SurAmericaPress

Imprimir
Michelle Bachelet: Con Dios y con el Diablo

Las “preocupaciones” y “contradicciones” de Michelle Bachelet sobre Venezuela

Jose Amesty  :: 06.07.19

Su última despreocupación, es alarmante, ante el recién Golpe de Estado en Venezuela, no le preocupa un golpe de estado en Venezuela. Pareciera que es lo que aspira. No le preocupa una forma de llegar al poder político, que es una violación grave de Derechos Humanos y Políticos. Un golpe de Estado en Venezuela, que no le recuerda el cruento golpe de Pinochet en su tierra natal.

Las “preocupaciones” y “contradicciones” de Michelle Bachelet sobre Venezuela

Lic. José A. Amesty R.

Sin duda alguna, Michelle Bachelet desde la presidencia de la República de Chile y como ahora la, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas ONU, sus actitudes y diversos informes sobre Venezuela, siempre han dejado, un sabor amargo, un cúmulo de interrogantes y un mar de incertidumbres. Y en algunos casos, ha querido estar bien, como dice el dicho, con Dios y con el Diablo.

Y es que cuando presenta sus informes sobre Venezuela, o los redactores de la ONU presentan lo más negativos de ellos, o Bachelet, en realidad, dice una cosa en Venezuela y redacta otra cuando llega a la ONU. Veamos…

UN Watch, la organización vigilante del desempeño de la ONU en la defensa de los Derechos Humanos, planteó tener serias preocupaciones en relación a Michelle, cuando fue nominada al cargo de Alta Comisionada, debido a su historial irregular en defensa de los DD.HH. en el caso de Venezuela.

Se negó a condenar a Nicolás Maduro, en julio de 2017, cuando Human Rights, lo acusó de dictador o como un régimen que rompió el orden constitucional. En ese momento, Bachelet abogó por el dialogo, y sugirió el existir una responsabilidad compartida, entre gobierno y oposición.

En relación a su último informe sobre Venezuela, habla de la crisis en Venezuela, pero habla como si esta crisis fuera totalmente huérfana, así como del respeto al principio universal de la autodeterminación de los pueblos, principio emblemático y básico de la ONU. Tampoco, pondera la violencia ejercida por USA, cuando al sentirse potencia, prive de todo y robe parte de su patrimonio a un pueblo.

En realidad, no se preocupa por las sanciones impuestas a Venezuela por USA, cuyas consecuencias atentan contra los DD.HH. de más de 30 millones de venezolanos, que no tienen la posibilidad de tener a tiempo un medicamento para una dolencia crónica. No se preocupa por el poder de USA al tomar un activo y dárselo a una persona violando todo derecho elemental.

Su última despreocupación, es alarmante, ante el recién Golpe de Estado en Venezuela, no le preocupa un golpe de estado en Venezuela. Pareciera que es lo que aspira. No le preocupa una forma de llegar al poder político, que es una violación grave de derechos Humanos y Políticos. Un golpe de Estado en Venezuela, que no le recuerda el cruento golpe de Pinochet en su tierra natal.

Desde sus informes y declaraciones, parece ser la preocupación de Bachelet, la misma de la derecha venezolana, de allí que se detenga o priorice algunas cosas y omita otras. Solo le ha faltado decir, es que está cuadrada con el lánguido Guaidó, aunque no lo haya dicho oficialmente.

Volvamos a algunos aspectos del informe, niega, minimiza o cuestiona las políticas sociales de la Revolución Bolivariana y sus mecanismos para garantizar el acceso de todos y todas. Plantea una visión selectiva y abiertamente parcializada, privilegiándose las fuentes carentes de objetividad, excluyéndose, casi en su totalidad, la información oficial. Las acusaciones contra las violaciones de DD.HH., 82% de ellas, se sucedieron en personas ubicadas fuera del territorio venezolano.

En general, lo positivo del informe de Bachelet, pudiera resumirse en palabras tan generales, escritas por algunos medios: Michelle condenó las sanciones, abogó por los DD.HH. y recomendó el dialogo.

Finalmente, señalamos que la Alta Comisionada, en lugar de presentar un informe equilibrado, que fuera una herramienta para promocionar los derechos humanos, eligió el camino que seria aplaudido por los medios, un camino que le marcaron otros, se colocó al lado de los dueños, los amos y le dio la espalda a un pueblo que lucha por su determinación de ser libre. La historia no absolverá a Michelle Bachelet.


http://suramericapress.com :: Versión para imprimir