Enviar por e-mail el artículo

Una rubia a botellazos


José Francisco Fernández-Bullón :: 24.11.19

Observando a los guardias pretorianos que rodean a la autoproclamada presidenta Áñez salta a la vista que todos tienen un aire de familia mal avenida, todos resultan indígenas en mayor o menor medida. Todos proclaman a gritos por más que aprieten los dientes su condición de mestizos. Bolivia es probablemente una nación mestiza. Y si no lo es debería serlo cuanto antes. Ninguna nación funciona enfrentando a sus ciudadanos por cuestiones tan epidérmicas como el color de la piel.


Su Nombre:
Su email:
(no obligatorio)

E-mail del destinatario: