Publicación del Herald sería una ofensiva mediática para desprestigiar al gobierno de Ecuador

palacio de gobierno ecuador
El gobierno de Ecuador rechazó hoy la publicación “de mala fe” del diario estadounidense Nuevo Herald en donde afirma que el país andino se ha vuelto un centro de operaciones criminales.
Funcionarios del gobierno dijeron a la agencia pública ANDES que se analiza el contenido y origen de la nota periodística y no se descarta iniciar acciones legales contra los autores de la nota.

Quito.- Para el Gobierno de Ecuador y analistas consultados por ANDES, la publicación del diario el Nuevo Herald respecto a una supuesta tolerancia al crimen organizado y grupos narcodelictivos, no es una simple casualidad y se enmarcaría en una ofensiva de grupos de extrema derecha para desprestigiar la gestión del presidente Rafael Correa.

El artículo del periodista colombiano Gerardo Reyes - quien es reportero de investigación del Herald en América Latina- recoge, a su vez, las conclusiones del informe de los ex reporteros Douglas Farah,de The Washington Post, y Glen Simpson, de The Wall Street Journal, miembros del International Assesment and Strategy Center (IASC), “un grupo independiente de análisis” (think tank) de Washington.

“Este tipo de publicación generada por parte de un mal colombiano y pseudo periodista, solo puede catalogarse como un nuevo e inescrupuloso ataque a nuestro territorio, es un asesinato a la contextualización, la prolijidad periodística y la verdad”, señaló el Secretario Nacional de Comunicación, Fernando Alvarado, a ANDES.

Según una fuente del gobierno ecuatoriano, que prefirió mantener la reserva, el diario estadounidense sería financiado por grupos de extrema derecha, y tendría vínculos con los grupos de exiliados cubanos anticastristas asentados en Miami.

En esa misma línea se manifestó el ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal, quien tildó de patraña la publicación del diario norteamericano.

Gustavo Medina, analista político y ex procurador del Estado, señala que es injusto que se pretenda posicionar la idea de que en el país se fomenta el cultivo, la producción y el tráfico de drogas, sobre todo considerando el arduo trabajo realizado por la Policía Nacional en la lucha antidrogas.

Si bien reconoce que existe un incipiente incremento de las actividades narcodelictivas en Ecuador, consideró injusto que la visión en ese tema sea unilateral porque, sostuvo, debe haber una responsabilidad compartida entre productores y consumidores.

Con este criterio coincide, Patricia de la Torre, catedrática de la Pontificia Universidad Católica de Quito. “Esa no es una visión objetiva de la realidad porque solo observa y utiliza datos de un filón analítico”.

Explica que si bien hay datos reales que permiten hacer esas apreciaciones subjetivas, detrás del artículo periodístico existen intereses de grupos conservadores extremistas que pretenderían desestabilizar al régimen ecuatoriano.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Colombia se produce el 60% de la cocaína destinada al mercado mundial. Ecuador no tiene cultivos de hoja de coca gracias a la decidida y sistemática acción de la política del Estado ecuatoriano, dice el informe. Agrega que aunque Ecuador no está catalogado como país productor de droga, sufre y es víctima de las acciones del crimen organizado y de grupos ilegales armados que se benefician de la producción y tráfico de drogas.

El estudio, solicitado por el gobierno de Ecuador a la Oficina contra las Drogas de la ONU, afirma que dichos cultivos son erradicados en acciones conjuntas entre las Fuerzas Armadas y la Policía. El primer monitoreo de cultivos ilícitos en Ecuador evidenció que la presencia de siembras de coca es incipiente y su extensión es mínima, añade al detallar que en el país se detectaron menos de 25 hectáreas de cultivos de coca, señala la investigación publicada en septiembre de 2009 y que fue realizada durante un año.

Antecedentes de malas prácticas periodísticas

Reyes es el autor de la nota publicada en el mismo medio el 6 de junio de 2009 titulada “Demandan a Ecuador por anomalías”, en el que supuestamente descubre irregularidades en las cuentas de Cassia Delgado (allegada al presidente Correa).

El periodista también está investigando una supuesta ejecución extra judicial de 7 personas, entre ellas 5 colombianos quienes habrían participado en el robo de la Custodia del convento de las Conceptas en Riobamba. Además de otras supuestas irregularidades en torno a la no cancelación de la recompensa de un millón de dólares a quien proporcionó datos conducentes a la recuperación de este bien patrimonial. Esta investigación la basa sobre comunicaciones y cartas enviadas a funcionarios de Gobierno remitidas por el detective Pablo Antonio Díaz Naranjo.

Dicha indagación no cuenta con ninguna prueba y se basa tan solo las cartas entregadas por el detective, a quien se lo identificó como un charlatán busca fortunas.

El Nuevo Herald es un periódico matutino de la ciudad de Miami publicado por Miami Herald Media Company, que se distribuye en los Estados Unidos y muchos otros países.

Es propiedad de The McClatchy Company, que también posee otras 31 publicaciones, incluyendo The Miami Herald diario en inglés del cual El Nuevo Herald se originó en 1976.

En julio de 1998, El Nuevo Herald hizo un enorme despliegue con las declaraciones exclusivas de Elizabeth Trujillo Izquierdo. Según el diario, Izquierdo era una doctora testigo de que el gobernante cubano Fidel Castro sufrió un episodio de una grave enfermedad que afecta el cerebro.

La noticia tuvo gran repercusión, pero luego se supo que Trujillo Izquierdo en realidad era sólo una secretaria en una fábrica de papel.

Después de 1998, varias organizaciones denunciaron que las traducciones de El Nuevo Herald de los artículos del Miami Herald relacionados con Cuba eran a veces capciosas y selectas, diseñadas para poner al régimen de Castro en la peor posición posible.

El 8 de septiembre de 2006, The Miami Herald reveló que dos reporteros en nómina (Pablo Alfonso y Wilfredo Cancio Isla) de El Nuevo Herald, recibieron pagos por presentaciones en Radio y Televisión Martí, un ente propiedad del gobierno de Estados Unidos que se dedica a transmitir noticias a Cuba. El artículo además reveló que la columnista (y ex directora de la sección de Galería y posteriormente del suplemento de espectáculos Viernes) Olga Connor también recibió dinero de Radio y Televisión Martí.

Ambos reporteros fueron despedidos, y la asociación con Connor, que en ese entonces era de una columna cultural como colaboradora, fue rota. Connor manifestó que el diario conocía que era renumerada por Radio y Televisión Martí desde 2002, y en la controversia, la jerarquía de El Nuevo Herald (empezando por Castelló) dio a entender que no estaba de acuerdo con los despidos y que aunque sabía que sus reporteros se presentaban en el ente del gobierno, desconocía que cobraban salarios.

Los despidos abrieron un nuevo debate entre algunos miembros de la comunidad cubana exiliada en Miami, que vio en la medida una discriminación hacia los cubanos en general y hacia los que estaban en contra de Fidel Castro en particular. Se organizó una campaña para cancelar las suscripciones al diario.

23 días después, el 2 de octubre de 2006, la dirección de The Miami Herald cambió de parecer y decidió rehabilitar a Alfonso y a Cancio en sus puestos. Connor reinició su columna cultural La razón expresada fue que “una investigación interna había concluido que hubo una serie de fallas en la aplicación de las reglas de conflictos de intereses en El Nuevo Herald”. /ARC