En este dialogo fecundo donde aprendemos y enseñamos, reivindicamos el consenso.

Comunicación Revolucionaria

jose amesty    16.Abr.2019    Opinión

La comunicación, propicia el dialogo de saberes, entendido como la capacidad que posee cada ser humano, acerca de saberes adquiridos producto de sus experiencias y aprendidos de sus antepasados. En este sentido, nadie es ignorante, todos tenemos algo que enseñar, todos tenemos capacidad para dialogar sobre temas específicos. Se valora el saber previo adquirido por el ser humano.

COMUNICACION REVOLUCIONARIA

Lic. José A. Amesty R.

A proposito del día de la Comunicación Popular en Venezuela. En todo proceso revolucionario, incluido el nuestro, la comunicación es un hecho importante y vital para dicho proceso. Es necesario que los medios de comunicación de la oposición y los nuestros, reconsideren algunas ideas en torno al tema de la comunicación.

La comunicación, propicia el dialogo de saberes, entendido como la capacidad que posee cada ser humano, acerca de saberes adquiridos producto de sus experiencias y aprendidos de sus antepasados. En este sentido, nadie es ignorante, todos tenemos algo que enseñar, todos tenemos capacidad para dialogar sobre temas específicos. Se valora el saber previo adquirido por el ser humano.

En este dialogo fecundo donde aprendemos y enseñamos, reivindicamos el consenso.
Es decir, buscamos ponernos de acuerdo, en torno a un tema. Es difícil ponernos de acuerdo, pero no es imposible. En todo proceso comunicativo, siempre hay que hacer un esfuerzo por ponernos de acuerdo.

A su vez, en esta discusión, que no es una pelea, sino un dialogo donde buscamos convencer con argumentos sólidos y certeros, poniendo el énfasis en la fuerza del argumento, es decir, en las razones que validan cualquier razón que se discute.

En esta discusión, que pudiera ser colectiva, propiciamos la cultura del debate, de la discusión con argumentos. Debatimos las ideas y las razones por las cuales defendemos alguna posición, y no tratamos de imponer nuestro criterio.

Estos son elementos básicos de la comunicación en revolución, todo revolucionario está llamado a conocer y practicar éstos, propiciando una buena comunicación. La oposición más que otro sector necesita valorar estos principios.

Los Medios de Comunicación en Venezuela
El papel de los medios de comunicación venezolanos en el actual proceso revolucionario, es atípico, y servirá como muestra de lo que NO debe hacer un medio de comunicación.
Los medios en Venezuela han usurpado el papel que siempre han tenido los partidos políticos. Los primeros han violentado su código de ética, al sesgar los hechos noticiosos en actitud antipatriótica, conspirando en contra de la Constitución de la República, del Estado de Derecho y agrediendo los hogares del país, promoviendo el odio, el miedo, la angustia, y el pánico en la población.
Las televisoras comerciales, han sido acusadas por el pueblo venezolano de convertirse en instrumentos permanentes de propaganda de una tendencia política, cuyo único objetivo es derrocar al gobierno actual.
Han violado múltiples artículos del Código Civil Penal, de la LOPNA y del Código de Ética periodístico; han incitado a cometer delitos y actos insurreccionales; han alentado a perturbar la paz de funcionarios del Estado y de la Milicia promoviendo cacerolazos.
Además de la campaña permanente de descalificaciones, contra el sector oficialista catalogándolos de (lumpen, hordas, turbas, sin dientes, etc.) y comparaciones despectivas (la “hermosa sociedad civil” vs. “los chavistas” u “oficialistas”) que no han dejado de llevar a cabo.
Los medios de comunicación, algunos de ellos antes educadores y acompañantes de nuestros ratos de esparcimiento, se han convertido en opositores del proceso de cambio que se está estableciendo en el país.
La participación, sobre todo de los canales de TV, al poner el medio al uso exclusivo del envenenamiento de la población, la subversión, la manipulación, la propaganda subliminal dirigida a jóvenes y niños, para manipularlos y destruirles la mente. Haciendo propaganda de guerra y utilizando mensajes subliminales prohibidos, incitando a la violencia, odio, resentimiento y miedo.
Las cuñas dirigen su lenguaje e imágenes a los afectos, a la emotividad. Es exceso de información proclive al terror, con expresiones o declaraciones al estilo de “estamos al borde de una guerra civil”, exacerbadas por gestos, palabras e imágenes que refuerzan el mensaje.
Deseamos que ojala! esta actitud, sea revertida en una que ayude más bien a consolidar la paz, la justicia, la fraternidad, el amor y el respeto mutuo, como debe ser, en nuestra Patria, ahora con una esperanza profunda en este proceso revolucionario.