Palestina

El derecho y la memoria palestina con un frente antiimperialista

Viernes del Retorno. Todos los viernes la población de Gaza envía un mensaje al mundo con su manifestación exigiendo que se cumpla su Derecho al Retorno a su tierra, de la que fue expulsado por el neocolonialismo sionista en 1948. El resultado de todas esas manifestaciones son centenares de palestinos muertos y miles y miles de heridos causados por los fusileros, o ¿se les llamaría criminales?

El viernes 6 de Septiembre, el 73º viernes de la Marcha del Retorno que se inició el 30 de Abril de 2018, los ataques de los francotiradores sionazis contra la población palestina que se manifiesta frente al cerco de alambre impuesto por los ocupantes, acabaron con la vida de dos chicos, hasta ahora sabemos el nombre de uno de ellos: Ali Ashqar, tenía 17 años. Además los asesinos causaron 66 heridos. ¿Qué información llega a la población occidental, Europa-EEUU, sobre el nuevo colonialismo que llevan a cabo los sionistas embridados al imperialismo yanqui? Ninguna, y la que se difunde es superficial, prosionista sin escrúpulos, o, superficial y tergiversada, y por tanto sin crítica ni exposición consecuente y de ética política.

Y el caso es que lo que los imperialistas hacen al pueblo palestino es lo que hacen a todo el que reclama sus derechos, o, dicho de otro modo, la neocolonización que realizan en Palestina, con todas las formas de terror que emplean, es el escalón superior a la colonización cultural, política y social con que corrompen las sociedades que controlan, hablamos de Europa-Estados Unidos, pero podríamos tender la mirada a otras sociedades en otros continentes, al fin y al cabo el imperialismo lo es porque domina y organiza el mundo en base a sus intereses.

La Marcha del Retorno de los refugiados a Palestina es una de las expresiones más admirables de lucha dentro del frente de lucha antiimperialista, que está llamando a gritos a crear una gran trinchera mundial contra la unidad que conforman éstos genocidas y racistas.

Ahora, en Líbano, también los viernes, se manifiestan los cientos de miles de refugiados palestinos, recogidos por los hermanos de Líbano desde 1948; ¿cuál es el motivo, se preguntará usted? Pues debe saber que si las condiciones de vida de la población refugiada han sido siempre deplorables aunque hayan contado con ayudas internacionales y con la solidaridad libanesa, ahora las condiciones internas de Líbano han cambiado en el ámbito gubernamental y las palestinos se ven atacados por el Ministro de Trabajo, Kamil Abu Suleiman, falangista, dispuesto a crear una situación insostenible para esta población, y forzar su salida y su disolución por el mundo. Su ley los declara ilegales y elimina su estatus de refugiados, establecido por el derecho internacional.

La estancia como refugiados en Líbano conlleva la esperada vuelta a su hogar, porque las Naciones Unidas aprobaron que, en todo el mundo, la población a la que se fuerza a huir tiene derecho a volver a su patria, a su tierra y a su casa, pero el Ministro falangista no quiere que vuelvan a Palestina, quiere que se disuelvan y desparezca Palestina, lo mismo que hace el ente sionazi en los mapas que difunde.

Incumplir la Ley Internacional es un delito, que en casos como el palestino incide en el genocidio cometido por las bestias neocoloniales del sionismo, y eso lo saben todos los gobiernos, empezando por los que rompen la ley: el inglés que en su momento acordó el negocio con Rothschilds, después por los restantes, pues que callan, o lo dicen con la boca pequeña, y teniendo obligación de prestar auxilio y hacer respetar el Derecho al Retorno, y dirigir la persecución de esos delincuentes… pero callan, vean los países de la UE: tienen como socio comercial preferente al ente israelí.

El objetivo del Ministro falangista libanés de ilegalizar a la población refugiada palestina es la peor medida política sobre el terreno, es la que viene promoviendo el ente sionazi desde que se estableció en esa tierra. El propósito del ministro falangista libanés se encarna en los intereses coloniales sionistas, y, de realizarse, conduce a que el pueblo palestino deje de existir mediante su disolución en el mundo, para abrir el escenario regional, ya sin refugiados ni resistencia palestina, al imperialismo. La ley que quiere imponer, de inspiración fascista netamente, va en busca de completar la invasión de ese tal “Israel”, y, de realizarse, dar más poder de fuego instituido en Líbano a la ultraderecha pro israelí, y abrir facilidades al paso de los fragmentadores de Medio Oriente, la dictadura de Washington-Tel Aviv para su dominación.

Es el establecimiento israelí lo que se propone semejante tarea, y así vemos como la guerra se va enquistando, a partir de la invasión de Palestina, ahora contra Siria, también contra Irak, contra Yemen, y busca el choque con la resistencia en Líbano, sembrando confusión mediante la mentira informativa en sus países de dominio ocultando su objetivo hegemónico, la eliminación de Irán para extenderse y amenazar más de cerca a Rusia y China.

El propósito del Ministro de Trabajo en Líbano es ir dando pasos en la realización de la repugnante política que han titulado EEUU-Israel como su Acuerdo del siglo. El propósito del Ministro de Trabajo en Líbano tiene relación directa, en la medida que le corresponde, con los planes del imperialismo de acabar con los acuerdos internacionales y los Derechos de todos los pueblos, que en otros ámbitos su agresión la lleva a cabo acosando con bloqueos, sanciones, financiación y entrenamiento de mercenarios e intervenciones de esos ejércitos de asesinos, presiones políticas, chantajes económicos, y, amenazas de guerra si no la guerra en la escala más alta.

En todas partes estamos viendo a los Bolsonaro, Guaidó, Netanyahu, Kamil Abu Suleiman, servidores sin escrúpulos de los multimillonarios imperiales. Podemos poner en fila a sus sometidos en Medio Oriente, en Latinoamérica, en Asia, y también, como no en otra medida de sometimiento a Europa, y a la explotada África, por todas partes expande su amenaza.

Con el imperialismo, con la ocupación neocolonial ¿dónde quedan los derechos de los pueblos? Ante la atrocidad que esto significa debemos recordar: Primero vinieron a buscar a los Palestinos, y yo no hable porque yo no era Palestino. Cuando vinieron a por los cubanos y los venezolanos, guardé silencio, porque yo no era ni cubano ni venezolano. Cuando vinieron a por los iraquíes, líbios, sirios, yemeníes, no protesté, porque yo no era ninguno de esos… cuando finalmente vinieron a buscarme a mí no había nadie más que pudiera protestar.

Hace falta, con urgencia, la unidad en un frente antiimperialista.