!

Se tiene conocimiento que en 2016, la Polícia Nacional Civil de El Salvador registró 3947 denuncias de ofensas sexuales, de las cuales 1049 fueron casos de violación; 1873 de las víctimas eran menores o clasificadas como incapacitadas, según la Organización de mujeres salvadoreñas por la Paz (ORMUSA)
Asimismo, las estadísticas de El Salvador muestran que las mujeres detenidas bajo la Ley de aborto son de nivel social bajo y con poca formación educativa. El abogado Dennis Muñoz ha constatado como la ley castiga significativamente a las mujeres que viven en la pobreza; en tanto que algunas mujeres ricas son capaces de evadir la ley asisitiendo a clínica privadas y practicando el aborto de manera clandestina.

¿Qué dice la iglesia?
En un pronunciamiento hecho por Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco) «el aborto es lo mismo que lo que hacían los Nazis pero `con guantes blancos`, precisó que el aborto no es un derecho sino un crimen. Francisco rechazó -una vez más- la suspensión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvalguarda de otros derechos» Bergoglio apuntó que la «violencia contra la vida proviene del «miedo» a lo desconocido.
«Pensemos en la llegada de un niño enfermo. Esta situación puede ser dramática, por eso los padres deben ser apoyados para superar sus comprensibles miedos». Por otra parte, precisó el Sumo Pontífice «lamento que los padres en lugar de ser acompañados, a menudo reciben apurados consejos para interrumpir el embarazo.»
El Premio Per Anger lo han recibido : Sebastian Bakare, Zimbabwe, Rita Mahato, Nepal, Ales Bialiatski, Vitryssland y Yolanda Becerra, Colombia.