Bolivianos enfrentan unidos emergencia por incendios forestales

El gobierno y el pueblo bolivianos enfrentan hoy con unidad la emergencia por los incendios forestales en la región de la Chiquitania, llanura sudamericana ubicada entre el Gran Chaco y la Amazonía, en el departamento de Santa Cruz (este).

Mediante sus mensajes en Twitter, el presidente Evo Morales ha destacado con frecuencia la unidad de los nacionales ante la adversidad, y el interés por proteger las vidas humanas, la flora y la fauna.

‘En la adversidad, nuestro pueblo se une con generosidad, hermandad, y solidaridad (?) La lucha contra el fuego nos ha encontrado unidos y decididos a preservar nuestra Madre Tierra’, aseguró el mandatario.

Añadió que el Gobierno trabaja sin descanso, junto con instituciones y voluntarios, para apagar el incendio.

Autoridades nacionales, departamentales, municipales, miembros de las Fuerzas Armadas, de la Policía, bomberos y voluntarios trabajan en coordinación para combatir el fuego por aire y tierra.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, informó a la prensa que los voluntarios llegan de distintas regiones del país, muchos de ellos por sus propios medios, con la premisa de extinguir el fuego.

A ellos se suma personal médico bajo la supervisión del Ministerio de Salud, veterinarios y técnicos, y miembros del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria.

El Gabinete de Emergencia Ambiental, creado por el presidente Evo Morales, dispone de los recursos y medios necesarios para mitigar los incendios forestales, restablecer los servicios básicos, proteger a la población y animales silvestres afectados por ese siniestro; así como crear un plan de reforestación de los bosques en esa región oriental del país.

De acuerdo con un reciente informe del gobierno, los focos de calor disminuyeron de 704 a 662, y las tareas para sofocar las llamas continúan.

Sin embargo, con fines electorales y de manera oportunista, sectores de la oposición insisten en tergiversar la emergencia ambiental, y culpan al proceso de cambio que encabeza el presidente Evo Morales.

Por diversas vías, intentan culpar al líder del gobernante Movimiento al Socialismo y candidato a la reelección en los comicios generales del 20 de octubre.

Frente a una avalancha de falsas noticias y acciones demagógicas opositoras respecto a los incendios, el actual jefe de Estado consolida su liderazgo con una actuación coherente frente a la tragedia.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, se refirió por ejemplo a las insistentes declaraciones de actores políticos, e incluso de autoridades municipales y departamentales, que reclaman la declaratoria de desastre nacional.

Según señaló, desde la óptica de esas personas, se aceleraría la cooperación internacional para hacer frente a la situación, lo cual es un planteamiento equivocado, señaló.

No es capricho o soberbia el no declarar desastre nacional, sino que no corresponde, pues el Estado puede responder a la actual situación en el país a raíz de los incendios, aclaró.

En ese sentido, explicó que en febrero se aprobó un decreto que establece emergencia nacional, en ese entonces ante una inundación, norma que aún está vigente y sirve para viabilizar la llegada de la cooperación internacional, tal como sucede en la actualidad.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Diego Pary, informó que el trabajo con la cooperación internacional para combatir los incendios se organiza en dos etapas.

‘Una primera etapa es la emergencia en este momento para poder apagar el fuego y aplacar los incendios’, explicó la autoridad.

El jefe de la diplomacia boliviana agregó que la segunda etapa es la de post-incendio, la cual se implementará tras realizar una evaluación de los daños.

‘Hemos recibido la respuesta positiva de los diferentes países y organismos internacionales (?) que están movilizados en este momento’, resaltó Pary.

Pary explicó que el Ministerio de Planificación evalúa las donaciones económicas para disponer de esos recursos y destinarlos al trabajo de mitigación de incendios en la Chiquitanía.

Prensa Latina