Iglesia de los Pobres en Nicaragua

Reafirmamos nuestra participación en el Proceso Revolucionario Nicaragüense

PRONUNCIAMIENTO

Nosotras y nosotros, como Iglesia de los Pobres en Nicaragua representada por Comunidades Eclesiales de Base de Managua, Estelí, Nueva Segovia, Somotillo, Rivas; Pueblos Indígenas de Matagalpa; Comunidades Evangélicas; organizaciones populares y movimientos sociales; haciendo memoria de los 40 años de la caída en combate de nuestro hermano y compañero Gaspar García Laviana, y acompañados del Espíritu de San Romero de América y los Mártires Felipe y Mary Barreda, suscribimos el siguiente pronunciamiento.

Reafirmamos nuestra participación en el Proceso Revolucionario Nicaragüense como consecuencia de nuestra Fe en el Dios de los Pobres y nuestra convicción que “la liberación de un pueblo oprimido es parte integrante de la redención total de Cristo” (Gaspar García Laviana)

Condenamos enérgicamente las acciones coordinadas de grupos políticos, oeneges, sectores de la jerarquía católica, la cúpula empresarial y el gobierno de los Estados Unidos que, por medio de la violencia, intentaron derrocar a un gobierno legítimamente electo por el Pueblo de Nicaragua. Acciones que incluían el bloqueo de la libre circulación con los tranques de la muerte, secuestros, torturas, violaciones, asesinatos, profanación de cadáveres y la destrucción de propiedad pública y privada; causando la lamentable pérdida de vidas humanas y daños en la economía que afectan sobre todo a los más pobres.

Respaldamos la denuncia realizada por las Comunidades Eclesiales de Base San Pablo Apóstol de los barrios orientales de Managua en la que se revela la participación de un obispo católico en la conspiración y articulación de estos grupos políticos en el intento fallido de golpe de estado, y la solicitud hecha al Papa Francisco para que retire a dicho obispo de sus funciones. Consideramos que, con esto, algunos obispos de la Conferencia Episcopal se han auto inhibido como posibles mediadores en cualquier proceso de Diálogo futuro que pueda llevarse a cabo. Ya no vamos a escuchar sus palabras engañosas, porque sólo cuentan “las visiones de su propia imaginación y no lo que sale de la boca de Yavé” (Is.23,16).

Exigimos al Estado de Nicaragua que haga justicia a todas las víctimas y sus familiares y al pueblo en general de la intentona de golpe de estado, procesando a todos aquellos a los que se les demuestre su participación en actos de terrorismo, crímenes, secuestros y destrucción de la propiedad pública y privada. No aceptamos que haya personas que gocen de impunidad, ya sea por su posición privilegiada de clase social o por su pertenencia a grupos de poder.

Respaldamos el Proyecto Revolucionario del gobierno del FSLN que ha significado el paso de condiciones de vida inhumanas para los más pobres a condiciones de vida más humanas con educación y salud gratuitas, mejoramiento de las capacidades productivas, títulos de propiedad, techos dignos, esparcimiento sano y seguro entre muchos otros signos de Vida y Liberación de los que hemos sido testigos y protagonistas.

Urgimos al gobierno que preside Daniel Ortega a profundizar en la implementación de medidas estructurales que permitan una distribución equitativa de la riqueza e impidan la acumulación desenfrenada de las élites y, de esta manera, disminuir la brecha entre los pocos que tienen mucho y los muchos que no tienen nada. En ese sentido aplaudimos las nuevas políticas de alianza que ha implementado el gobierno en las que se prioriza a la micro, pequeña y mediana empresa y al sector cooperativizado, reconociendo a estos como los principales agentes económicos que generan la riqueza de nuestra nación.

Apoyamos todo esfuerzo por generar una Cultura de Paz y Reconciliación entre las Familias Nicaragüenses. Nos sentimos llamados a trabajar por la Paz y contribuir con su protección, ya que, trabajar por la paz es construir un mundo más fraternal, más solidario y más respetuoso con toda la creación. ¡Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios! (Mt 5, 9)

Como cristianos nos comprometemos a mantenernos articulados y organizados para defender las conquistas que ha logrado la Revolución Sandinista en favor de las clases populares y trabajar con todo nuestro empeño para que se profundice aún más la Revolución.

“En las diversas coyunturas políticas lo que interesa es el pueblo pobre”
(San Romero de América)

¡Entre Cristianismo y Revolución… no hay contradicción!

¡Con Fe y Esperanza el pueblo Avanza!

Dado en Managua, Nicaragua, a los quince días del mes de diciembre del año dos mil dieciocho. Año del 40 aniversario de la Resurrección de Gaspar García Laviana.

• Comunidad Eclesial de Base San Pablo Apóstol (Colonia 14 de Septiembre)
• Comunidad Eclesial de Base Oscar Arnulfo Romero (Colonia Primero de Mayo)
• Comunidad Eclesial de Base Buena Nueva (Barrio Enrique Gutiérrez)
• Comunidad Eclesial de Base Adolfo Reyes (Barrio del mismo nombre)
• Comunidades Cristianas de Rivas, Tola y San Juan del Sur
• Comunidades Eclesiales de Base, Región I. Casa Regional, Estelí
• Centro de Educación y Promoción Agraria (CEPA) Matagalpa
• Pueblo Indígena – Matagalpa. Unidos Por la Causa de los Pobres
• Colectivo Mística y Revolución
• Coordinadora Social