Gobierno boliviano transparentará cuentas de policías y sus familias

El Gobierno boliviano fortalece hoy la lucha contra la corrupción al interior de la policía con medidas como transparentar las cuentas de los uniformados y sus familiares, informó el vicepresidente Álvaro García Linera.

Se deben transparentar las cuentas desde policías, pasar por los familiares, su esposa, hijos y hermanos para derrotar al corrupto, aseguró el vicetitular en entrevista por la Red Uno.

Asimismo, resaltó que la formación de uniformados debe tener un carácter profesional, con un cambio en el pensamiento de los nuevos oficiales desde la Academia de Policías, para el enfrentamiento al soborno.

‘Tiene que acabar la compra de notas (en los exámenes) o pagar para ingresar a la Academia de Policías’, señaló la autoridad.

El pasado lunes en una reunión conjunta con el presidente Evo Morales, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el Estado Mayor de la Policía Boliviana, se pidió ejecutar medidas, de la manera más dura, para fortalecer la institución.

Por ejemplo, entre las nuevas acciones se encuentra el relevo del personal jerárquico del sistema disciplinario de la policía y el empleo de agentes encubiertos, una medida para cumplir con el plan de reestructuración y lucha frontal contra la corrupción presentado al jefe de Estado.

El nuevo presidente del Tribunal Disciplinario Superior, Erick Millares, informó que se realizarán auditorías tanto en las direcciones departamentales de investigación interna de la policía como en las fiscalías policiales para el seguimiento estricto del desarrollo de todos los casos disciplinarios.

En ese sentido, advirtió que se exigirá control y supervisión a los inspectores y fiscales que cumplen la tarea de la investigación y administración.

Para Erick Millares es imprescindible trabajar de manera conjunta para mantener una buena conducta en las filas policiales. En su opinión, esta institución debe contar con hombres y mujeres de excelente formación profesional, con vocación de servicio y principalmente con altas virtudes disciplinarias.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, ha insistido en que la policía tiene la obligación de proteger los derechos humanos y prevenir las acciones delictivas.