Ejército colombiano comprometido en masacre

26.Nov.2007    América Latina

Un capitán del Ejército colombiano está acusado de colaborar con la masacre de 7 personas, entre niños de 11 y 2 años, cometida por un grupo de paramilitares en febrero del 2005.

Dos familias completas fueron asesinados a machetazos, en la comunidad de paz de San José de Apartó, y aunque los habitantes del lugar acusaron al ejército y grupos paramilitares del crimen, las autoridades negaban el hecho y acusaban a su vez a las guerrillas de izquierda.
Sin embargo, el testimonio de un paramilitar desmovilizado y otras pruebas, han llevado al juez que investiga la causa, a concluir que en el crimen participaron soldados del ejército junto a paramilitares.
Según revela la revista Semana, el pasado miércoles, un fiscal de la unidad de derechos humanos le dictó medida de aseguramiento al capitán del Ejército Guillermo Armando Gordillo Sánchez por ser coautor de homicidio, concierto para delinquir y terrorismo. Gordillo era el oficial a cargo de la compañía Alacrán, adscrita a la Brigada XVII con sede en Urabá.
Adriano José Cano Arteaga un paramilitar desmovilizado, confesó que fue un patrullero del grupo Héroes de Tolová, que pertenecía a ‘Don Berna’ y operaba entre Córdoba y Urabá. Cano asegura que un paramilitar conocido como ‘44′ fue quien dirigió la masacre y que otro conocido como ‘Pirulo’ fue quien degolló a los niños. Los paramilitares estaban, según el relato, junto a unos 50 soldados al mando del capitán Gordillo, quien se habría quedado “asegurando un monte” mientras los paramilitares se adelantaron para cometer el crimen.
Primero mataron a Luis Eduardo Guerra, reconocido líder de la comunidad de paz; a su hijo Deyner Andrés Guerra, de 11 años, y a Beyaniera Areiza. Después de matarlos con machetes, dejaron sus cuerpos tirados en la montaña. Después mataron a Alfonso Bolívar Tuberquia; a sus hijos Natalia (de 5 años) y Santiago (de 2 años); a su esposa, Sandra Milena Muñoz, y a un trabajador de la finca llamado Alejandro Pérez. Los cuatro primero murieron también a machete. Los niños, según reza la necropsia, “por degüello con arma blanca”.