Europa

Laboristas británicos dispuestos a apoyar otro referendo sobre Brexit

Prensa Latina    09.Feb.2019    Europa

El líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, señaló hoy que su formación respaldará la celebración de un segundo referendo sobre el Brexit, si el plan del gobierno británico es rechazado nuevamente y no son convocadas elecciones anticipadas.
Durante declaraciones ofrecidas en Coventry (centro), el político criticó a la primera ministra Theresa May por aferrarse a un acuerdo para la salida de la Unión Europea (UE) que fue rechazado por la Cámara de los Comunes el 15 de enero.

Asimismo, acusó a la líder tory de amenazar con una posible separación sin acuerdo para fomentar el miedo y garantizar la aprobación del convenio defendido por ella. También la culpó de poner al país al borde de un abismo y pensar solamente en la estabilidad de su administración y del Partido Conservador.

Corbyn afirmó que si, después de nuevas negociaciones con los directivos de la UE, el pacto modificado no es aprobado por el parlamento británico, entonces deberían ser convocadas elecciones generales.

Si eso no sucede, los laboristas apoyarán la celebración de un segundo referendo, indicó.

No obstante, instó a May a respaldar su propuesta de que el Reino Unido continúe en una unión aduanera con el bloque, con una estrecha alineación con el mercado único y compromisos claros sobre la futura participación británica en agencias de la UE.

En enero, la Cámara de los Comunes rechazó de manera contundente el convenio para el Brexit y sometió a la jefa de Gobierno a una moción de censura.

May superó ese recurso, pero debió aceptar varias enmiendas de los diputados, entre ellas una que exige cambiar el plan para evitar una frontera rígida con Irlanda, a lo cual se opone la UE.

El pacto descartado por los parlamentarios británicos disponía la permanencia del Reino Unido en un territorio aduanero único con el bloque hasta que se firmara un tratado comercial definitivo.

En caso de que no se llegara un consenso en temas como la frontera con Irlanda- aún pendiente de una solución eficaz-, entraría en vigor un medida de contingencia que establecería normativas distintas para Irlanda del Norte y el resto del país.

Dicha propuesta es criticada por partidarios y detractores del divorcio por considerar que no respeta la integridad del Reino Unido y lo mantiene en total dependencia de la UE, pero Bruselas se niega a renegociar.