Siguen protestas y se agudiza conflicto en Francia

Fausto Triana    20.Oct.2010    Europa

Sin tregua después de una multitudinaria huelga de tres millones y medio de personas, el conflicto entre trabajadores y el Gobierno de Francia parecía hoy lejos de un final feliz con protestas cada vez más violentas.

Aunque el presidente de la República, Nicolás Sarkozy, se mantuvo en sus trece de seguir adelante con la impopular reforma a la ley de retiros, las confederaciones sindicales galas y los estudiantes no se rindieron en sus reclamos.

Sarkozy trató de lanzar un mensaje de tranquilidad a la población al declarar el desbloqueo de los depósitos de combustibles y el cese del paro en las refinerías, pero la realidad es bien distinta.

Imágenes de una gran concentración de estudiantes y gremios de la CGT y CFDT, entre otros, eran visibles en las inmediaciones del Senado en París, donde tiene lugar la deliberación de la controvertida reforma.

En teoría, la Cámara Alta debe votar mañana la nueva legislación, hecho que junto con las palabras de Sarkozy irritaron aún más a los manifestantes, que advirtieron están listos para resistir sin importar el frío o la lluvia.

Victor Colombani, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Bachillerato, resaltó que los jóvenes sienten una carga de responsabilidad en apoyar una causa justa contra la administración “de corte neoliberal y alineada con los ricos” de Sarkozy.

La tensión aumentó en las refinerías de petróleo y en particular en Porty de Bouc, un depósito de combustibles estratégico del país que permanece cerrado por la presencia de numerosos sindicalistas.

En ambos casos, camiones-rastras cierran la entrada a las instalaciones y los huelguistas enviaron un fuerte mensaje al Jefe de Estado: basta ya, señor Sarkozy, el pueblo habla alto y claro, no queremos esa reforma.

También en París y Marsella tuvieron lugar conatos y actos vandálicos calificados de inaceptables por los gremios y el Gabinete, mientras en Toulouse el aeropuerto no puede ofrecer servicios en razón de las manifestaciones.

En el centro de la ciudad de Lyon fuertes disturbios enfrentaron a cientos de ciudadanos con la policía, con destrozos de vitrinas, centros comerciales e incendios de cubos de basura y autos.

Encuestas de opinión esta mañana revelaron que más del 60 por ciento de los franceses mantienen su espaldarazo a los reclamos contra la ley de jubilaciones y una cifra similar se muestra proclive a que continúen las protestas.

Otro sondeo de Viavoice para el matutino Libération dijo que el 61 por ciento de los ciudadanos desea que el proyecto de legislación sea modificado parcialmente.

Asimismo, señaló que el 60 por ciento de los galos pide que sea profundamente cambiado, en tanto el 79 por ciento se pronunció por la reanudación de negociaciones con los sindicatos.

—————————–
fausto Triana/ Prensa Latina