Derrotado, aislado y sin horizonte mayor partido neoliberal de Perú

Prensa Latina    14.Ene.2019    Opinión

Pocos apuestan hoy por el futuro del partido neoliberal Fuerza Popular (FP), después que tuvo que rehuir una medición de fuerzas que había planteado y que pudo poner en evidencia su debilidad y una segura derrota.

La organización peruana que encabeza la encarcelada Keiko Fujimori, sumida en una grave crisis, retiró una moción de censura o destitución que había presentado con vehemencia contra el presidente del parlamento, Daniel Salaverry, elegido como miembro de FP.

El motivo alegado fue el supuesto incumplimiento del reglamento del Congreso de la República por parte de Salaverry ante ataques de un legislador contra FP, lo que fue presentado como una cuestión de honor y dignidad por el que valía la pena arriesgar un revés.

La respuesta de Salaverry fue renunciar al partido, como culminación de una creciente discrepancia porque se negaba a someter su desempeño a FP, y tras él hicieron lo mismo otros cuatro legisladores, a los que se hubieran sumado ayer otros en la frustrada votación de la censura.

Aunque la secretaria general de FP, Luz Salgado; y el vocero parlamentario del partido, Carlos Tubino, dijeron que, en aras de los intereses del país y de la democracia retiraban la moción de censura, casi todos los analistas señalan que el motivo real era la cuenta de los votos, cuyo resultado perfilaba una severa derrota.

Diversos analistas señalan que, igual, el desenlace fue un duro revés, y FP solo evitó desnudar la pérdida de su fuerza numérica, que se ha reducido de una mayoría aplastante de 73 votos sobre un total de 130 legisladores, hasta solo 56.

Los pronósticos coinciden en que la crisis y la impopularidad del fujimorismo darán lugar a nuevas y constantes renuncias de legisladores, considerando que más del 80 por ciento de ellos no son militantes de FP sino invitados por afinidades.

De inmediato, las bancadas progresistas de Nuevo Perú y Frente Amplio dieron por terminada la hegemonía de FP en el Congreso de la República y demandaron la reconfiguración de las claves comisiones parlamentarias, cuya luz verde requieren los proyectos para su debate en el pleno, y de la junta directiva.

En ese panorama pocos apuestan por el futuro de FP y el semanario Hildebrandt en sus 13 señala con dureza que ‘El fujimorismo ha entrado en el ciclo terminal de una hegemonía purulenta que avergonzó al país’.

Para el analista Juan de la Puente la crisis del partido de la hija del exgobernante Alberto Fujimori -condenado a prisión por crímenes de lesa humanidad y corrupción- es tal que su objetivo es no sufrir más daños y evitar su desaparición.

Más gráfica fue la comentarista de centro-derecha Rosa María Palacios, quien dijo que el fujimorismo puede compararse con una gallina decapitada, que corre sin control ni otro destino que no sea el de terminar de morir.