SurAmericaPress

Imprimir

La manipulación mediática imperial contra China

Ernesto Wong Maestre :: 06.03.12


Las grandes cadenas de noticias como CNN, Euronews, Fox y sus tentáculos mediáticos impresos y digitales, vinculados de una u otra forma al Complejo Militar-Financiero-Comunicaciona l(CMFC) de EEUU, impulsan una campaña de difusión de corte ideológico y con omisión de datos claves contra la República Popular China (RPCh) a partir del Informe (1) que el saliente presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, leyó en la propia Beijing, capital del gigante asiático.

Algunos titulares publicados en los cinco continentes podrían dar idea de lo afirmado anteriormente: “Banco Mundial propone viraje en la economía china”, “El Banco Mundial insta a China a cambiar su modelo exportador”,”Piden a China una reforma del modelo económico”, “Banco Mundial propone viraje en la economía china”, “BM insta a China a reformar economía”, “Zoellick no da pistas sobre su sucesión en reunión con líderes chinos”, “El Banco Mundial sugiere a China reformar su modelo”, “Banco Mundial: China necesita reforma radical”, y así muchas otras interpretaciones, siempre bajo el supuesto de que el alto organismo mundial, presidido siempre por EEUU, tiene poder como para dar órdenes y que estas sean cumplidas.

Nada más falso. Lo cierto es que ni el Banco Mundial actuó por su cuenta, ni las potencias occidentales con EEUU a la cabeza tienen el poder de antaño para imponerle a China su voluntad. Tampoco es ajustado a la verdad que China no tenía entre sus propósitos desde hace más de tres años proceder a realizar cambios en el patrón y modelo de crecimiento dadas las nuevas circunstancias económicas, financieras y políticas en el mundo.

Pero la manipulación mediática de ese Complejo imperial es precisamente eso: tratar de impactar aunque sea coyunturalmente en la opinión pública mundial y coparla de despachos titulados con mentiras, datos falsos y ocultamientos u omisiones claves de manera que se asienten rápidamente ideas que refuercen la creencia en el poder omnímodo del sistema capitalista, aún contradiciendo componentes doctrinales de gobiernos estadounidenses anteriores al actual, respecto al manejo del tema chino.

Seis omisiones claves de la campaña

Hay varias omisiones importantes que encontramos en toda la gama de comentarios de prensa a nivel mundial, en el contexto tanto de lo ocurrido en el Banco Mundial como en la última Cumbre del G-20, inclinados a esconder hechos trascendentales ante la opinión pública mundial. Veamos.

La primera de esas omisiones mediáticas que han cometido la mayoría de las agencias es omitir que el Informe del BM fue hecho por expertos de ese organismo internacional conjuntamente con el Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado de China. Informar oportuna y verazmente de esta participación china en el estudio echaría abajo la línea informativa de las agencias de prensa de EEUU que es recibida y aplicada por Europa, América Latina, El Caribe, Asia y África a través de los principales diarios de las oligarquías locales y anticomunistas por excelencia: Rebajar a toda costa el papel mundial de China colocándola como una súbdita obligada a cumplir un mandato.

La segunda omisión está muy relacionada con la anterior. Desde abril del 2010, China logró incrementar los fondos del Banco Mundial para dejar atrás a Alemania y ocupar el 3er lugar entre los accionistas más importantes, lo que conllevó a elevar la participación de las potencias emergentes del sur en el organismo y alcanzar poco más del 47% de los fondos con que opera el BM. En realidad, ya no se puede excluir a China del Banco Mundial. Ella forma parte de esa caduca pero vigente estructura que deberá ser cambiada, según la demanda de los países del sur liderados por Beijing.

La tercera omisión es que el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) propuso en la reciente finalizada Cumbre del G20 en México presentar por primera vez en la historia del famoso banco, a un candidato alternativo al cargo de Presidente que hoy ostenta el estadounidense Robert Zoellick ya que por “tradición” del BM la más alta responsabilidad y poder siempre se le otorgó a un representante de EEUU. La propuesta del BRICS deberá hacerse antes del 23 de marzo, fecha tope fijada por el BM para recibir las candidaturas.

El cuarto ocultamiento cometido por la campaña anti China es que el gigante asiático junto a los otros del quinteto del BRICS, con la fuerza que aumentarán a corto y mediano plazo, preparan una restructuración del sistema bancario mundial comenzando por una redistribución de las cuotas en el FMI, con lo que al parecer estaba de acuerdo el entonces Director General de ese organismo financiero el francés Dominique Strauss Kahn, quien cayó en las redes de la mafia mundial y hoy políticamente es un “rey en jaque mate” dado a dos manos: la estadounidense y la francesa.

La quinta omisión está relacionada con el apoyo que China dará a la propuesta de la India hecha en el BRICS de crear el Banco Sur-Sur, una opción viable y necesaria que producirá un verdadero terremoto controlado en las finanzas mundiales capitalistas. Para el 29 de marzo los miembros del BRICS deberán informar la ruta crítica de acciones en función de decidir sobre la iniciativa de la India.

Y por supuesto, la campaña manipuladora omite referirse a la cruenta realidad de la crisis estructural del capitalismo y la crítica situación por la que atraviesan las sociedades europeas y norteamericana.

A pesar de la campaña el mundo sigue su curso transformador

La disposición de China a escuchar lo que le dicen los analistas del Banco Mundial, del cual China es un importante accionista como se ha hecho notar, es muy interesante pero ha dado lugar a desatarse una campaña mediática imperial que para pesar de sus manipuladores no podrá cambiar la realidad del papel mundial creciente que desempeña China como segunda economía mundial.

El país surgido de la revolución influida por el triunfo de la Revolución de Octubre e iniciada en la segunda década del siglo XX, por Mao Tse Tung liderando el Partido Comunista de China, y triunfante en 1949, ha tenido durante más de 50 años un crecimiento anual por encima del 7% y en los últimos 30 ha crecido al 10% anual, algo envidiado ciegamente por todas las potencias occidentales, desde Japón hasta EEUU y toda Europa.

Hoy China es el principal socio comercial de África, de América Latina y de otros países de Asia y Europa al desplazar a EEUU mientras construye una Estación Espacial con sus propias tecnologías, única potencia que lo está logrando de forma individual. Además, se ha convertido en el principal consumidor mundial de oro y el poseedor externo del mayor volumen de bonos del Tesoro de EEUU, lo que significa la posición económica más sólida de todas las grandes potencias gerenciada por un gobierno que proclama como herramienta teórica e ideológica el marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao y el de Deng Tsiao Ping, según quedó plasmado en el último Congreso del gobernante Partido Comunista de China (PCCh).

Su hermandad con Vietnam, Laos, Camboya, Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia, así como su disposición a juntar esfuerzos económicos con Rusia, India, Brasil y Sudáfrica dan a la política exterior china un carácter de globalidad e integralidad muy poco común en la historia diplomática entre una potencia y unos países pequeños o económicamente emergentes.

El nivel de relaciones con Rusia constituye un hito en la historia de las transformaciones sociales de los dos últimos siglos. A decir de Vladimir Putin: “Rusia necesita una China estable y floreciente. Y China, a su vez, estoy seguro de ello, necesita una Rusia fuerte y exitosa” (2).

Esos logros de China se unen a una posición sostenida en lo internacional opuesta a la violación de los principios y normas del derecho internacional público que ha tomado expresión nítida en la defensa de la soberanía, integridad y autodeterminación del pueblo sirio así como en la condena a la intervención militar de la OTAN en Libia luego de que esa organización militar violó descaradamente la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad.

La RPCh ha logrado todo contra “viento y marea”, conteniendo la fuerza militar de EEUU en el Pacífico que la asedia desde Taiwán, Japón y Corea del Sur. Y lo hace con mucha inteligencia y paciencia, acumulada en siglos, que forman parte de la cultura ancestral de toda esa población productora e ingeniosa de más de 1.300 millones de seres. Ese escudo defensivo que es la cultura, no tiene porqué variar ahora, sino en todo caso incorporarle elementos nuevos adquiridos por las nuevas generaciones de las ciudades, acordes al desarrollo científico y tecnológico alcanzado.

Si los famosos dragones danzantes los preparan con ojos digitales o para lanzar fuego virtual nunca dejarán de ser dragones chinos.

Tampoco esa cultura dejará de influir en los gobernantes del Partido y del Estado al momento de ajustar su economía socialista de mercado a las circunstancias actuales, de crisis profunda del capitalismo europeo y estadounidense, provocada en gran medida por las políticas de derroche y militarista del sistema imperialista de dominación, en contraste con la política pacifista y social de China que logró sacar de la pobreza a más de 500 millones de sus ciudadanos, dominar la carrera espacial y las altas tecnologías en menos de sesenta años.

De cierta forma China pone al descubierto frente al mundo y sus ciudadanos cuáles son las intenciones de sus socios en el Banco Mundial con las que podrían o no coincidir los gobernantes del Estado, los líderes del PCCh y los Representantes a la Asamblea Consultiva del Pueblo Chino, pero con las que hay que bregar dada la imbricación de su nivel de desarrollo con los niveles que tanto Europa como EEUU puedan mantener.

Tal estrategia permitirá a la dirección del país tener en cuenta, para sus futuros planes de desarrollo, las proposiciones del Informe y ajustarlas a los intereses estratégicos chinos delineados en el último Congreso del PCCh que son diseñados a partir de reconocer las claves del éxito económico y político de esa nación multiétnica y han trazado las líneas maestras del próximo quinquenio, donde China deberá consolidar su sociedad de avanzada y su posición cimera en el mundo y solidaria con los pueblos.
—————————————————————————-
wongmaestre@gmail.com

NOTAS
(1) El Informe fue titulado por sus creadores donde se nota una clara inspiración asiática: “China 2030: Construyendo una sociedad de altos ingresos moderna, armoniosa y creativa”.
(2) Putin, Vladímir. Artículo “Rusia y el mundo en transformación”, publicado en portal web de la agencia Novosti el 27/02/12.

Publicación Barómetro 05-03-12


http://suramericapress.com :: Versión para imprimir