Nueva baja agudiza división de mayor partido neoliberal en Perú

Prensa Latina    09.Ene.2019    Opinión

La renuncia del presidente del parlamento al mayor partido neoliberal de Perú intensifica hoy las versiones y pronósticos de la división del grupo, sumido en la impopularidad, y la disgregación de su bancada legislativa mayoritaria.

El partido Fuerza Popular (FP), golpeado por la prisión preventiva de su jefa, Keiko Fujimori, rompió con el titular del Congreso de la República, Daniel Salaverry, cuya censura o destitución pidió ayer, tras un distanciamiento iniciado cuando él pidió licencia como miembro de FP para ejercer el cargo en forma independiente.

Ante la moción de censura, que acusa al titular del ótgano legislativo de abusar de su cargo, incumplir el reglamento (contra adversarios de FP) y dispensar un trato inadecuado a FP, referencia a que Salaverry ha actuado con firmeza ante desbordes fujimoristas.

Salaverry respondió hoy anunciando en una entrevista televisiva su renuncia al partido neoliberal y señaló que ‘Por dignidad no puedo quedarme en un partido en el que me han insultado y quieren censurarme’, explicó.

Dijo que los ataques comenzaron después que decidió aplicar un fallo del Tribunal Constitucional, que permite la creación de nuevas bancadas y la migración de legisladores renunciantes de las existentes, contra una ley que les limita sus derechos para impedir fugas en la de FP.

La medida iba a traducirse en una recomposición de comisiones importantes como las de Acusaciones Constitucionales, Ética y Permanente, en las que perdería mayoría el FP, lo que este busca evitar impidiendo que haya más bancadas.

Salaverry, cuya conducción es distinta a la de presidentes anteriores de FP, cuyos críticos consideran sectaria y prepotente, dijo que tiene el apoyo de muchas bancadas, mientras la moción de censura la firman solo 35 de los 130 legisladores, casi todos fujimoristas.

La votación permitirá verificar si son ciertos los trascendidos y comentarios sobre la inminente disgregación de la bancada que comenzó en 2016 con 73 congresistas.

Esa cifra, que se ha reducido a solo 60 que, sumados a los cuatro de su pequeño aliado, el Partido Aprista, no alcanzaría para defenestrar a Salaverry, pues en las demás bancadas la moción no tiene apoyo, y sufriría una severa derrota política que puede ser mayor si alcanzan menos de 64 votos

En ese contexto, un medio electrónico crítico del fujimorismo publicó una lista de una decena de legisladores, casi todos de FP, que formarán una nueva bancada conservadora.

Además, el grupo de seguidores de Keiko Fujimori, hermano discepante de Keiko, cree posible sumar a sus filas a cinco legisladores actuales de FP, donde más de 80 por ciento son solo aliados del partido mayoritario.