Sirenas alertan de tsunami en Haiwai tras potente sismo que azotó a Chile


Los residentes de las áreas costeras de Hawai así como turistas recibieron órdenes de evacuación este sábado luego de que un fuerte terremoto afectara a Chile, disparando advertencias de tsunami en las islas del Pacífico donde hicieron sonar las sirenas de alertas.

Los servicios geológicos estadounidenses extendieron la advertencia de tsunami para la costa del Pacífico desde la frontera mexicana en California hasta Alaska, pasando por los estados de Oregon y Washington en Estados Unidos y la provincia de Columbia Británica en Canadá.

En las costas de California, oeste de Estados Unidos, incluyendo las áreas de playas del condado de Los Angeles y de San Diego las autoridades indicaron que desde las 12H00 locales (20H00 GMT) habrán cambios en el oleaje del mar Pacífico, provocados por el mismo sismo en Chile, pero no serán de gran magnitud.

En Hawai las sirenas alertando de tsunami sonaron a las 6H00 de la mañana locales (16H00 GMT) para advertir a los residentes de la posibilidad de que lleguen olas destructivas que según las previsiones meteorológicas podrían alcanzar estas islas del Pacífico hacia a las 11H19 locales (21H00 GMT), según funcionarios de las agencias encargadas de coordinación de emergencias.

Afirman que tsunami avanza por el Pacífico a más de 700 kilómetros por hora
El tsunami provocado por el potente sismo que sacudió Chile la madrugada del sábado avanza por el Pacífico a la velocidad de un avión a reacción, a más de 700 km/h, aseguró un experto estadounidense en terremotos.

El profesor de geología de la universidad de Colorado, Roger Bilham, calculó que en el medio del Pacífico la masa de agua contenida por la ola -”de unos 4 km de espesor”, se dirige a las costas hawaianas a una velocidad de 200 metros por segundo ó 720 km/h.

“En medio del océano la ola avanza a la velocidad de un avión a reacción”, precisó. “La amplitud de la ola es entonces pequeña pero puede crecer a 5 ó 10 km al acercarse a Japón o Filipinas”, estimó Bilham.