“Vientos de Liberación y Cambio” libro de la mexicana Kaisia Martínez Mercado en Suecia

“Quiero transmitir la historia de los luchadores y constructores de Nuestra América”

La presentación del libro: “vientos de liberación y cambio”, efectuada el domingo 10 de marzo pasado en la Casa de la literatura de Gotemburgo, ha sido calificada por los organizadores de exitosa, con la presencia de la escritora mexicana Kaisia Martínez Mercado, invitada por la Casa de la literatura de Gotemburgo (Göteborgs Litteraturhus) y la entidad ideal Majornas Samverkansförening.

La escritora mexicana Kaisia Martínez Mercado, en su encuentro con Liberación dijo convencida que su mayor anhelo. es transmitir la historia de los luchadores y constructores de América Latina. Ese compromiso y su obra desarrollada por el ejemplo de la revolución cubana, han generado, con su visita a Gotemburgo y Malmö, dos importantes ciudades de Suecia, expectativas en el terreno cultural sueco-latinoamericano.

¿Cuál es el motivo de su visita a Suecia?
Mi libro fue publicado en Cuba en 2014, y se ha ido distribuyendo en librerías de la isla. Rubén Álvarez, exiliado argentino en Suecia, viajó a Cuba y adquirió mi libro, le pareció interesante que alguien de mi generación escribiera sobre los acontecimientos de Nuestra América durante las décadas de efervescencia revolucionaria, lo que condujo a la imposición de dictaduras de seguridad nacional que obligaron a miles de militantes a salir de sus países para poder sobrevivir. De tal forma que logró ponerse en contacto conmigo e invitarme a presentar mi libro en Gotemburgo.

¿Qué importancia le otorga Ud. a la presencia de los latinoamericanos en Suecia?
No imaginé encontrar a tantos refugiados latinoamericanos de aquellos años en Suecia. Me parece que fue uno de los países que más se solidarizó frente a la imposición del terror que llevaban las dictaduras en los años setenta del siglo pasado. He podido conversar con compañeros de distintas nacionalidades, así como de tendencias políticas que me han permitido recrear un poco lo que fue el exilio.
Para muchos el exilio fue una pesadilla histórica…
En nuestros países se dio un vacío acerca de aquellas décadas, se impuso un olvido colectivo frente a los acontecimientos políticos, y uno de mis objetivos ha sido justamente poder recuperar la memoria histórica, concientizar a nuestras sociedades acerca de la existencia de grupos políticos que buscaron transformar las condiciones de vida del pueblo latinoamericano, que si bien tenían distintas tácticas de lucha, se emparentaban por sus objetivos.
Considero que una preocupación general de aquellos a los que nos interesa esa historia y la construcción de un tejido social que nos permita avanzar hacia sociedades justas y dignas, es la apatía generalizada de las nuevas generaciones frente a las problemáticas actuales que aquejan en el mundo. Y es en este sentido donde veo la importancia de realizar eventos que logren aglutinar y reencontrar a los latinoamericanos en estas tierras. No solo a los que llegaron hace ya algunas décadas, sino también a las nuevas generaciones que son herederas de las luchas de sus padres.

Hablemos de su libro: vientos de liberación y cambio
Mi libro tiene como objetivo mostrar el impacto del pensamiento de la revolución cubana respecto a los procesos revolucionarios del resto de América Latina y el Caribe. Sin embargo, no me limité a mostrar este impacto en las décadas de efervescencia revolucionaria (1960-1970), sino que busqué mostrar esa presencia incluso en los procesos que tuvieron lugar en las últimas décadas del siglo XX e inicio del siglo XXI.

¿Por qué justamente Cuba?
Para mi, Cuba ha sido un elemento de suma importancia y de un significado trascendental ya que mi hermana tuvo la oportunidad de ser becada de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas (ELAM) lo que la llevó a formar parte de la sociedad cubana por casi siete años. De tal forma que los vínculos entre Cuba y mi familia fueron bastante fuertes y cercanos. Yo decidí estudiar piano en La Habana durante el 2002, y esa experiencia me permitió conocer de cerca lo que es el socialismo cubano, pero también el acercamiento con estudiantes de diversas nacionalidades latinoamericanas que nos encontramos en los estudios de arte, ya sea de pintura, música o danza. Para ese momento yo había ingresado en México a la licenciatura de Estudios Latinoamericanos, razón por la cual estar en ese ambiente me permitió reafirmar mi interés y gusto por nuestra cultura, historia, política, economía y demás ámbitos.

¿De qué manera marcó en tu vida la influencia de la Revolución Cubana?
En la década de 1960 en México, se gestó un movimiento estudiantil dentro de la entonces Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México, el cual buscaba romper con la visión empresarial de la arquitectura que se imponía desde la Dirección. El 11 de abril de 1972 dio inicio un largo proceso de lucha académico-política que culminó con su reconocimiento en 1974, y con la aprobación de un nuevo Plan de Estudios en 1976 que establecía un enfoque social de la arquitectura.
Además se reconoció la autonomía de éste dentro de la Escuela. En este contexto mis padres ingresan a la Universidad y se inmiscuyen en el proceso de cambio en la enseñanza. Y a partir de entonces siempre han buscado establecer lazos solidarios con las organizaciones que luchan por la construcción de sociedades que rompan con la lógica de explotación del sistema capitalista. Esto es importante en mi formación porque crecí en un ambiente familiar con valores distintos, donde el referente de Cuba y su revolución era cotidiano, o la música latinoamericana de protesta se escuchaba diariamente, donde los nombres de Sandino, Fidel, Che, Camilo, Haydée se escuchaban y se hacían un referente en la historia que mi hermana y yo conocimos de los pueblos latinoamericanos.
Es a partir de toda esa formación que me surgió el interés de realizar mi investigación de tesis para titularme de la licenciatura acerca del pensamiento de la revolución cubana y su impacto en el resto de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

¿Y cuál es su enfoque, sobre aquella corriente política?
El libro se compone de cuatro momentos, el primero de éstos es el establecimiento de los elementos esenciales del pensamiento de la revolución cubana. En este apartado se hace un análisis del pensamiento y las aportaciones que José Martí realizó desde su época, a finales del siglo XIX, para luego trazar la conexión entre su pensamiento y los planteamientos de Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara, así como del Movimiento 26 de Julio.
El segundo momento, y a mi parecer el más difícil de escribir, es el referente a las luchas revolucionarias de Nuestra América en las décadas de 1960, 1970 y 1980.
La intensión de este apartado fue transmitir la efervescencia revolucionaria, las escisiones y fracciones de los distintos movimientos, las contradicciones internas, las distintas tácticas de lucha que se establecieron, pero al mismo tiempo, mostrar cómo el continente entero se levantaba en armas y se generaron protestas reclamando justicia.
El tercer momento y apartado está dedicado a la explicación de la derrota de los movimientos y el triunfo del sistema capitalista, en su etapa neoliberal. De tal manera que las resistencias tuvieron que cambiar de táctica, dejaron las armas y adoptaron la lucha institucional mediante la integración a la vida electoral. Pero también se habla de la heroica lucha que enfrentó el pueblo cubano con la caída del bloque socialista, y con éste, del 85% de todo su comercio, se enfrentaron a lo que se conoce como “periodo especial”.
Y finalmente se establece el cuarto momento, enmarcado dentro de la lucha electoral en América latina , que tuvo como resultado el ascenso de la izquierda partidaria a puestos de gobierno que permitió la acumulación de fuerzas sociales que irrumpieron en el escenario político nuevamente, dándose una tendencia que incluso logró llegar a la presidencia con el respaldo de los sectores populares. Y es en este apartado cuando realizo un análisis de los caso de Venezuela, Bolivia y Ecuador, así como los proyectos de integración latinoamericana como alternativa frente al advenimiento imperialista.
De esa forma es que a lo largo del libro se pueden ver los distintos momentos en los que Cuba ha tenido presencia importante en Latinoamérica.
No solo por su libro, su participación personal en defensa (en su momento) por la libertad de los ”
“5 héroes cubanos en Estados Unidos” y otras vinculadas con la solidaridad internacional, tiene usted algún compromiso político en su país.?
Más que defender a Cuba, lo que intento es dar una visión amplia de lo que fue y ha sido la revolución cubana, así como ver el impacto que ha tenido en los países latinoamericanos, hasta hoy en día, cuando se habla de revolución cubana, por lo general se imagina únicamente el periodo armado de 1953 a 1959, sin embargo es un proceso en continua construcción. Y es justo desde esta perspectiva que se puede entender el papel que jugaron los cinco héroes.
Soy profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México, y más allá de un compromiso político con mi país, considero que tenemos una deuda con los miles de hombres y mujeres que han luchado por la construcción de una América unida y libre. Quiero transmitir a mis estudiantes la historia que en los colegios es olvidada, la historia de los luchadores y constructores de Nuestra América, como dijera Martí, que logren entender de dónde venimos para que comprendan nuestro presente y adopten una postura crítica frente a la realidad. Me gustaría aportar en el rescate de la memoria histórica y colectiva como ya mencioné, ser parte de la resistencia frente a la avalancha neoliberal, que cada día nos fragmenta más como sociedades, y pensar en alternativas viables dentro de los contextos actuales.

¿Cómo resumiría usted la actual situación mexicana con la presidencia de López Obrador?
México tiene, lamentablemente, la suerte de estar situado al sur de Estados Unidos, es por esta condición geográfica que siempre hemos jugado un papel importante dentro de la defensa de lo que Estados Unidos llama “su esfera de seguridad nacional”. Mientras en otros países se impusieron dictaduras de corte cívico-militares, mi país se desarrollaba en una aparente democracia. Pero en ese momento histórico, se dio lo que se conoce como “guerra sucia”, de manera velada se eliminaron cada uno de los brotes revolucionarios que se gestaban en mi país, arrasando por completo con cualquier evidencia de inconformidad que pudiera presentarse. Solo habría que recordar la masacre perpetuada a los estudiantes en la plaza de Tlatelolco en 1968, para que no existiera inestabilidad en el país, y de esa forma se desarrollaran “limpiamente” las olimpiadas del mismo año.
Ahora con la llegada de López Obrador a la presidencia no sé si se vaya a dar un cambio real en la política. He estudiado más a fondo cuestiones referentes al Estado, el poder político, los gobiernos progresistas que surgieron en el resto de América Latina con el nuevo siglo, y las luchas de los movimientos sociales y esos estudios me han permitido entender realmente de qué se trata la “gobernabilidad democrática”. Ya no hay un peligro comunista, se pudo dar una apertura política siempre y cuando las distintas tendencias que accedieran al gobierno dejaran intacto el proyecto neoliberal. Si bien podrían darse algunos programas dirigidos a saldar deudas sociales en el ámbito educativo, de salubridad, vivienda, producción, entre otros, realmente esos programas no garantizan la redistribución de la riqueza de una manera equitativa y justa. López Obrador tuvo que pactar con sectores de la burguesía nacional y empresarios para poder llegar a convertirse en el actual presidente de México, y seguramente tuvo que prometer no tocar los intereses de estos sectores. y posiblemente los de los Estados Unidos de Norteamérica. Habría que esperar un poco para poder generar una opinión más objetiva de su gobierno, pero que por las actuales condiciones regionales, me parece que no sería muy optimista.

Al tiempo de agradecer por esta oportunidad, de poder conversar sobre sus inquietudes, ¿qué encuentra usted, sí le pido dirigir su mirada hacía los países de Suramérica?
Si miramos a los países que tuvieron gobiernos progresistas con un peso importante para la región, casi en su totalidad ha regresado la derecha. Veo con tristeza la elección de Bolsonaro en Brasil o Macri en Argentina y cómo han ido desarticulando los proyectos sociales construidos por sus antecesores. Los principales representantes de esta izquierda progresista están envueltos en escándalos de corrupción y siendo acosados por los medios de comunicación. Pienso que se está preparando el terreno para la eliminación total de la revolución bolivariana en Venezuela, el gobierno de Evo en Bolivia, y obviamente para la destrucción de la revolución cubana. Lo que venga en un futuro está en gran parte, condicionado por la respuesta de estos pueblos en defender lo que por años se ha construido, e incluso a radicalizar sus posturas frente al acoso e intervencionismo del imperialismo norteamericano. Es entonces de gran importancia difundir la historia para analizar el presente y construir un futuro mejor no solo para nuestros pueblos latinoamericanos sino para nuestro mundo.

Ah, antes de despedirnos…viene otro libro?
En la actualidad estoy preparando la publicación de mi próximo libro que habla sobre el papel de los movimientos sociales en la transformación del Estado, tomando como estudios de caso el gobierno del PT y el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en Brasil y el Movimiento indígena-campesino y el gobierno de Evo Morales en Bolivia.

Yo soy Kaisia Martínez Mercado
y vengo de México

Maestra en Estudios Latinoamericanos, por el Programa de Posgrado de Estudios Latinoamericanos de la UNAM. Obtuve el grado con mención honorífica en febrero del 2018 con la tesis “El papel de los movimientos sociales en la transformación del Estado. Los casos de Bolivia y Brasil”.
Para esta investigación realicé una estancia en Brasil en la Universidade Estadual Paulista “Júlio de Mesquitas Filho” UNESP Campus de Marília de la ciudad de San Pablo, Brasil. Actualmente soy profesora de asignatura A interina en el Taller UNO de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Ingresé desde el año 2007. Imparto las materias de Teoría de la Arquitectura, Historia de la Arquitectura en diversos semestres, Taller de Investigación, así como Seminario de Titulación.
En 2016 fui seleccionada para el archivo digital de la 15. Exposición Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia, con la colaboración del Arq. Rubén I. Hernández Garrido.
En el 2014 publiqué por la editorial Abril (Cuba) el libro titulado Vientos de liberación y cambio: la Revolución cubana en América Latina, el cual fue presentado en la Feria Internacional del Libro en La Habana, Cuba. En 2013 fui electa representante estudiante de la Maestría en Estudios Latinoamericanos ante el Comité Académico del Programa de Posgrado en Estudios Latinoamericanos de la UNAM; con una duración de tres años. En 2012 tomé el Diplomado Historia, pensamiento y problemáticas contemporáneas de América Latina, en la UACM, con duración de un año.
En el 2008 obtuve el Premio al Servicio Social “Dr Gustavo Baz Prada 2008″ como la prestadora de Servicio Social más desatacada y por mi participación en programas con impacto social de la carrera de Estudios Latinoamericanos de la Facultad de Filosofía y Letras. He participado activamente dentro del área de Historia, Teoría e Investigación en el proceso de revisión del Plan de Estudios de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Me he mantenido actualizada en mis estudios a través de la profundización de conocimientos mediante cursos, seminarios y diplomados que he tomado en diversas instituciones, centrados principalmente en Historia y Ciencias Sociales, tanto de México como de América Latina en general. Además he impartido cursos y diplomados de Historia Latinoamericana y de México para profesores en la UNAM; así como he participado en Coloquios, Simposios y Talleres a nivel nacional e internacional como ponente sobre la temática de la relación de los movimientos sociales en la reconfiguración estatal en algunos países latinoamericanos como Bolivia y Brasil.