Latinoamérica

Venezuela enfrenta una guerra no convencional, afirma canciller

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, recalcó hoy que el país sudamericano enfrenta una guerra no convencional desplegada por el Gobierno de Estados Unidos para derrocar la institucionalidad nacional.
Durante la reunión de Países Amigos de la Carta de Naciones Unidas, realizada en Caracas dentro del encuentro ministerial del Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados, el jefe de la diplomacia venezolana expuso los detalles de los golpes de Estado promovidos por Washington y la oposición local.

Arreaza condenó que la derecha intenta satanizar las relaciones bilaterales de la nación sudamericana, argumentado una supuesta presencia de células terrorista en el territorio bolivariano.

‘No hay ninguna tropa extranjera en Venezuela, jamás promoveremos una guerra’, acentúo el ministro de Relaciones Exteriores.

Destacó que el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, manifestó de manera abierta su participación en la acción golpista del 30 de abril.

Al respecto, Arreaza ratificó que Venezuela no cederá a las pretensiones de la dominación y seguirá adelante pese los intentos de intervención militar y al bloqueo económico de la administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

Afirmó que entre las naciones debe prevalecer la no injerencia en los asuntos internos, así como lo establecen los principios del Mnoal donde resalta la neutralidad positiva, además de propiciar un puente hacia el diálogo y el entendimiento.

En ese sentido, detalló que el Ejecutivo venezolano, con la ayuda de Noruega, apuesta por establecer acuerdos en mesas de negociación política con grupos de la oposición para dirimir las diferencias y trabajar por el beneficio de la ciudadanía.

En otros temas, el titular de Exteriores realizó un balance de la visita de la alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien intercambio con todos los sectores del país y constató la realidad venezolana.

Sin embargo, enfatizó Arreaza, el informe presentado por la expresidenta chilena, estaba manipulado y no mostró un balance equitativo de sus encuentros, ni reconoció los avances sociales de la Revolución bolivariana.

‘El 85 por ciento de la información que presentó la alta comisionada para los Derechos Humanos en su informe es de entrevistas realizadas en el extranjero’ denunció el ministro.

En la reunión de Países Amigos de la Carta de Naciones Unidas, los representantes de forma unánime rechazaron los mecanismos de asfixia e irrespeto a la soberanía de los pueblos por parte de Estados Unidos.