OIT cuestiona a Colombia y Guatemala

21.Nov.2007    América Latina

El Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo concluyó el pasado 16 de noviembre su 300 sesión ordinaria, con la aprobación de un documento sobre libertad sindical que cuestiona la situación en Colombia y Guatemala.
El Informe del Comité de Libertad Sindical de la OIT, al abordar la situación en Latinoamérica, sólo se refirió a los casos de Colombia y Guatemala.

En el caso de Colombia, el Comité examinó el caso de los numerosos asesinatos de dirigentes sindicales y sindicalistas y el clima de impunidad que ha imperado en el país en lo que respecta a los actos de violencia contra sindicalistas.
El Comité valoró positivamente la creación de una subunidad de sindicatos en la oficina de la Fiscalía General, y espera que las medidas adoptadas permitirán obtener resultados positivos en un mayor número de investigaciones, incluyendo casos aún no resueltos, y que ponga termino a la intolerable situación de impunidad.
El Comité pidió tanto a las organizaciones querellantes como al gobierno más informaciones en relación con el alegado vínculo entre el Departamento Administrativo de Seguridad y grupos paramilitares, incluyendo un plan de eliminación del movimiento sindical.
En dos casos relacionados con Guatemala, el Comité examinó los alegatos sobre el asesinato y otros actos de violencia en contra de sindicalistas, así como despidos antisindicales, no pago de salarios y de otras compensaciones dispuestas por autoridades judiciales en casos de discriminación antisindical, y obstáculos a la negociación colectiva.
El Comité pidió al Gobierno informar con carácter urgente sobre las investigaciones y los procesos en curso relacionados con los asesinatos de Rolando Raquec y de Luis Quinteros Chinchilla y la tentativa de asesinato de Marcos Álvarez Toq y de Imelda López de Sandoval, y de las medidas para garantizar la vida de la esposa y los hijos de Raquec.
En otro caso relacionado con Guatemala el Comité pidió al Gobierno hacer todo lo posible para acelerar la investigación sobre el asesinato del dirigente sindical de los trabajadores portuarios Pedro Zamora y de las heridas causadas a su hijo.