La Copa Oro y los desaciertos de Carlos Alvarado

La Copa Oro y los Agrios Reproches hacia Carlos Alvarado

Sin duda alguna, la Copa Oro a Carlos Alvarado Presidente de Costa Rica, le ha caído como anillo al dedo, para tratar de olvidar-encubrir las últimas torpezas de su gestión: la aprobación en su mandato de una reforma fiscal que llevará al deterioro diario de las finanzas públicas y privadas de la población civil.

La Copa Oro y los Agrios Reproches hacia Carlos Alvarado

Lic. José A. Amesty R.

Sin duda alguna, la Copa Oro a Carlos Alvarado Presidente de Costa Rica, le ha caído como anillo al dedo, para tratar de olvidar-encubrir las últimas torpezas de su gestión: la aprobación en su mandato de una reforma fiscal que llevará al deterioro diario de las finanzas públicas y privadas de la población civil.

La negativa de dar declaraciones en torno al crimen de Sergio Rojas; su aparición en la marcha de la diversidad, en referencia a la comunidad LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales) costarricenses; su falta de tino al no recibir delegaciones de diversos sectores de la sociedad civil: pescadores, traileros, otros; y la irrupción prontamente del incremento del IVA, entre otros errores en su gestión inicial son situaciones que ningún gobierno los desea.

La Copa Oro, es el torneo internacional de selecciones de fútbol, más importante de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe. Costa Rica, fue la sede del primer partido de la Copa Oro fuera de territorio norteamericano. Según las autoridades deportivas, fue un premio para nuestra afición tener una jornada de la Copa Oro, que siempre hemos visto de largo, a su vez señalaron, esto no se hubiera logrado sin el apoyo del gobierno, esta será la tercera edición de la Copa Oro que Estado Unidos realiza en conjunto con otro país.

Como señalamos en otro artículo referido al fútbol, éste tiene como fin entretener, se le considera también una distracción, atrayendo la atención de la población, sobre todo de los sectores populares, cuando más despierto se les quiere, como cuando hay elecciones, cuando hay problemas de un mandatario recién electo, cuando esperan se cumplan sus ofertas de campaña electoral, entre otras.

Este es el caso de Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica, es una práctica política denominada pan y circo, que para mantener tranquila a su población u ocultar hechos controvertidos y practicas no atinadas, provee a su gente de alimento y entretenimiento.

Además de lo señalado arriba como torpezas de su gestión, podemos agregar que sus promesas de campaña electoral fueron: proyecto fiscal y empleo público, simplificación de trámites burocráticos y obras de infraestructura para el descongestionamiento vial. Ninguna de estas medidas, algunas iniciadas, se les ve, según la opinión popular, visos de éxito en su implementación, por su acometida no clara ni viable.

Entre tanto, como señala un destacado político, “el desempleo llega a niveles nunca antes alcanzado y sigue creciendo, especialmente entre los jóvenes, la desigualdad social y económica se agranda, la pobreza ha crecido, lo mismo que la economía informal; todo lo cual es la causa principal de que la violencia siga ensangrentado un día sí y otro también las calles, los barrios e, incluso, la intimidad de los hogares sin que se note una disminución significativa de este flagelo, que pone al país en un estado de guerra no declarada pero no por eso menos real”.

En general, la gestión de gobierno de Alvarado Quesada, puede resumirse como: neoliberal, anti trabajador y anti popular.

En síntesis, el pueblo costarricense está muy molesto, porque este circo, se acabará al tener Costa Rica que enfrentarse a México, Alvarado no contaba con que el show acabaría tan pronto, porque Costa Rica, muy posiblemente, no avanzará en la Copa Oro.